La Habana. Año X.
7 al 13 de ENERO de 2012

Correo Canal RSS Canal en Twitter Facebook Flirck You Tube

 

BÚSQUEDA AVANZADA   . . .

ENLACES

SUSCRIPCIÓN
 
 

La cadencia de una cofradía

Dos dúos, dos países, una cultura

Vivian Núñez • La Habana

El CD La cadencia de una cofradía, que saldrá próximamente en Argentina, constituye un resultado del intercambio cultural mantenido desde hace años entre trovadores de ese país sudamericano y de Cuba, promovido por el habanero Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau. 

Dieciséis canciones conforman el disco, que incluye la grabación del concierto ofrecido por los dos dúos en diciembre de 2012 en la ciudad de Córdoba. Fue editado a través de la Unión de Músicos Independientes de Argentina y declarado de Interés Artístico Cultural por la Escuela de Ciencias de la Información de la Universidad de Córdoba. 

Los dúos Candencia (de Argentina) y Cofradía (de Cuba)  están preparando una gira nacional por las principales ciudades de la nación sudamericana  para el primer semestre del año 2012, en la cual presentarán ese material.   

Según aparece en la portada del CD, “el concierto La cadencia de una cofradía es el fruto de lazos de hermandad que unen a los pueblos y a las personas” y recuerda que los dúos se conocieron en 2007, a través del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau de La Habana: Cofradía llega a Argentina en octubre y el dúo Cadencia parte hacia la Isla en noviembre. “La amistad se afianza con el paso del tiempo, a fuerza de canción y guitarra. Nuevos encuentros se producen en enero de 2010 en Cuba, y en septiembre de ese mismo año en Argentina”, recuerda.  
 


 

Por su parte, María Santucho, coordinadora del Centro Pablo y principal inspiradora de estos intercambios entre Cuba y Argentina a través del proyecto Una voz para vos, dijo: 

 “He oído la grabación que amorosamente nos hicieron llegar los Cadencias hace ya varios meses... y acá estoy, intentando decir brevemente la emoción que me da haber logrado establecer estos puentes de ida y vuelta entre mis dos mitades. Ninguna palabra podrá describir jamás mi eterno agradecimiento a tanta gente que día a día y de manera sensible y tenaz defiende su espacio de belleza y libertad. Por eso lo mejor que puedo decirles a Susana y Jorge y a mis ahijados Lía y Pachy, es que oírlos fue otra vez la reafirmación de que nunca me fui y de que siempre estoy volviendo y sobre todo que esta Isla que también me parió me sigue pariendo en cada encuentro, en cada canción.”
 
 
 
 
.
© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
ISSN 2218-0869. La Habana, Cuba. 2012.