El videoclip ha ocupado un lugar preponderante no solo en el mercado de la música propiamente dicho, sino también en el audiovisual y los hábitos de consumo. Los clips promocionales de un álbum, grupo o solista tienen tanta importancia como el propio tema, género o artista que promocionan. Desde la óptica de un músico o agrupación, se le confiere una prioridad compartida con la calidad sonora, pero para una casa disquera ¿qué peso tiene el videoclip como un producto más dentro del empaque discográfico? ¿El sello percibe ganancias directas en términos de posicionamiento y retribución monetaria?

Para una casa disquera como Bis Music, perteneciente a ARTEX S.A, el formato audiovisual sin dudas tiene un rol fundamental, pero independiente del esquema competitivo de los videoclips como la plataforma Lucas.

“Para nosotros los audiovisuales son muy importantes dentro de la concepción del producto que comercializamos. Hoy por hoy estos juegan un papel preponderante en la industria discográfica, no solamente el videoclip, también la filmación de los conciertos que realizan los artistas, es decir, toda la gama de recursos audiovisuales que se utilizan para promocionar, sin los cuales es prácticamente imposible comercializar un disco”, explica José Manuel García, gerente de producción del sello Bis Music.

De las manos del experimentado productor han llegado a los estudios de esta casa ideas para ser materializadas en productos con una alta calidad musical y artística.

“Los hábitos de consumo en el presente apuntan a que a partir del audiovisual se llega al producto discográfico. En los espacios de promoción no tradicionales, como centros de recreación, bares, paladares, etc…, se transmiten estos audiovisuales. Por una parte, tenemos la línea de los conciertos, inserta en nuestro plan de producción. Cada año nos interesa presentar una serie de ellos protagonizados, por supuesto, por artistas de nuestro catálogo; podemos lanzarlo en formato de CD-DVD o DVD. Por otro lado, tenemos los videoclips: por lo general todos los discos de nuestro sello incluyen en su concepción al menos un videoclip correspondiente al tema del mismo. Cuando se define el presupuesto general del disco, se le asigna un porciento al videoclip; más tarde, durante la grabación, definimos con el productor del disco qué tema puede funcionar mejor, y finalmente se escoge al realizador que por el tema y la estética del grupo sea el idóneo para dirigir el clip.

“Una vez terminado, empieza el camino de posicionar el tema en la televisión y en las redes sociales, que son fundamentales. En la actualidad es inconcebible pensar en situar un producto discográfico en el mercado si no viene acompañado de un videoclip, para visibilizar tanto aquí como internacionalmente, ya sea un videoclip, concierto u otro tipo de soporte promocional.

“Siempre tratamos de garantizar que el álbum tenga al menos un videoclip, pero puede que el propio artista o la empresa a la que pertenece quiera correr con los gastos de un segundo o tercer material. Por cuestión de presupuesto básicamente garantizamos uno, aunque casi siempre el disco termina listo con más.

foto de Mauricio Figueiral y Adrián Berazaín
Mauricio Figueiral y Adrián Berazaín. Fotos: Internet


“Bis Music produce alrededor de 30 títulos al año, pero esa cifra no equivale necesariamente a igual cantidad de videoclips. Si se grabó un concierto, ya este cuenta como audiovisual y producto dentro de estos 30, por tanto, no se filma un videoclip. En el caso de los discos, producimos 20 al año y aproximadamente la misma cantidad de videoclips.

“A la hora de sentarnos a discutir el audiovisual, en el caso de los videoclips el realizador nos muestra el guion, o al menos la idea del material. Los realizadores que trabajan con casas discográficas, como es nuestro caso, saben los límites dentro de los cuales se pueden mover. Nunca hemos tenido problemas con un audiovisual o realizador porque proyecten algo indebido o que vaya en contra de la política cultural del país. Hasta ahora nunca hemos virado o rechazado un videoclip”.

¿Qué preponderancia tiene el videoclip dentro del producto que diseña la casa disquera? ¿Pudiera ilustrarlo en cifras de porciento?

Un buen audiovisual tiene un 50% de peso en la visibilidad. El disco que carezca de soporte audiovisual es casi imposible de promover, solamente con sonido es muy difícil promocionarlo.

¿Piensan el videoclip con el objetivo también de que pueda tener alguna nominación en los Premios Lucas, colocarlo dentro de su circuito para alcanzar mayor visibilidad?  

