Concepción Campa Huergo

La Jiribilla
30/11/2016

Directora General del Instituto de Investigaciones Carlos J. Finlay

 

Siento mucho dolor y tristeza, un gran vacío. Lo que más le hubiese gustado a él es que siguiéramos trabajando. Le preocupaba mucho la paz del mundo, qué pasaría con la humanidad. En una conversación, yo le trasmití un sentimiento similar y él me respondió que lo fundamental es trabajar hasta el último aliento. Y eso fue lo que él hizo siempre. Nuestro comandante fue un maestro y nos enseñó a hacer ciencias: experimentaba y nos guiaba siempre.