La Jiribilla | DOSSIER             
Bienvenidos a LA JIRIBILLA

DOSSIER
EL GRAN ZOO

PUEBLO MOCHO

CARTELERA

CUBA EN EL MUNDO

BUSCADOR

LIBRO DIGITAL

•  GALERÍA

LA OPINIÓN
LA CARICATURA
LA CRÓNICA
CALLE DEL OBISPO
MEMORIAS
APRENDE
PÍO TAI
EL CUENTO
POR EMAIL
LA MIRADA
EN PROSCENIO
TESTIMONIOS
FILMINUTOS
LA FUENTE VIVA
NOTAS AL FASCISMO
NÚMEROS ANTERIORES
Otros enlaces
Mapa del Sitio


RECIBIR LAS
ACTUALIZACIONES
POR CORREO
ELECTRÓNICO
Click AQUÍ

 

VERSIÓN PARA IMPRIMIR

COMPARECENCIA ESPECIAL DE FIDEL (I)
La conspiración del gobierno norteamericano
y la mafia terrorista de Miami

25 de abril de 2003



Fotos: Franklin Reyes

Queridos compatriotas:

Todo comenzó desde la llegada a Cuba del señor Cason. El arresto de varias decenas de mercenarios que traicionan a su patria a cambio de privilegios y el dinero que reciben del gobierno de Estados Unidos, y la pena capital a delincuentes comunes que con una pistola y cinco armas blancas secuestraron una embarcación de pasajeros en la Bahía de La Habana, fueron consecuencia de una conspiración urdida por el gobierno de aquel país y la mafia terrorista de Miami. Es tan evidente que cualquiera lo puede comprender.

A las autoridades cubanas no se les puede atribuir responsabilidad alguna. Es algo que me propongo explicar, así como las razones y objetivos de cada medida, el porqué y para qué de cada una de ellas.

El actual presidente de Estados Unidos, en minoría con relación a la votación total, accede a su cargo mediante escandaloso fraude en el que el grupo mafioso de Miami aplicó en Estados Unidos los métodos heredados de sus padres batistianos y otros políticos corrompidos de la neocolonia cubana de Estados Unidos, desalojados del poder por la Revolución.

El 4 de noviembre del 2000, a decenas de miles de afronorteamericanos se les impidió votar, muchos miles de electores fueron conducidos al error al cambiar el orden de los candidatos en la boleta, y hubo fraude adicional en el conteo de los votos. De este modo obtuvo Bush, por unos cuantos cientos de votos, la mayoría en el Estado de la Florida, que decidió su elección.

Hombre agradecido, no oculta su obligación hacia la mafia de Miami y los compromisos que contrajo con ella en una reunión en Texas.

Aun antes de la elección, en el acto conmemorativo del 26 de julio que tuvo lugar en Pinar del Río, el 5 de agosto, dirigiéndome a Bush, dije textualmente:

"Sé muy bien lo que usted en momentos de irreflexión ha dicho a sus íntimos e indiscretos amiguitos de la mafia cubano-americana: que el problema de Cuba usted lo puede resolver muy fácilmente, en clara referencia a los métodos de la época siniestra en que la Agencia Central de Inteligencia era utilizada directamente en planes de asesinato contra los dirigentes de nuestro país."

El compromiso de Bush fue que resolvería el problema eliminándome físicamente, algo que en realidad, después de 40 años de agresiones y crímenes contra Cuba, ni me extrañó ni me preocupó gran cosa.

Su gobierno sería tan hostil y reaccionario como todo el mundo esperaba. La mafia adquirió más poder e influencia que nunca en el seno de esa Administración. Verdaderos bandidos de origen cubano, responsables de la muerte de miles de centroamericanos, como el conocido Otto Reich, estaban llamados a ocupar importantes cargos en posiciones claves para aplicar contra Cuba las políticas preconcebidas, las ideas y los compromisos de Bush. La suerte y el destino de más de 11 millones de cubanos nada significaban para él.

No me detendré en explicar lo que piensa el señor Bush o cuáles son sus obsesiones e ideas fijas. Nuestro pueblo y el mundo lo conocen de sobra.

Otto Reich sería el Secretario Asistente de Estado para el Hemisferio Occidental. El Senado, republicanos y demócratas, repudiaban al sujeto. Un receso de este órgano sirvió de oportunidad para nombrarlo provisionalmente. Desde ese cargo trazó las pautas de la política del Departamento de Estado contra Cuba. Llovieron declaraciones cínicas. Un día se hablaba de que Cuba preparaba una guerra electrónica contra las comunicaciones de Estados Unidos; otro, que un barco chino cargado de armas viajaba para Cuba. No existieron nunca tal barco ni tales armas. Entre mentiras disparatadas de este tipo, la acusación más pérfida: Cuba desarrollaba un programa de investigación para producir armas biológicas. Todas las acusaciones fueron desmentidas y ridiculizadas.

En ese mismo período, en septiembre del 2002, Otto Reich nombra jefe de la SINA (Sección de Intereses de Estados Unidos en Cuba) a James Cason, uno de sus incondicionales.

Vencido el período de provisionalidad de Otto Reich, su continuidad en el cargo debía pasar por la riesgosa prueba del Senado, donde sus posibilidades de aprobación eran muy pocas. Hace mutis por el foro. En su lugar ha sido nominado Roger Noriega, quien fuera asistente principal del Comité de Relaciones Exteriores que presidía el diabólico Helms.

Poco tiempo después, en diciembre del 2002, Otto Reich era nombrado Representante Especial del Presidente de Estados Unidos para América Latina en el Consejo de Seguridad Nacional, donde se elaboran y adoptan las decisiones fundamentales del Presidente.