Los Lucas son un mecanismo de promoción, pero nosotros no tenemos relación directa con ellos. De hecho, ni siquiera nos invitan a la gala de premiación, algo que siempre nos ha llamado mucho la atención, pues se supone que las casas discográficas son las fuentes fundamentales de ellos.

Lucas es una de las vías de promoción, pero no es la única. Insertamos nuestros productos en otros medios y espacios como el canal Clave, y te repito, las redes sociales nos interesan mucho, sobre todo en atención al mercado internacional, tenemos presencia activa en Facebook y Youtube.


 

¿Los videoclips nominados para los Premios Lucas los inscriben los artistas o ustedes también median en el proceso?

Lo hacen los artistas, nosotros no tenemos ninguna participación.

¿Considera que podrían existir otras opciones más allá de Lucas o las ya existentes, como el canal Clave o Clip.cu, para insertarse y promocionar los artistas del catálogo?

Sí, claro, a nosotros nos interesa insertarnos en todos los canales posibles, en la mayor cantidad de espacios; como te decía, los espacios alternativos como bares y restaurantes son válidos igualmente.

¿Cuántos artistas del catálogo tienen presencia anual en Lucas entre nominados y premiados?

Usualmente entre cuatro o cinco.

Supongamos que no ganan en las respectivas categorías en las que están nominados. ¿Este hecho influye de alguna manera en las ventas?

No lo creo. El hecho de ganar un premio siempre será favorable, pero no me parece que exista una relación directa entre premio y venta.

Recientemente Bis Music presentó la Colección Pablo 50 años, de conjunto con la productora PM Records, liderada por Pablo Milanés. La compilación recoge la producción discográfica completa de uno de los más notables y queridos cantautores cubanos de todos los tiempos, reconocida voz de la Nueva Trova en la Isla. Incluye desde el primer álbum, grabado en 1974, donde el cantante musicalizó poemas de los Versos Sencillos, de José Martí, hasta el último lanzado el pasado año, titulado 50 de 22, donde recoge los números interpretados en el concierto homónimo que tuvo lugar en el Teatro Karl Marx, precisamente porque fue su disco número 50.

¿Cómo nace este proyecto?

Nosotros tenemos una relación con Pablo Milanés que data de 20 años atrás. Esta idea nos la propuso Nancy Pérez, su esposa, quien estuvo al frente de la producción por la parte de PM Records. “La Colección constituye una investigación musicológica meticulosa y amplia de la obra entera del cantautor cubano. La Oficina PM Records realizó la búsqueda de los archivos documentales donde se recogen los integrantes del grupo de Pablo, la fecha de entrada y salida; localizaron las matrices de los temas que se hallaban en la EGREM, sello con el que Pablo firmó algunos de sus discos.

“El trabajo de masterización fue excelente porque logró dotar al producto de uniformidad. Al abarcar un periodo cronológico tan amplio, como es la obra de Pablo, se nota la diversidad sonora debido a la calidad de las grabaciones en las diferentes épocas.


“De igual modo, es meritorio el trabajo de diseño. Los diseñadores Laura Cuendías y Yosvenky Hernández se inspiraron en las portadas originales para versionar cada una en función de este nuevo producto, sin traicionar la esencia de la visualidad gráfica de aquellas carátulas.

“Otro de los valores agregados son las anotaciones originales de los discos, fotos, las letras de las canciones; igualmente, se añadió un folleto de Marta Valdés con un texto valorativo sobre la colección. Además, hay algunos CD-DVD y DVD con conciertos; por ejemplo, el concierto en Tropicana dedicado al bolero, y  otro recital con Chucho Valdés.

“Tenemos gran expectativa con el próximo Cubadisco, esperamos que la colección pueda aspirar a algún lauro. Aquí en Cuba se está comercializando en todas las tiendas de Artex, y a través de la plataforma Soy Cubano se va distribuir para el mercado internacional”.

Aunque el veterano productor, al frente de este proyecto por la parte de Bis Music, previó desde los inicios que semejante propuesta atraería a muchos clientes foráneos, no creyó que en tan poco tiempo recibirían tantas peticiones de adquisición. “A menos de 10 días de su lanzamiento ya contamos con pedidos de compra de varios países y una demanda considerable que nos satisface mucho. El precio del estuche completo es de 195 CUC, y el costo de los discos independientes oscila entre 2 y 3 CUC”.

Bis Music continúa este año sus proyectos con PM Records. “En los próximos meses debe salir en DVD el concierto de Milanés junto a Miguel Núñez, grabado el pasado año. El disco se lanzó el día del concierto y ahora el DVD está en proceso de edición”.