Codanza: imagen y semejanza del tiempo

Rubén Ricardo Infante
2/10/2019

Codanza es considerada por la crítica como una de las mejores compañías de danza contemporánea en Cuba, su prestigio a lo largo de su existencia le ha permitido ser escuela para la formación de nuevos talentos y sujeto activo en la proyección de la danza desde este lado de la Isla.

Obra Imaginem et similitudinem, en el Teatro Eddy Suñol, de Holguín. Foto del autor
 

Surgida en septiembre de 1992, bajo la dirección de su fundadora Maricel Godoy, Codanza ha alcanzado reconocimiento nacional e internacional. Cada año, en los días finales del mes de septiembre, organiza una temporada de presentaciones en la sala Raúl Camayd del Teatro Eddy Suñol, en Holguín, para celebrar este hecho y seguir motivando a los asiduos a su quehacer en el arte de la danza.

Con la realización de tres presentaciones, del viernes 27 al domingo 29 de septiembre, los espectadores holguineros disfrutamos de espectáculos concebidos para esta compañía junto a las agrupaciones Médula y Danza Libre, provenientes de Guantánamo.

En su primera función, la noche del viernes, fueron presentadas Tráiler y ABC, piezas ambas que integran el repertorio de Codanza y provienen de esa búsqueda por las zonas del cuerpo del bailarín hasta la concepción de un trabajo coreográfico que acentúa la expresión corporal y el diálogo con la propia existencia. Esas preocupaciones están expresadas en Tráiler y se corresponden con una exploración en la psiquis del individuo y “muchas de las preocupaciones con las cuales el hombre convive”.

Mientras, ABC indaga más en las raíces populares, pues reinterpreta las relaciones entre la danza contemporánea y el baile de parejas conocido como casino. También expresa algunos de los modos, hábitos, ritmos, creencias, espiritualidades e identidad que están presentes en nuestra cotidianidad. Es, de alguna manera, un juego con el tiempo y la memoria de la Isla en su devenir temporal, en cercanía también con el concepto virgiliano: “la maldita circunstancia del agua por todas partes”.

En la función intermedia, la del sábado, se reunieron los estrenos de las piezas El fruto (Médula), Dentro e Imaginem et similitudinem (Codanza) y De perros (Médula y Danza Libre); hecho que permitió apreciar un variado repertorio de las novedades de estas compañías y las diversas maneras de asumir la danza desde cada colectivo.

La tarde del domingo se presentó una función concierto integrada por las obras Disorder (Danza Libre), Filia (Médula) y, como despedida: Imaginem et similitudinem.

Los distintos estados emocionales por los que transita un individuo y cómo cada uno de los integrantes lo asume es el motivo principal de esta pieza que manifiesta el sentido de continuidad que Codanza ha defendido en su quehacer.

Esta temporada de Codanza, con motivo de la celebración por sus veintisiete años de fundada, constituyó un alto en el camino para seguir creando y haciendo la danza contemporánea desde esta provincia, y seguir el vínculo con otras compañías para que este arte sea un estado constante. Imagen y semejanza del tiempo. Codanza es fuerza, vitalidad y destreza.