¡Un bandido terrorista en el gatillo de la superpotencia apuntando hacia Cuba!

¿Qué mejor prueba de los maquiavélicos planes de Otto Reich, su mafia y su jefe, que la actuación del Jefe de la Oficina de Intereses en La Habana?

¿Qué hizo Cason antes de ocupar el cargo que ostentaba la señora Vicky Huddleston, remitida no a algún país de Europa o de América Latina, como ella aspiraba, sino a Malí, en Africa?

La designación de Cason no fue obra de la casualidad. Reich conoció del trabajo de Cason durante el período de Reich como Director de Diplomacia Pública en la administración Reagan. Específicamente trabajaron muy de cerca cuando Cason laboró en Asuntos Centroamericanos del Departamento de Estado, que fue base de apoyo de los llamados "contras" en la guerra sucia contra la Revolución Sandinista, en la que el señor Reich jugó un papel importante, como fue demostrado durante las audiencias congresionales del llamado "escándalo Irán-contras". Le acompaña también una experiencia de trabajo en otros países latinoamericanos como Honduras, donde fue segundo Jefe de la Misión norteamericana en ese país, en El Salvador, Bolivia, Panamá, Guatemala, Venezuela y otros.

Cason había declarado en noviembre del 2001, en una conferencia sobre seguridad nacional después del fatídico atentado terrorista contra las Torres Gemelas, que nuestro país era "el único que no se unió al coro regional de sinceras condolencias, apoyo militar y colaboración diplomática con los Estados Unidos".

La realidad es que Cuba había condenado enérgicamente aquellos actos terroristas ante la prensa nacional e internacional y expresó las condolencias de nuestro pueblo al pueblo de Estados Unidos y nuestra disposición a ofrecer inmediatamente asistencia médica y humanitaria. Posiblemente fue uno de los primeros, si no el primero. Ofreció de inmediato abrir su espacio aéreo y sus aeropuertos para recibir a los aviones de pasajeros que se encontraban en el aire. Había sido prohibido el aterrizaje en cualquier aeropuerto de Estados Unidos. No estaba obligada a ningún apoyo militar a las aventuras guerreras de Estados Unidos.

Al conocerse el nombramiento de James Cason como jefe de la SINA en Cuba, el director ejecutivo de la Fundación Nacional Cubano-Americana declaraba al respecto: "Esperamos que este señor esté capacitado para llevar una política enérgica, como ha ordenado el presidente Bush."

James Cason se presenta como la mejor opción para implementar la ya decidida política de incremento y escalada en la hostilidad hacia Cuba desde su puesto del Departamento de Estado.

Antes de que arribara a Cuba, el 6 de agosto del 2002, fue secuestrada por cinco personas la embarcación Plástico 16, radicada en La Coloma, Pinar del Río. Las autoridades cubanas presentan oficialmente, a través de la Nota 1428 de 27 de agosto del 2002, la solicitud para que los secuestradores sean devueltos a Cuba. Meses después los cinco secuestradores fueron puestos en libertad en Estados Unidos.

He aquí una cronología de los pasos en Cuba del señor Cason.

10 de septiembre del 2002

Arribó a nuestro país acompañado de su esposa, siendo recibido en el aeropuerto internacional "José Martí" por Louis Nigro, jefe adjunto de la SINA.

Desde el primer instante, en el contexto de un acto de bienvenida efectuado en la SINA, se evidenció el carácter injerencista de sus proyecciones, cuando durante un breve discurso ante la empleomanía cubana y norteamericana, planteó que "su objetivo en nuestro país era acelerar el proceso hacia una Cuba democrática, exhortando a que se apoyara a todos los que ayudaban a esa transición".

11 de septiembre del 2002

En acto de recordación a las víctimas de los atentados terroristas en Estados Unidos, efectuado en la SINA, Cason se refirió a las proyecciones del presidente George W. Bush sobre la guerra contra el terrorismo, y expresó "sus esperanzas de que el pueblo cubano jugara un papel vital en los cambios que en Cuba debían producirse, mencionando la libertad de expresión como factor a tener en cuenta para cambios futuros en nuestro país".

16 de septiembre del 2002

Seis días después de su llegada, en la residencia de Cason se realiza un coctel con 17 cabecillas de grupos contrarrevolucionarios, con el objetivo de presentar al nuevo jefe de la SINA y precisar necesidades e intereses de aquellos.

Cason expresó que trabajaría para implementar la política anunciada por el presidente George W. Bush, indagando cómo podría ayudar a la "oposición" y en qué medida había sido efectiva la colaboración brindada por la SINA hasta ese momento.

Manifestó estar dispuesto a facilitar tanto su residencia como la sede, para que los contrarrevolucionarios se reunieran con diplomáticos de distintos países.

Expresó que recorrería el país para conocer la situación de los grupúsculos. Aseguró que entre sus proyecciones estaba participar en actos políticos, como tribunas abiertas, y colocar en las oficinas del consulado las fotografías y nombres de los "presos políticos" para que los visitantes los conocieran.

17 de septiembre del 2002

Se realizó un coctel en la residencia de Cason con objetivos similares a los del día anterior con otros cabecillas contrarrevolucionarios. Los temas tratados giraron en torno a la emisora subversiva, "la prensa y las bibliotecas independientes".

Del 26 al 30 de septiembre del 2002

La feria de productos alimenticios de Estados Unidos efectuada durante esos días fue aprovechada por el actual jefe de la SINA para dar muestra de otra vertiente de sus planes hostiles.

Al concluir una actividad que los organizadores estadounidenses ofrecieron a los expositores en el hotel Meliá Cohíba, Cason leyó una declaración a la prensa extranjera en la cual planteó que apreciaba la feria como un espacio para vender, "la parte cubana va a hablar mucho y al final no va a concretar nada".

