De películas cubanas sensuales, sexuales
y casi terminadas

Joel del Río • La Habana, Cuba

Boccacerías habaneras, escrito y dirigido por Arturo Sotto, y Vestido de novia, de Marilyn Solaya, serán dos de los largometrajes cubanos de ficción que, seguramente, tendrán su estreno en la segunda mitad de este 2013. Ambas películas coinciden en comentar, describir y engrandecer el imperativo de amor carnal y lbido que gravita sobre el destino de los seres humanos, en particular los nacidos en Cuba.

Inspirada en una de las colecciones de cuentos más célebres de la literatura europea, Decamerón, el largometraje de ficción cubano Boccacerías habaneras, escrito y dirigido por Arturo Sotto, quien además interviene como actor, tal vez rescate la atmósfera de sensualidad bajo presión, doble sentido y explosión erótica que recreó el genial narrador italiano Giovanni Boccaccio (1313-1375). Aunque Sotto confiese que es la primera vez que aborda la comedia como género, en Amor vertical y La noche de los inocentes abundaban las situaciones absurdas o abiertamente hilarantes, además de que ambas rozaban con bastante claridad la concupiscencia que la religión católica consideró pecaminosa. El erotismo picaresco de Boccaccio será el referente más importante de la narración, y también la versión cinematográfica más reconocida, la de Pier Paolo Pasolini en 1971.

Según declaró a la revista Cubanow: “El argumento se basa en tres cuentos que tienen un hilo conductor: un escritor se encuentra en medio de una crisis imaginativa y recibe en su casa a personas que le cuentan historias. Se titula Boccaccerías mías (la película cambió su título de Boccaccerías mías a Boccacerías habaneras) porque son traslaciones del Decamerón a la realidad cubana actual y hay uno mío, el cual escribí buscando un poco el mismo tono de los otros”.

La película de Arturo Sotto partió de un proyecto integrado por varios cuentos, y cada uno de ellos sería dirigido por un cineasta distinto. Esta idea naufragó por falta de presupuesto, pero Jorge Perugorría decidió realizar su cuento, del cual brotó Se vende, recientemente estrenada en Cuba. Y también se salvaron las dos adaptaciones y un cuento que había escrito Sotto y que pasaron a formar parte de esta película. Cada cuento será una unidad cerrada, con un elenco distinto, pues la producción contó con cerca de 50 actores, desde Jorge Perugorría, y Luis Alberto García, hasta Mario Guerra, Yadier Fernández, Yerlín Pérez y Félix Beatón. Los actores no tienen tiempo para construir un personaje, y por ello trabajaron con estereotipos, para que el espectador comprenda rápidamente de qué va la historia y lo que significan los personajes.

Los tres cuentos se nombran “Los primos”, “No me lo vas a creer” y “La historia del tabaco”, y se proponen brindar un espectáculo cinematográfico placentero, que cause la risa o la sonrisa, independientemente de una visión crítica de la realidad, porque el tema está latiendo sobre todo en las situaciones y las peripecias, y la película promete no solo sensualidad, sino también desenfado, irreverencia y pasiones ocultas en un ambiente citadino.

Por otra parte, la realizadora, guionista y actriz Marilyn Solaya, quien provocó la polémica hace dos o tres años por su documental En el cuerpo equivocado, acaba de terminar el rodaje del largometraje de ficción Vestido de novia. Y si en el documental se ocupaba de la historia real de Mavi Susel, la primera persona sometida a una operación de readecuación sexual dentro de la Isla, en Vestido de novia se acerca a un tema similar, pero desde otras aristas, pues ahora relata no solo los conflictos íntimos y sociales de un transexual, sino la doble moral, los prejuicios y estereotipos machistas de un país condicionado por siglos de religión y machismo.

Solaya ha declarado que el filme se desarrolla en 1994 “cuando existía en Cuba una crisis social y económica muy grande. Los personajes a pesar de todo intentan ser felices. En el filme aparecen dos personas transexuales, una ya operada y otra en espera de la reasignación sexual. Con la historia de estas dos mujeres transexuales quiero mostrar ambas caras de la moneda. La que fue operada decide continuar con su vida y no contarle a su marido que en el pasado ella tuvo genitales de varón, a partir de allí se aborda también todo lo que significa ser mujer en esta sociedad machista y patriarcal. Comienza a vivir para los otros, a cuidar a los padres enfermos, al marido que es el héroe en el trabajo y, en un punto de giro, ella se plantea todas estas cuestiones y todo lo que ha dejado y ha sacrificado. ¡Cómo puede ser mujer sin morir en el intento!

La actriz cubana Laura de la Uz, quien recientemente recibió el aplauso generalizado por La película de Ana, protagoniza la película al lado de Isabel Santos y Luis Alberto García. También participan Jorge Perugorría, Mario Guerra, Manuel Porto, Waldo Franco, Omar Franco y Alina Rodríguez, entre otros. Se cuenta la historia de un constructor pinareño que se casa en La Habana con una mujer con un secreto muy bien guardado respecto a su identidad sexual.

Vestido de novia tiene como asesor de los temas relacionados con género y masculinidades al investigador y escritor cubano Julio César Gonzalez Pagés, cuyos libros Macho varón masculino y Por andar vestida de hombre constituyeron éxitos editoriales en Cuba. La película es producción del ICAIC y Bitart New Media, S.L Bilbao, España, además de que obtuvo el apoyo a la coproducción del programa Ibermedia en su más reciente convocatoria.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato