Año III
La Habana
Semana 12 - 18
MARZO
de 2005

Página principal

Enlaces Añadir a Favoritos Enviar correo

Suscripción

EL GRAN ZOO
NOTAS AL FASCISMO

PUEBLO MOCHO

CARTELERA

LIBRO DIGITAL

GALERÍA

LA OPINIÓN
LA CARICATURA
LA CRÓNICA
MEMORIAS
APRENDE
EL CUENTO
POR E-MAIL
LA MIRADA
EN PROSCENIO
LA BUTACA
PALABRA VIVA
NÚMEROS ANTERIORES
LA JIRIBILLA DE PAPEL



RECIBIR LAS
ACTUALIZACIONES
POR CORREO
ELECTRÓNICO
Click AQUÍ

 

CONCIERTO ESPECIAL ME HAN ESTREMECIDO UN MONTÓN DE MUJERES
Con el pico y el oído calientes…
María Fernanda Ferrer La Habana
Fotos: Alain Gutiérrez

 

“Me quedé con el pico caliente”, me dijo el trovador santiaguero Eduardo Sosa la noche del pasado 8 de marzo cuando comentábamos el recién finalizado concierto especial Me han estremecido un montón de mujeres que auspiciado por el Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau se desarrolló en el habitual patio de Muralla 63 en La Habana Vieja.  

Y es que este recital devino hecho cultural redondo y consumado. Es incuestionable la vocación que caracteriza al Centro Pablo de mezclar, integrar y unir a todas las manifestaciones de la cultura. Por eso, ¿qué mejor regalo para las mujeres en su día que un libro, una exposición de artes plásticas y un concierto dedicado por entero a ellas?

Fue realmente hermoso que a todas las que concurrieron esa tarde-noche al Centro Pablo se les obsequiaran postales (que reproducen obras de tres destacados pintores cubanos: Alfredo Sosabravo, Roberto Fabelo y Alicia Leal) junto con el libro Piezas para armar nuestra memoria, Antología que en el 2000 obtuvo el Premio en el concurso Memoria Histórica de las Mujeres en América Latina y el Caribe de El Salvador.

Ese libro —publicado recientemente por Ediciones La Memoria del Centro Pablo en su Colección Coloquios y testimonios— está ilustrado por la talentosa pintora cubana Rocío García y constituye una reveladora demostración de las desigualdades que todavía enfrentan las mujeres en esta región del mundo.

La acogedora Sala Majadahonda vuelve a abrir sus puertas y ahora lo hace hasta el venidero 8 de abril con una muestra que incluye el quehacer de trece artistas cubanas: Hilda Vidal, Déborah Nofret, Nelkis Ramírez, Diana Balboa, Alicia Gutiérrez, Liang Domínguez, Minerva López, Alicia Leal, Aymée García, Zaida del Río, Lesbia Vent Dumois, Sandra Pérez y Mabel Llevat.

La muestra, que lleva el mismo título del concierto, fue curada por Sandra González, quien asumió el reto de conjugar armónicamente los distintos discursos y estéticas de las trece artistas participantes que —desde distintas perspectivas y soportes— ofrecen su particular visión del mundo que las rodea. Me han estremecido un montón de mujeres demuestra que en el actual panorama plástico cubano las mujeres tienen mucho que decir y mostrar, y que la calidad imperante está fuera de toda discusión de género.

Luego vino el concierto que como casi siempre en los últimos seis años fue presentado por el poeta y cineasta Víctor Casaus, director del Centro Pablo, quien felicitó a todas las mujeres que han acompañado a la institución en estos años de intenso quehacer.

Esas felicitaciones —dijo Casaus— el Centro las “extiende a las (tantas) mujeres que han hecho posible estos añitos (que se acercan a diez) de sueños bien soñados (como corresponde), muchas veces hechos realidad gracias a la magia de esos esfuerzos que acompañaron, desde siempre, nuestra búsqueda de la imaginación y de la belleza”.

Luego rompió el concierto en un patio colmado por un público respetuoso y esto es algo en lo que hay que detenerse: el Centro Pablo ha logrado formar una “cultura del escucha”, cuestión que es tremendamente satisfactoria para el músico que está sobre el escenario y también para los que acuden a disfrutar de la trova.

Igualmente hay que señalar que el recital se efectuó un martes, día no habitual para estos conciertos en el patio de Muralla 63 y a las cinco de la tarde: un horario nada favorable. La cantidad de asistentes al concierto y lo atento que se mantuvieron evidencian que ya el espacio cuenta con seguidores fieles que saben lo que quieren y, sobre todo, dónde encontrarlo.

Los primeros en subir al escenario fueron el trovador Ariel Díaz y la vocalista Amanda Cepero, quienes luego de más de un año de trabajo conjunto han logrado un muy buen empaste que se hizo evidente en temas como “Longina”, “María”, “Alicia” y “La Marina”.   

Le siguió Gerardo Alfonso, trovador que en este 2005 arriba a los 25 años de carrera artística y que se ha caracterizado por una labor sostenida y de mantenido ascenso. Gerardo ofreció cuatro temas “Isadora”, “Claudia”, “”Stina”, “Yo te quería, María”, y “Giovanna”, todos muy conocidos y que pusieron de manifiesto la madurez artística y personal de este cantautor que tiene en su haber canciones que forman parte de lo mejor de panorama musical cubano como “Sábanas blancas” o “El ilustrado caballero de París”, por solo citar dos de ellas. 

Luego Erick Sánchez, a cargo del guión y a quien corresponde la idea original de realizar un concierto cuyos temas estuvieran dedicados a nombres de mujer, llegó con “María Antonia”, “Tirado en la calle”, y “Ena Lucía“. Erick es un cantautor que gusta acercarse a la lírica de los trovadores tradicionales y que puede llegar y de hecho llega a citar en sus textos hasta direcciones particulares.

Después Erick compartió con Eduardo Sosa la canción “Herminia”, de Miguel Companioni,  suerte de homenaje a uno de los autores cubanos más importantes de todos los tiempos. Eduardo continuó en solitario con “Aurora”, hermoso tema del inmenso Manuel Corona y continuó con “Claudia vendrá” de su autoría.

Sosa es poseedor de excelentísimas potencialidades vocales y con su personal versión de “Lucía” —conocida y bella canción de Joan Manuel Serrat— puso el concierto en plena cima  antes de cerrar con “María”.

En total fueron diecisiete los temas que ofrecieron Gerardo, Amanda, Ariel, Erick y Sosa. Pero si este último me comentó que se “quedó con el pico caliente” en franca alusión de sus inmensas ganas de continuar trovando, pues le puedo asegurar que la mayoría de los y de las que asistimos al concierto del pasado 8 en el Centro Pablo, nos quedamos con el “oído caliente” por los enormes deseos de continuar escuchando.  

SUBIR

 


Página principal

Enlaces Añadir a Favoritos Enviar correo

Suscripción

© La Jiribilla. La Habana. 2005
 IE-800X600