Agregó que Cuba no es un mercado importante para Estados Unidos, que tenía deudas con todo el mundo, y que empresarios de otros países estaban esperando que Cuba las pagara, agregando que Estados Unidos "no quiere ser parte de esa cola que espera".

Seguidamente añadió: "Los cubanos quieren créditos y nadie quiere dárselos, porque no pagan, es un mercado pequeño donde un ciudadano gana solamente 20 dólares. Cuba tiene una deuda de 11 mil millones de dólares, y si algún día tiene dinero, no va a pagar".

Sus intenciones eran muy obvias. No mencionó en cambio una sola palabra de bloqueo, guerra económica, hostilidad y agresiones de los gobiernos de Estados Unidos contra Cuba durante 44 años.

3 y 4 de octubre del 2002

Cason y la jefa del programa de refugiados realizaron un viaje de monitoreo a la provincia de Villa Clara para visitar a emigrantes ilegales devueltos a Cuba en virtud de los Acuerdos Migratorios.

El día 3 visitaron un domicilio en Caibarién, donde se entrevistaron con un grupo de estos emigrantes ilegales, además de otras diez personas citadas por el contrarrevolucionario Margarito Broche, cabecilla del grupúsculo "Asociación de Balseros Independientes, Centro Norte de Cuba, Paz, Democracia y Libertad."

Se trataba de un grupo de emigrantes ilegales devueltos a Cuba y convertidos ahora en un grupo de "disidentes", mimados y orientados por el señor Cason.

El 4 de octubre hicieron lo mismo en la ciudad de Santa Clara con otro grupo de emigrantes ilegales, igualmente devueltos en virtud de los Acuerdos Migratorios.

Por ello, varios intentan de nuevo viajar ilegalmente hacia Estados Unidos sabiendo que tan pronto pisen suelo norteamericano serán privilegiadamente acogidos. Mientras tanto, el señor Cason recluta "disidentes" entre ellos.

Tanto el jefe de la SINA como la funcionaria que lo acompañó, utilizaron durante las entrevistas un lenguaje agresivo, haciendo referencias, con frecuentes críticas y en tono despectivo, contra la figura del Presidente del Consejo de Estado.

De esa forma monitorea y adoctrina el jefe de la Oficina de Intereses a los que, por no recibir visas dados sus antecedentes penales y sociales, viajan ilegalmente y son devueltos a Cuba.

7 de octubre del 2002

El jefe de la SINA realiza un desayuno en su residencia, donde participaron los cabecillas contrarrevolucionarios Martha Beatriz Roque Cabello, René Gómez Manzano y Félix Bonne Carcasés, así como otros funcionarios de la sede diplomática.

Cason expresa que había viajado a Villa Clara y pudo apreciar "la miseria" en la que se encuentra esa provincia; y realiza otros comentarios sobre su estancia en el interior del país.

10 de octubre del 2002

Cason ofrece un desayuno en su residencia, donde participaron los cabecillas contrarrevolucionarios Oswaldo Payá Sardiñas, Osvaldo Alfonso y Vladimiro Roca Antúnez; por la parte estadounidense asistieron los secretarios de asuntos políticos y económicos de la SINA, Francisco Sainz y Ricardo Zúñiga.

En el encuentro se trataron los temas siguientes: el "Proyecto Varela", las elecciones en Brasil, situación en Venezuela, y sobre los grupúsculos contrarrevolucionarios en general.

30 de octubre del 2002

En horas de la tarde y con la participación de seis funcionarios de la SINA, se efectuó en la residencia de James Cason una reunión de trabajo relacionada con el proyecto "Asamblea para promover la sociedad civil en Cuba", organizado y promovido por la cabecilla Martha Beatriz Roque Cabello. Contó con la participación de 24 contrarrevolucionarios.

El señor Cason manifiesta que conocía las dificultades que presentaban para reunirse, por lo que les facilitaba su residencia, así como les ratifica su apoyo material y moral, demostrando la posición de su gobierno para "democratizar" la isla. Solicitó disculpas por no poder acompañarlos, debido a otras funciones en la sede.

Les dejaba su residencia, garantizada por la inmunidad diplomática y los servicios gastronómicos pertinentes.

5 de noviembre del 2002

A las 3:15 p.m. Cason y su segundo secretario, Zúñiga, arribaron a la casa de un ex recluso contrarrevolucionario que se cartea y recibe premios directos del presidente Bush, Oscar Elías Biscet González, quien, sancionado por acciones que realizó cumpliendo instrucciones de la fundación terrorista cubano-americana, había sido puesto en libertad cinco días antes.

Le hicieron infinidad de preguntas sobre puntos que les interesaban para sus objetivos políticos contrarrevolucionarios. El señor Cason manifestó al contrarrevolucionario su propósito de incitar a funcionarios de otras sedes diplomáticas para que hicieran contactos con ellos.

11 de noviembre del 2002

Reunión en la residencia de Cason, de los cabecillas Oswaldo Payá Sardiñas, Osvaldo Alfonso Valdés, Vladimiro Roca Antúnez y Oscar Elías Biscet González con una delegación norteamericana de visita en Cuba.

Esto era habitual por exigencia de los jefes de la Oficina de Intereses con cuanta delegación y representante norteamericano visitara Cuba. El propósito era sabotear las relaciones políticas y económicas de Cuba con el exterior, mediante el uso de cuantas calumnias e infamias podían ocurrírseles a estos mercenarios a sueldo de un gobierno guerrerista y agresivo que amenaza a nuestro heroico pueblo.

