“Al bajo hay que darle el lugar que merece. Reconocer su importancia en la música, como columna vertebral de lo que se hace, como instrumento acompañante por excelencia, pero también como protagonista”. Esa fue la convicción que motivó al músico cubano Rafael Paseiro a organizar un evento dedicado al bajo eléctrico desde lo teórico hasta lo práctico. La idea original fue de Carlos Alfonso, y convidar a la especialista en Comunicación, Mildred Aguilar, fue el primer paso para concebir una jornada como la que podremos disfrutar el venidero domingo 27 de noviembre en Fábrica de Arte Cubano desde las diez de la mañana y hasta las doce de la noche.

“Las puertas se abren para todo el que desee sumarse a las sesiones teóricas”.

Aunque el encuentro resulta de especial interés para la comunidad de alumnos de los diferentes niveles de la enseñanza artística, las puertas se abren para todo el que desee sumarse a las sesiones teóricas, que, moderadas por el periodista y crítico Joaquín Borges-Triana, nos acercarán a las cuestiones relacionadas con la evolución del contrabajo al bajo eléctrico, sus diferentes etapas dentro de la música popular en Cuba y su rol dentro de la producción sonora.

Justamente Borges-Triana refiere que en las escuelas debe atenderse el bajo desde otra perspectiva para que los bajistas tengan, desde el inicio, el estudio del instrumento, como pueden tenerlo en el piano, la trompeta o la guitarra.

Para hablar de la representación femenina en el instrumento, Giselda Fuentes expondrá sus experiencias, lamentablemente signadas por estereotipos a nivel mundial. “No comprendo por qué en la historia de las orquestas femeninas del país no se hace referencia a quien interpretaba el bajo, así que no puede hablarse de la primera mujer bajista cubana. Tampoco entiendo la razón de la mirada sospechosa o asombrosa ante una mujer que toca el bajo; vivencias que he tenido durante las presentaciones de la orquesta Canela en escenarios internacionales. Se piensa que estamos doblando o es casi increíble que lo hagamos debido al sonido ‘macho’ que se escucha. He ahí un estereotipo que perdura”, expresó quien estudiara violín y se dedicara luego a estudiar el bajo, ante la ausencia de quien pudiera asumirlo en la orquesta.

Pedro Pablo Gutiérrez, David Faya, Roberto Vázquez Ley, El Chino, y Rafael Paseiro impartirán conferencias sobre la improvisación, la función del bajo en sesiones de grabación y cómo se distingue  en la timba cubana. Vázquez Ley, a propósito de su intervención en la sesión académica, adelantó que dedicarse a las sesiones de estudio no es cosa fácil. “Se requiere de mucho estudio, gran dominio del instrumento, y sobre todo, el despliegue de la imaginación y la creatividad del músico. Recordemos que el bajista entra a grabar antes que los demás, no sabe qué sucederá luego, y debe dejar colocada la base de los temas. Es importante tener un estilo y no ‘manchar’ el resultado”, explicó.

“Se requiere de mucho estudio, gran dominio del instrumento, y sobre todo, el despliegue de la imaginación y la creatividad del músico”.

“Precisamente esa cualidad de un bajista denota cuán bueno es”, afirma Paseiro. Fue justamente esa característica la que despertó su atención ante la interpretación del joven Roberto Álvarez: “Lo vi durante las presentaciones de la Banda Gigante y luego en el Festival San Remo. Es maravilloso cuando encuentras a un bajista equilibrado, con dominio de la técnica y con un virtuosismo que no estorba, que no molesta. Cuando se es acompañante hay que contenerse y dar los acordes, e incluso los adornos, con mesura”.

Álvarez, el más joven participante del evento, está emocionado por su aporte al encuentro, sobre todo por dejar la impronta de las aspiraciones de una generación que emerge y desea hacer sentir el protagonismo del bajo.

En la noche tendrá lugar un concierto de David Faya y su proyecto Camino a Santiago, y luego, en exclusiva, Paseiro junto a otros cuatro bajistas de diferentes generaciones y estilos; juntos se unirán en una jam session que concluirá con un tema de su autoría interpretado por todos. 

1