Álvaro Torres y sus buenos amigos cubanos

Félix Bolaños Leyva
18/12/2019

La relación del cantante y compositor Álvaro Torres (Usulután, El Salvador, 9 de abril de 1954), con el pueblo cubano, se hace cada vez más cercana y cálida. Desde que en el año 2013 ofreciera su primer concierto en La Habana y descubriera el aprecio y cariño que sienten los cubanos por sus canciones, sus visitas y presentaciones en diversos espacios de la Isla se han hecho recurrentes.

 El lanzamiento del álbum, Álvaro Torres y sus buenos amigos  realizado recientemente en
la Casa de la Música de Varadero. Fotos del autor

 

Su más reciente llegada tiene el propósito de cumplir con algunos conciertos y presentar una nueva producción musical, en esta ocasión un CD de lujo, Álvaro Torres y sus buenos amigos, en el cual retoma algunas de sus composiciones más gustadas, como: “Chiquita mía”, “Nada se compara contigo”, “Todo se puede”, “Sencilla y bella”, “Yo te seguiré queriendo” y “Patria mía”, por solo mencionar algunas de las catorce que contiene el fonograma.

Álvaro Torres y sus amigos, que ve la luz bajo el sello Egrem, se prestigia, además, con la producción del destacado músico cubano Emilio Vega y la participación de agrupaciones y cantantes del patio, entre los cuales sobresalen: Laritza Bacallao, Paulo FG, Luna Manzanares, Pancho Céspedes, Eliades Ochoa, Waldo Mendoza, Leoni Torres, Haila María Mompié, el pianista Frank Fernández, el dúo Buena Fe, el Septeto Santiaguero, la Orquesta Sinfónica Nacional de Cuba, el Coro Nacional de Cuba, y el Coro Diminuto.

En el lanzamiento del álbum, realizado recientemente en la Casa de la Música de Varadero, Emilio Vega expresó que hacer un disco de Álvaro Torres ha sido la culminación de un sueño y algo realmente importante en su carrera, por la envergadura, por la obra y figura de Álvaro, “uno de los compositores e intérpretes de más fama de la lengua hispana y de la canción romántica, muy querido en Cuba”. Asumir esta responsabilidad, agregó, llevó un pensamiento muy profundo de cómo hacerlo sin alterar una trayectoria de tantos años y de una música que ya la gente identifica y reconoce como parte de su banda sonora. Como resultado del minucioso trabajo se mantiene la sonoridad propia de las canciones de Álvaro, pero con un cierto aire de cubanía, aseguró Vega.

Por su parte, Álvaro Torres agradeció a Emilio no dejarse influenciar por la idea que él tenía para hacer un disco en Cuba: “No se parece absolutamente en nada al concepto que tenía en la cabeza, pero, iBendito sea! esto es una maravilla; tiene una sonoridad, un acento caribeño y cubano que le otorga otra dimensión a cada una de las canciones que ustedes ya conocen y que aprendieron a amar”. Este disco realmente materializa y moldea, apuntó, “el tributo que los cubanos han rendido a mi música durante muchos años —lo cual les agradezco muchísimo— y mi amor hacia ustedes”. Más adelante en su intervención Torres agradeció a los músicos y talentos que colaboraron: “colegas que yo respeto mucho y con los que de alguna manera realicé el sueño de cantar juntos”. Una vez más reconoció al maestro Vega, “por los exquisitos arreglos con los cuales vistió cada una de mis canciones”; a su manager cubano José Luis Castro, como “el mejor hermano que yo tengo”, y también al equipo de trabajo de la Egrem, “que en cada sesión me llenaron de gran afecto y atenciones”.

Portada del Disco Álvaro Torres y sus buenos amigos.
 

Como parte del lanzamiento de Álvaro Torres y sus buenos amigos, el cantautor salvadoreño realizará una serie de conciertos que se inician el viernes 20 de diciembre en el Habana Café, del Meliá Cohíba, para seguir el 21 en el anfiteatro de Varadero; el 22 en el Rumayor, de Pinar del Río, y el colofón será el 29 en el capitalino teatro Karl Marx, donde se prevé un espectáculo de lujo con muchos de los buenos amigos de Álvaro que participaron en el CD.

En el encuentro con la prensa Álvaro Torres adelantó que, en una fecha aún por definir, retomará la gira nacional que iniciara en el 2018 por las provincias orientales, y que fuera suspendida por problemas familiares urgentes.

Como bien afirmó el propio cantautor, esta sostenida relación con Cuba contribuye a fortalecer el puente cultural y los lazos de amistad que nos unen con el Gobierno, las instituciones y el pueblo de El Salvador.