Ese mismo día, 11 de noviembre del 2002, una avioneta AN-2 de fumigación fue secuestrada hacia Estados Unidos. El Ministerio de Relaciones Exteriores, a través de sus notas 1778 del 2002 y 180 del 2003, reclamó al gobierno norteamericano la devolución de los secuestradores y de la avioneta. Las autoridades norteamericanas ni siquiera instruyeron de cargos a los secuestradores, y estos fueron puestos en libertad cuatro días después. La avioneta fue embargada, subastada, y de hecho robada, en una abierta y clara maniobra anticubana.

21 de noviembre del 2002

Reunión de Cason en la residencia de la cabecilla contrarrevolucionaria Martha Beatriz Roque Cabello, con 13 más de sus agentes a sueldo. Cason les habló de material fílmico con ataques personales al Jefe del Estado cubano. Indagó además sobre ventas de radio de onda corta y media en las tiendas de divisas, y se refirió a la introducción de estos a través de las valijas diplomáticas de la SINA, etc., etc. Seguidamente abasteció a los presentes nada menos que con cuatro cajas llenas de ejemplares de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Esto, como obsequio del gobierno de un país que nos ha bloqueado durante más de 40 años y amenaza con destruir a nuestro país, de la misma forma que lo ha hecho en otras partes del mundo.

Les anunció además la intención de concertar un encuentro en enero del 2003 entre una delegación de médicos norteamericanos y los contrarrevolucionarios allí presentes.

Bien podrían esos médicos viajar a Centroamérica, a países de América Latina o del África, donde miles de heroicos médicos cubanos prestan asistencia y salvan cada año cientos de miles de vidas en lugares remotos donde no suelen verse los médicos norteamericanos del señor Cason.

22 de noviembre del 2002

Se reúnen en la residencia de Cason los cabecillas Orlando Fundora Álvarez, Yolanda Triana Estupiñán, José Barrero Vargas, convocada por el primero de los contrarrevolucionarios mencionados. Objetivo principal: recopilar información sobre personas perjudicadas por la Revolución —léase merolicos o asociados a la droga y otros delitos e ilegalidades— para reclamarle al gobierno de Cuba una retribución.

Esta es la primera ocasión en que los grupúsculos utilizan locales de la SINA para sus reuniones sin la presencia de diplomáticos norteamericanos.

27 de noviembre del 2002

Visitan la provincia de Ciego de Ávila, en viaje de "familiarización", James Cason y varios funcionarios.

A su arribo al municipio cabecera, se dirigieron a la vivienda de un contrarrevolucionario, donde se reunieron con otros cuatro integrantes de los grupúsculos.

Cason se interesó por la situación de los contrarrevolucionarios, el proceso de instrucción que se les lleva, sobre lo cual estos se refirieron mentirosamente, como era de esperar, a supuestas golpizas, abusos corporales y hostigamiento a familiares.

El "disidente" visitado, junto a otros elementos de su calaña, había escenificado un desorden público en el Hospital Provincial de Ciego de Ávila, interrumpiendo los servicios de urgencia y de cuerpo de guardia por espacio de dos horas aproximadamente. La provocación de estos elementos ocasionó afectaciones a distintos pacientes.

¿Qué hacía allí el señor Cason?

19 de diciembre del 2002

En horas de la noche se desarrolló una actividad de "carácter social" encabezada por James Cason con otros doce funcionarios de dicha sede, diez miembros del cuerpo diplomático, entre los que se encontraban representantes del Reino Unido, República Checa, Polonia, Grecia y Chile, así como 52 contrarrevolucionarios de diferentes agrupamientos.

A diferencia de otras actividades realizadas por la SINA con estos elementos, en esta ocasión no hubo discursos de bienvenida ni despedida. Sin formalidades protocolares, cada invitado que llegó a la sede se dirigió al lugar deseado, donde tenían la posibilidad de ingerir los alimentos y bebidas al gusto, sin restricciones, y conversar alegremente sobre temas afines. No obstante, hubo reunión de 30 minutos de los 52 "disidentes" invitados con varios de los principales cabecillas: Elizardo Sánchez Santacruz Pacheco, Vladimiro Roca Antúnez, René Gómez Manzano y Félix Bonne Carcasés. Hubo solicitud de fotos para la historia.

Estaban en su casa. ¡Qué agradable encontrarse en la representación diplomática de la superpotencia conspirando contra el pueblo cubano, que defiende frente al monstruo imperialista su pequeña y bloqueada isla!

21 de diciembre del 2002

Cason concede entrevista al canal 51 de Miami.

Hay un fragmento de la entrevista que, aunque ya fue publicado, considero conveniente insertarlo en esta información:

Periodista.- ...como Jefe de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana, ya usted pues está viajando, se ha reunido con el cubano de a pie, con disidentes en Cuba. ¿Se ha reunido ya también con líderes de las organizaciones anticastristas del exilio?

James Cason.- Sí, por dos o tres veces. Cada vez que yo viajo a Miami, me quiero reunir y me reúno con todos los grupos, la Fundación Nacional Cubano Americana, el Consejo para la Libertad de Cuba, grupos independientes y todos los grupos aquí, porque yo quiero explicar lo que yo he visto en Cuba, lo que está sucediendo y escuchar sus puntos de vista sobre lo que nosotros estamos haciendo, a ver si hay algo que queremos hacer que no estamos haciendo. Es una conversación muy amable y uno de mis mensajes es que lo importante en Cuba es que sí hay una oposición, son aislados, hostigados, pero insisten y tienen mucho coraje, y lo importante es que ellos se reúnan, se unan y que ellos se concentren sobre lo esencial, sobre los derechos que no tienen y sobre las libertades que deben tener.

