Al habla con los muertos o el atrevimiento de hacer reír

Ana María Domínguez Cruz
12/3/2021

El guionista cubano Amilkar Salatti, en respuesta a una entrevista publicada en La Jiribilla años atrás, me dijo que la televisión nuestra carece de series humorísticas que “enganchen” al público, como lo han hecho a lo largo del tiempo las archiconocidas españolas Aída, Aquí no hay quien viva, o las estadounidenses Friends y Modern Family, por solo citar algunas.

“Tenemos escritores para programas de humor o humoristas que escriben, pero es para un tipo de producto que no es la serie televisiva, no es igual. Aun así son muy pocos, y por eso admiro tanto a los que escriben el programa Vivir del cuento porque semanalmente logran mantener ese espacio con calidad”, afirmó, y cito textualmente.

Al habla con los muertos, serie actualmente en fase de posproducción”. Fotos: De la autora
 

A su juicio, y sin ignorar las cuestiones económicas, influye la carencia de escritores que, como ya sabemos, no se forman en academia alguna, salvo en la Escuela Internacional de Cine de San Antonio de los Baños, aunque esos egresados no van, por lo general, a la televisión. “Si la televisión no genera guionistas, se pierde mucho lo que se necesita desde la base para concebir productos de este tipo”, reflexionaba en aquel entonces.

Otro problema es que no tenemos un horario establecido en la televisión para las series, cuya transmisión se pacta para el horario de la novela, aun cuando los códigos son distintos, insistió.

¿Por qué recuerdo, intencionalmente, aquella conversación? Porque la televisión cubana, y su público, continúa necesitando productos de ese tipo. Por eso, y porque era una inquietud personal que no desapareció en años, Amilkar se atrevió a escribir el guion para la serie humorística Al habla con los muertos, actualmente en fase de posproducción.

“Es una osadía que asumí con divertimento, pero consciente de su complejidad. La comedia de situación me agrada, no la había escrito antes, solo había coqueteado un poco con el género. Asumirla como tal es esta la primera vez, y me alegro de que a Alberto Luberta Martínez le encantara la idea de dirigirla.

Al habla con los muertos no es una serie humorística, sino una comedia de situaciones”.
 

“Dos personajes conocidos por el público son los protagonistas. Los guajiros les dicen a Miguelito e Indira, interpretados por los actores Yaremis Pérez y Ray Cruz en la telenovela cubana Latidos Compartidos. Disfruté mucho escribir esos personajes. Me divertí como un televidente más y pasó el tiempo, pero no abandoné la idea de que protagonizaran ellos otro proyecto. Me arriesgué, nos arriesgamos todos, y aunque no quiero excederme en las expectativas, es evidente que ya quiero saber la opinión de los televidentes”.

Hacer humor es difícil…

Lo es. Un guion se escribe y uno puede predecir en qué momento las emociones del publico coincidirán y todos llorarán, por ejemplo, pero no todos nos reímos de lo mismo. Eso lo hace más complejo, pero no imposible.

Alberto Luberta Martínez aceptó el reto. “Lo fue, no solo por el género que abordamos, sino por la presión adicional que impuso la situación epidemiológica actual. Debimos cumplir con las medidas sanitarias orientadas y, además, con el horario establecido que limitaba los movimientos en La Habana después de las 9 de la noche. Nos vimos obligados a reestructurar llamados, repensar escenas para cambiarles sus horarios y pedir las autorizaciones pertinentes para poder aprovechar las noches en algunos casos”.

Durante el proceso de filmación.
 

Del 14 de diciembre hasta el 3 de febrero transcurrió el rodaje, que contó con Jorge Luis Frías en la dirección de fotografía, en el sonido directo con Carlos Enrique Pérez, Miguel Ángel Tur en la dirección de arte, Carlos Gonzalvo en la dirección de actores y Reinier García en la producción general. La edición está a cargo de Orestes Martínez y el elenco varía según la temática de cada capítulo, integrado por Jorge Enrique Caballero, Yailín Coppola, Paula Alí, Venecia Feria, Grisel Monzón, entre otros.

“Prefiero decir que Al habla con los muertos no es una serie humorística, sino una comedia de situaciones. El concepto es otro y por tanto, la realización y la recepción del público lo es también”, agrega Luberta Martínez, quien insiste en que lo fundamental para el staff es que el público se divierta.

“Tenemos muchas expectativas. Debe estar terminada en abril, y la Dirección de la Televisión Cubana dispondrá de ella para su transmisión. Esperemos…”.

1