La Habana. Año X.
7 al 13 de ENERO de 2012

Correo Canal RSS Canal en Twitter Facebook Flirck You Tube

 

BÚSQUEDA AVANZADA   . . .

ENLACES

SUSCRIPCIÓN
 
 

Alberto Acosta (1957-2012)

Justificación de su existencia

Roberto Méndez • La Habana

Este año se inicia para las letras cubanas con una pérdida, la del poeta Alberto Acosta Pérez (1957-2012) que la muerte ha arrebatado cuando su poesía llegaba a una gustosa madurez. De su quehacer da fe un puñado de poemarios, entre los que es preciso citar: Como el cristal quemado (1988), Todos los días de este mundo (1990), Éramos tan puros (1992), Alabanza del sueño (1994), Monedas al aire (1996) y Música vaga (2002).

Su lírica es la de un ser sensible y rebelde a la vez, y revela, junto a la riqueza de un mundo que pugna por expresarse, el dominio de un oficio conseguido a través de un amplísimo orbe referencial, nutrido por sus lecturas literarias. Cantó a la problemática insularidad y reclamó un espacio para los solitarios y marginados, se atrevió —más allá de ciertas sombras ilustres— a decir su canto elegíaco por Marilyn Monroe y fue capaz de cultivar registros múltiples desde lo patético hasta lo epigramático.

Quienes lo veían en los pasillos del Gran Teatro de La Habana desempeñando su labor de relaciones públicas con una proverbial cortesía y solicitud, que no ocultaban cierta reserva aristocrática, casi siempre ignoraban que era el mismo que recibiera en 1990 el premio de poesía Gerardo Diego, de Soria y en 2006 el XIII Premio de Narraciones Breves Alberto Lista, otorgado en Sevilla, ni que era también traductor de poesía y crítico esporádico, pero bien agudo. No se puede afirmar que pertenecía al linaje de los muy modestos, pero sí que gustaba de dejar parte de sus méritos en la sombra para solo compartirlos con los más íntimos.

La Jiribilla quiere honrar a este poeta, que no pudo ver cómo llegaba a manos de los lectores su más reciente poemario Experiencias de amor correspondido (UNIÓN, 2011). Como Julián del Casal o como Emilio Ballagas, Alberto Acosta entra en la sombra cuando se esperaban de su quehacer los frutos más sazonados, mas, lo que nos dejó, es la justificación suficiente de su existencia.

 
 
 
 
ARTÍCULOS RELACIONADOS:

Elogio de la memoria
Virgilio López Lemus

Semblanzas de un poeta
La Habana

Selección de poesía
Alberto Acosta

.
© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
ISSN 2218-0869. La Habana, Cuba. 2012.