Entonces, no enfocar sobre personalismos, sobre diferencias de ideología; lo importante es que la oposición tiene que ganar espacio, porque va a venir el día cuando haya una transición. Hay una transición ahora, pero va a haber una Cuba nueva algún día, y ellos tienen que tomar su parte en formar y decidir el futuro de Cuba. Entonces, tienen que ganar su espacio, empezar a discutir qué hay que hacer diferente para cambiar a Cuba; entonces, es importante que enfoquen sobre lo importante, no lo no esencial.

Periodista.- De las reuniones que usted ha tenido con los disidentes —no sé si quiere entrar en este tipo de detalles—, pero, ¿dónde ve usted que quizás la disidencia pues, quizás no estaría encaminándose bien? ¿Qué mensaje tiene para la disidencia?, antes de pedirle a usted, si me lo permite, un mensaje para los grupos anticastristas en Miami. ¿Qué mensaje le da usted a la disidencia en Cuba, le gustaría poder expresarle, de acuerdo a lo que ha visto?

James Cason.- Bueno, primero que el futuro de Cuba..., nosotros los norteamericanos no vamos a determinar cuál es el futuro de Cuba, van a ser los cubanos, afuera de Cuba y adentro de Cuba. Ellos deben, desde mi punto de vista, mi consejo es enfocar sobre lo esencial, ¿cuáles son los factores importantes? No dividirse, reunirse y tratar de concertar o llegar a un acuerdo sobre 10 puntos, por ejemplo, donde todos estén de acuerdo, y no hablar de donde no están de acuerdo; porque en la democracia, todo el mundo tiene diferencias, hay acciones, pero lo importante es que eso es una dictadura militar donde si la gente no se reúnen, no van a tener mucho chance de prosperar. Entonces, que se concentren sobre lo esencial y busquen puntos de coincidencia, no de diferencias.

Periodista.- Una de sus prioridades también es ayudar a la disidencia en Cuba. ¿Cómo pretende usted ayudar a la oposición castrista?

James Cason.- Bueno, como yo dije antes, ofreciendo información, apoyo moral, espiritual, de que no están solos, que el mundo sabe lo que está sucediendo dentro de Cuba. Una manifestación de eso es el hecho de que muchos de los líderes han recibido premios de derechos humanos europeos y de otras partes del mundo, entonces el mundo sabe qué está sucediendo en Cuba, y nosotros estamos allá para decirles esta realidad y ayudarles en todo lo posible.

No damos, no es cierto, como dice Castro, que estamos financiando a la oposición; la oposición insiste por el hecho de que el sistema ha fracasado y nosotros estamos allá para ofrecerles el apoyo del pueblo americano y del resto del mundo democrático en lo que están haciendo, que es abogando a tener los derechos básicos humanos que Cuba firmó en la Declaración de Derechos Humanos, en las declaraciones universales, y no ha cumplido en todos estos años.

Leídas estas paladinas declaraciones del señor Cason, ¡qué injusto sería afirmar que el gobierno de Estados Unidos y el jefe de su Oficina de Intereses practican injerencia alguna en los asuntos internos de Cuba o que los "nobles patriotas" allí reunidos eran contrarrevolucionarios a sueldo de Estados Unidos!

9 de enero del 2003

James Cason había informado al MINREX que se trasladaría a Pinar del Río con otros cuatro funcionarios de la SINA. Se le comunicó que no se autorizaba ese viaje.

Se conocía que Cason sostendría contactos con varios elementos. Ese propio día un empleado de la SINA trasladó nueve cajas que contenían radios y literatura enviados a contrarrevolucionarios de ese mismo territorio.

16 de enero del 2003

Participa en actividad efectuada en la vivienda del cabecilla Héctor Palacios Ruiz, para la presentación de un libro de marcado contenido contrarrevolucionario, asociado al plan de las llamadas "bibliotecas independientes"; había sido divulgado en las ferias del libro de Guadalajara y Miami.

Entre los días 19 y 25 de enero del 2003

James Cason y Ricardo Zúñiga durante seis días realizaron un recorrido por las provincias de Las Tunas, Holguín, Granma, Santiago de Cuba y Guantánamo, solicitado para realizar visitas privadas, dedicándose al abastecimiento material de los grupúsculos contrarrevolucionarios, en función de potenciar y unificar a la llamada "oposición" y establecer contactos con el medio religioso.

Resultaron significativas las manifestaciones de Cason sobre la existencia de un plan denominado "seis mil millas", consistente en dar recorridos periódicos por todas las provincias, dirigidos a estimular y apoyar a los grupúsculos contrarrevolucionarios con recursos para lograr su desarrollo.

Cual si estuviéramos en la época de la intervención norteamericana después de la última guerra de independencia contra España, el procónsul del imperio organizando un partido político.

29 de enero del 2003

Se produce el secuestro de la embarcación de ferrocemento "Cabo Corrientes", de la Isla de la Juventud, la cual fue conducida a territorio norteamericano. Las autoridades cubanas presentaron nota diplomática reclamando la devolución de los cuatro secuestradores de la mencionada embarcación. Estados Unidos no ha contestado la nota cubana reclamando a los secuestradores, los cuales fueron puestos en libertad de inmediato.

6 de febrero del 2003

Secuestro de una lancha rápida de tropas guardafronteras, la cual se dirigió a Estados Unidos. Hasta el momento no se conoce que las autoridades norteamericanas hayan instruido de cargos a ninguno de los cuatro secuestradores. El Ministerio de Relaciones Exteriores presentó nota a la SINA, exigiendo la devolución de los secuestradores y protestando por esta nueva maniobra anticubana. El Departamento de Estado no ha respondido la mencionada nota de Cuba.

