A Buena Hora en concierto: otra variante de la felicidad

Ana María Domínguez Cruz
15/7/2019

Siempre sorprendemos. Sí, yo me incluyo porque formo parte de ese sueño hecho realidad que es “A buena Hora”, programa radial creado hace 25 años en Radio Taino, devenido proyecto cultural. Su director fundador, Manolo Luis, sigue innovando, y lo mejor es que no solo le seguimos quienes trabajamos codo a codo con él, sino todos los artistas que valoran un espacio como este que promueve su trabajo y los hace crecer desde el punto de vista profesional.

Fotos: Ettiene Armas
 

Ya no son solo las descargas en el Café Miramar cada sábado, con entrada libre, el encuentro habitual de melómanos en el lobby del Hotel Habana Libre los lunes, las sesiones de Cultura de Vida en la Quinta de los Molinos cada último viernes del mes o las Aventuras dominicales, las únicas variantes que conforman la propuesta de este proyecto que, siempre de 2 a 4 de la tarde, transmite en vivo todo lo que sucede por las frecuencias habituales de la FM de Cuba y por audio real en Internet.

Surgió hace algunos meses otra variante de disfrute, y por segunda vez el escenario del Teatro del Museo Nacional de Bellas Artes acogió a “A Buena Hora en Concierto”. Fue inaugurado el pasado 12 de marzo con un espectáculo en el que José Portillo asumió la dirección musical y en el que estuvieron su grupo Cauce, César López, Orlando Valle, Vania Borges, Osdalgia Lesmes, William Roblejo, Adrian Berazain, Gretell Barreiro y Eduardo Sandoval.

 

Comprobamos entonces que el público esta ávido de ese tipo de propuestas que se salgan del marco de un estudio radial y que les pongan, así de cerquita, a los artistas y creadores de espacios como “A buena Hora”.

El pasado jueves 11 de julio fue diferente. La dirección musical estuvo a cargo de Janio Abreu, quien junto a su proyecto Aire de Concierto regaló una velada singular con invitados como Alejandro Falcón, Habana Clásicos, Ensemble Vocal Luna y Teresa Yanet.

Cuando la complicidad se mezcla con admiración, con tenacidad, con vehemencia, con disfrute, con talento, todo fluye. Así pasa todos los días y ser testigo de ello me hace feliz. Se les puede seguir la pista a través de las redes sociales (@abuenahoracuba).

“A buena Hora” en Concierto se repetirá, porque la satisfacción es inmensa cuando se trabaja con gusto en un proyecto de esta magnitud. Las otras ideas que se gestan, progresivamente, merecerán ser contadas, no solo por mí que las comparto desde el micrófono, sino por todo aquel que se sume a lo que es, ante todo, un modo de ver la vida. Sí, siempre así, “A buena Hora”.