7 de febrero del 2003

En horas de la noche, actividad en la residencia de Cason en honor a una delegación cultural norteamericana. Entre los asistentes se encontraban 21 miembros de los grupúsculos y cinco diplomáticos de la SINA. En esta actividad, Cason consolida una práctica que había comenzado a fines del 2002: la inclusión de contrarrevolucionarios en actividades sociales oficiales de la Sección, a las que también invitaba a profesionales cubanos.

22 de febrero del 2003

Cason ofreció conferencia de prensa a un grupo de periodistas extranjeros acreditados en Cuba, en la que criticó a nuestro país y planteó que las autoridades cubanas tenían temor a que se importaran libros y otros materiales, haciendo referencia a libros de Martin Luther King, John Steinbeck y Groucho Marx que figuraban entre un lote de libros confiscados por las autoridades cubanas tras haber sido enviados por el gobierno de Washington, obviando mencionar títulos abiertamente contrarrevolucionarios y subversivos que venían en el mismo lote.

Un cable de AP titula: "Denuncia James Cason confiscación de libros enviados por Estados Unidos." Algunos de sus párrafos dicen textualmente:

"A los diplomáticos norteamericanos se les dijo que era ‘una firme decisión del gobierno’ no permitir la entrada de libros a Cuba para su distribución a grupos disidentes, incluso a las bibliotecas independientes de la isla, dijo el jefe de la Sección de Intereses de Estados Unidos en Cuba, James Cason.

‘‘‘Dijeron que no se trataba de los libros per se, sino de sus destinatarios’, dijo Cason a un grupo de periodistas internacionales. Agregó que la misión norteamericana había importado libros similares en ocasiones previas.

"‘Es el temor de perder el control político’, dijo Cason, que llegó a La Habana hace cinco meses."

24 de febrero del 2003

James Cason y dos funcionarios más de la oficina participan en una conferencia de prensa realizada en domicilio de la cabecilla Martha Beatriz Roque, nada menos que para conmemorar los aniversarios del inicio de la guerra de independencia y el derribo de las avionetas de la organización de la mafia terrorista de Miami "Hermanos al Rescate".

Cason fue entrevistado por los corresponsales de la prensa extranjera. Además de contestar preguntas, le dio lectura a un documento y realizó declaraciones públicas de abierto corte injerencista, ofensivas y de desafío a las autoridades cubanas, y llamó al resto de las misiones diplomáticas radicadas en la Habana a seguir el ejemplo de la SINA.

Ese propio día, la mencionada organización terrorista "Hermanos al Rescate" realizó una ilegal transmisión de televisión hacia nuestro país desde el espacio aéreo internacional. A pesar de que las autoridades cubanas habían advertido al Gobierno de Estados Unidos con anterioridad al 24 de febrero de los planes de la misma, y había establecido claramente que de realizarse sería una violación del Reglamento de Telecomunicaciones de la Unión Internacional de Telecomunicaciones, las autoridades norteamericanas no hicieron nada en lo absoluto para impedir la mencionada transmisión.

28 de febrero del 2003

Se conoce que las autoridades penales norteamericanas, siguiendo indicaciones del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, establecen un régimen violatorio de los derechos humanos a nuestros cinco héroes confinándolos al hueco.

Era ya realmente demasiado.

6 de marzo del 2003

En el marco de mi intervención en la clausura de la reunión de la Asamblea Nacional del Poder Popular, hice declaraciones respondiendo a la grosera entrevista del jefe de la Oficina de Intereses en la reunión con contrarrevolucionarios del día 24 de febrero.

Les advierto que no las hice antes porque, en medio del colosal esfuerzo en que estamos envueltos para superar obstáculos y llevar adelante nuestros programas revolucionarios, no conocía en detalles hasta qué punto llegaba la insolencia, la osadía y la audacia del enviado de Otto Reich.

Dije entre otras cosas:

El pasado 24 de febrero, nada menos que el día que se conmemora el inicio de la última guerra de independencia al llamado de Martí, un señor nombrado James Cason, jefe de la Oficina de Intereses de Estados Unidos en Cuba, se reunió en un apartamento de La Habana con un grupo de contrarrevolucionarios pagados por el gobierno de Estados Unidos, nada menos que para conmemorar el Grito de Baire, fecha patriótica y sagrada para nuestro pueblo. Otros diplomáticos recibieron invitación, pero tan solo este ilustre personaje estuvo presente en el evento.

Mas el hecho no se limitó a una discreta asistencia. Preguntado por un periodista si su presencia en el acto no confirmaba la acusación del gobierno cubano, Cason afirmó: "No, porque yo creo que han invitado a todo el cuerpo diplomático y nosotros como país siempre apoyamos la democracia y a las personas que luchan por tener una vida mejor. Yo estoy aquí como invitado."

‘‘No tengo miedo", respondió escuetamente a otra pregunta de los informadores sobre si su presencia en la actividad opositora no podría ser asumida como un gesto inamistoso hacia el gobierno cubano, que denuncia a los disidentes como grupos subversivos.

Luego, grosero e insultante, añadió en perfecto español: "Infelizmente, el gobierno cubano sí tiene miedo, miedo a la libertad de conciencia, miedo a la libertad de expresión, miedo a los derechos humanos. Este grupo está demostrando que hay cubanos que no tienen miedo. Ellos saben que la transición hacia la democracia ya está en marcha. Queremos que sepan que no están solos, que el mundo entero los apoya. Nosotros como país apoyamos la democracia, a las personas que luchan por tener una vida mejor y por tener justicia."

El cable de prensa que informaba sobre la declaración, señalaba: "Aunque diplomáticos extranjeros suelen reunirse con disidentes, no es usual que aparezcan en actos públicos o expresen opiniones sobre el gobierno a los medios de prensa."

El señor Cason finalizó su declaración afirmando: "Estoy como invitado y voy a ir a todo el país visitando a todas las personas que sí quieren libertad y justicia."

Añadí en aquella ocasión:

Cualquier ciudadano comprende que se trata de una provocación desvergonzada y desafiante. Al parecer, él y los que le ordenaron esa grosería de guapetón con inmunidad diplomática estaban revelando precisamente miedo. De lo contrario, resulta tan extraño, que cualquiera tendría derecho a preguntarse qué cantidad de bebidas se consumió en ese "patriótico" acto.

Como Cuba realmente tiene muchísimo miedo, se tomará toda la calma necesaria para decidir la conducta a seguir con este extraño funcionario. Tal vez los numerosos miembros de la Inteligencia norteamericana que trabajan en esa Oficina de Intereses le expliquen que Cuba puede prescindir tranquilamente de tal oficina, incubadora de contrarrevolucionarios y puesto de mando de las acciones subversivas más groseras contra nuestro país. Los funcionarios suizos que los representaron largo tiempo realizaron durante años un excelente trabajo y no hacían labores de espionaje ni organizaban la subversión. Si eso es realmente lo que desean provocar con tan insolentes declaraciones, es mejor que tengan la vergüenza y el valor de decirlo. Algún día, no importa cuándo, el propio pueblo de Estados Unidos enviará a un verdadero embajador de su país sin miedo y sin tacha, como solía decirse de los caballeros españoles.

7 de marzo del 2003

El Departamento de Estado confirma que nuestros cinco héroes habían sido transferidos a unidades especiales (Hueco) y que a partir de ese momento el Buró de Prisiones aplicaría nuevos procedimientos para las visitas consulares

10 de marzo del 2003

El MINREX entrega la Nota Diplomática No. 365 al jefe de la SINA, en la que se responden fuertemente sus acciones y declaraciones públicas injerencistas del 24 de febrero, y se le comunican a la misma, en reciprocidad con las medidas tomadas contra nuestros funcionarios en Washington y teniendo en cuenta la actividad subversiva e ilegal de la SINA, con efecto inmediato, que las regulaciones para los viajes más allá del área de libre movimiento de esa misión diplomática cambian y el régimen de notificación para viajar se transforma en solicitud de permiso para viajar. A partir de este momento, para salir de la Ciudad de la Habana, los funcionarios de la SINA deben solicitar permiso y esperar respuesta del MINREX.

11 de marzo del 2003

El Departamento de Estado confirma a la Sección de Intereses de Cuba en Washington la aplicación de nuevas medidas para la realización de las visitas consulares a nuestros cinco héroes. Pero ya antes habían tomado todas las medidas que conocemos

12 de marzo del 2003

Se realiza en la residencia de Cason actividad con un grupo de 18 contrarrevolucionarios.

El MINREX entrega la Nota Diplomática No. 390 a la SINA, protestando por el empeoramiento de las condiciones carcelarias de nuestros cinco héroes, y demandando que cese el régimen violatorio a que habían sido sometidos, se les restituyan todos sus derechos y la posibilidad de contacto directo y sin condiciones con todos sus familiares, sus abogados y los funcionarios de la Sección de Intereses de Cuba en Washington.

13 de marzo del 2003

El Departamento de Estado entrega Nota Diplomática a la Sección de Intereses de Cuba en Washington en respuesta a la nuestra del 10 de marzo, aplicando el régimen de permiso de viajes a nuestros funcionarios en esa capital.

Nuestra Sección de Intereses recibe, a través del Departamento de Estado, la solicitud de viaje a nuestro país de los congresistas anticubanos Christopher Smith (Republicano por Nueva Jersey) y Frank Wolf (Republicano por Virginia), quienes pretendían reunirse con los grupos de "oposición civil" de nuestro país. Esta visita tenía un abierto carácter provocador y se enmarcó dentro de la escalada contra nuestro país por parte de la Administración Bush. El día 18 el Departamento de Estado nos comunica que este viaje quedaba sin efecto.

14 de marzo del 2003

Nuevamente tiene lugar en la residencia del Jefe de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana, una reunión con cabecillas contrarrevolucionarios (ya era prácticamente cada dos días). Se trataba de un curso de ética para supuestos periodistas cubanos. Era el peor lugar del mundo para hablar de ética. Estuvieron presentes varios funcionarios de esa misión. A la actividad contrarrevolucionaria se facilitó acceso a la prensa extranjera.

Como expliqué en mi intervención en el Programa Especial del 4 de abril, y repito:

Nadie ignora que el señor Cason, nuevo jefe de la Oficina de Intereses, vino instruido de llevar a cabo provocaciones de todo tipo contra Cuba, y pretendió convertir su sede diplomática y su propia residencia en local para organizar, instruir y dirigir a mercenarios que traicionan a la patria al servicio de una potencia extranjera, o violan otras leyes con hechos que ocasionan graves daños al país, pretendiendo total impunidad. Varias decenas de ellos están siendo ya juzgados por los tribunales que atienden los delitos contra la seguridad del país.

En nombre de su seguridad cuántas cosas no ha hecho el gobierno de Estados Unidos, hasta una brutal guerra, sin más consideración. Nosotros, en cambio, tenemos que admitir la impunidad de los que traicionan al país, pagados por ellos, ocasionando considerable daño en muchos órdenes. Son personas que actúan contra los intereses de nuestra patria y contra la seguridad de nuestro pueblo, en una nueva y peligrosa etapa.

Un error, debieran convencerse un poco más de qué pueblo es este; qué niveles posee de conocimiento, de cultura, de organización, de preparación, para luchar en todos los terrenos si este país es invadido. Comenzaría la guerra de los 100 años en Cuba; no lo deseamos, pero nos vemos en la necesidad de preverla o librarla si nos la imponen.

Están siendo juzgados por los tribunales que atienden delitos contra la seguridad del país, y esto enfurece a sus amos.

17 de marzo del 2003

Se convoca al MINREX al Jefe de la Sección de Intereses de los Estados Unidos para entregar dos Notas de protesta: 1) por la actitud injerencista, contrarrevolucionaria y violatoria de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas de 1961, del Sr. James Cason, jefe de la SINA, 2) por las transmisiones de televisión ilegales realizadas por los terroristas de "Hermanos al Rescate" el 24 de febrero y por la pasiva actitud de las autoridades norteamericanas que no hicieron nada para impedir esta actividad violatoria de normas internacionales que rigen las transmisiones de televisión, a pesar de la advertencia cubana.

17 y 18 de marzo del 2003

Tienen lugar sendas Mesas Redondas en las que se desenmascara el accionar subversivo y contrarrevolucionario de la SINA y en especial de Cason.

18 de marzo del 2003

Se elabora Nota Oficial sobre las desvergonzadas y reiteradas provocaciones del jefe de la SINA, que salió publicada en Granma el 19 de marzo.

Son detenidos 32 contrarrevolucionarios por sus actividades mercenarias al servicio de una potencia extranjera. La decisión se toma en la noche del 14 de marzo, tan pronto se conoció la reunión de mercenarios en la residencia de Cason, pese a las reiteradas advertencias públicas y por vía diplomática de Cuba demandando el cese de tan inadmisible injerencia, tres días antes de que el señor Bush decidiera lanzar su ultimátum a Iraq, el 17 de marzo.

19 de marzo del 2003

El Departamento de Estado informa la prohibición de varios viajes propuestos por la Sección de Intereses de Cuba en Washington, incluyendo las visitas consulares a Gerardo Hernández y Fernando González.

Son detenidos otros 33 contrarrevolucionarios por sus actividades mercenarias al servicio de Estados Unidos.

7:24 p.m. Tiene lugar el secuestro de una aeronave tipo DC-3 de la Empresa Nacional de Servicios Aéreos que cubría la ruta Gerona-Ciudad Habana. A diez millas al sur del aeropuerto de Boyeros, y cuando todo estaba listo para aterrizar, el capitán de la aeronave informó al Control de Tránsito Aéreo (ATC) de Boyeros que tenía problemas políticos a bordo y que se dirigía con rumbo norte, para lo que pedía las coordenadas de la ruta más directa porque tenía poco combustible, orientándosele rumbo a Cayo Hueso.

7:30 p.m. El ATC de Boyeros le comunicó al ATC de Miami que un avión DC-3 estaba siendo desviado de su ruta por personal armado a bordo, y que se dirigía a Miami. Algo no esperado y muy extraño: el secuestro de un avión de pasajeros en pleno vuelo. Hacía muchos años que no ocurría un hecho semejante desde la firma de los Acuerdos Migratorios, que incluso pudo ser inducido por la mafia de Miami. No tenemos forma de saberlo. Ellos tienen en su poder a los secuestradores y a los cómplices, que recibieron residencia, y no informan absolutamente nada.

9:35 p.m. Estados Unidos comienza los bombardeos contra Bagdad y otras ciudades de Iraq —esto se produce realmente dos horas y nueve minutos después del secuestro del avión.

20 de marzo del 2003

Se cita al jefe de la SINA y se le entrega una Nota diplomática en la que se exige la devolución de todos los pasajeros y tripulación de la aeronave, de los secuestradores y de la propia nave. Similar Nota es entregada en Washington al Departamento de Estado.

Durante los días 20 y 21 de marzo, las autoridades cubanas mantienen contacto con el Departamento de Estado y la SINA para continuar exigiendo la inmediata devolución de todos los pasajeros y tripulantes de la aeronave secuestrada, los secuestradores y el avión.

Son detenidos otros 6 contrarrevolucionarios, entre éstos 4 de los cabecillas más activos por sus actividades mercenarias al servicio de una potencia extranjera.

Se dan a conocer dos Notas Informativas sobre el secuestro del avión DC-3, que se publican en Granma el 21 de marzo para información de la población.

21 de marzo del 2003

Las autoridades norteamericanas informaron al MINREX y a la Sección de Intereses de Cuba en Washington que no devolverían a los seis secuestradores de la aeronave cubana DC-3 y que estos habían sido acusados formalmente de piratería aérea, y que el avión estaba embargado por decisión de una corte norteamericana en respuesta a una demanda interpuesta por una contrarrevolucionaria de Miami.

En el período, el congresista anticubano Lincoln Díaz-Balart circuló en la Cámara de Representantes el informe elaborado por la SINA, y filtrado por el Departamento de Estado a la prensa, sobre el supuesto hostigamiento del que son objeto los funcionarios de su misión por parte de las autoridades cubanas.

Es detenido otro contrarrevolucionario por actividades mercenarias.

Se da a conocer Nota Informativa que se publica en Granma el 22 de marzo con el título "Nueva Información sobre el DC-3 Secuestrado".

Comparecencia especial del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, en la Mesa Redonda sobre los más recientes acontecimientos en nuestro país y el incremento de las acciones agresivas del gobierno de Estados Unidos contra nuestro pueblo, el 25 de abril de 2003, "Año de gloriosos aniversarios de Martí y del Moncada".

 |1| |2|
......................................................................................................

PÁGINA PRINCIPAL
DOSSIER
 
| el GRAN ZOO  | PUEBLO MOCHO | CARTELERA
POR AUTORES | LIBRO DIGITAL 
Otros Enlaces
| Mapa del Sitio | Correo-Electrónico
Actualizaciones por Correo Electrónico

SUBIR



© La Jiribilla. La Habana. 2003
 IE-800X600