Consejo Nacional de Artes Escénicas ofrece balance de 2020

La Jiribilla
12/1/2021

Con la despedida de 2020 muchos le dicen adiós a un período marcado por desafíos imprevistos que perdurarán durante buena parte del nuevo año. La Covid-19 impactó de forma negativa en la vida cultural del país, pero ello, lejos de representar una irrupción definitiva, dio paso a otras formas de hacer en función del desarrollo cultural. Para el Consejo Nacional de Artes Escénicas (CNAE) esa situación implicó la readecuación de las rutinas en un contexto donde se pospusieron eventos y se potenció el trabajo en las plataformas digitales de la institución y de los propios artistas y creadores, al tiempo que se reforzaron los protocolos sanitarios una vez concluido el período de aislamiento.

Durante este período el CNAE potenció el trabajo en las plataformas digitales. Fotos: Internet
 

Muchas de las acciones efectuadas el año pasado respondieron al programa de desarrollo cultural (con la organización del catálogo artístico del país), de conjunto con los consejos técnicos de asesores y los tribunales de evaluación artística. Asimismo, se evaluaron los cargos artísticos y sus atribuciones y compromisos, y se establecieron relaciones con la enseñanza artística en función de garantizar la ubicación de la práctica preprofesional y el servicio social, y de certificar graduaciones de calidad para los grupos y compañías que lideran el arte escénico en Cuba.

En el reordenamiento de los catálogos artísticos sobresale la reducción de los grupos a un poco más de la mitad. Se analizaron las tendencias en la creación contemporánea y continuó la atención al género folclórico y la realización de espectáculos de calidad con la aplicación de nuevos esquemas de financiamiento de proyectos. En ese sentido, las salas registraron 104 estrenos de agrupaciones nacionales con la presencia de grupos provenientes de 10 países, lo cual no solo habla de la vitalidad del teatro frente a la situación epidemiológica, sino también de la atención a centros y programas especiales.

A pesar de que 13 agrupaciones estuvieron de gira por varias provincias y se realizaron eventos como la Cruzada Teatral Guantánamo-Baracoa, el Taller Internacional de Payasos y el Festival del Humor Satiricón, la interrupción de la programación afectó a todo el país, y por ello se efectuaron varios ajustes para el 2021.

En el transcurso del año pasado el CNAE estrechó lazos con instituciones como la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba, la Asociación Hermanos Saíz y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Cultura. Como parte del rescate de números circenses, el Circo Nacional de Cuba logró reincorporar a más de cien artistas. A su vez, la editorial Tablas-Alarcos celebró su vigésimo aniversario, y desde las redes sociales y plataformas digitales participó en eventos y talleres permanentes de la crítica en otras provincias. Además, realizó donaciones a entidades como la Biblioteca Nacional de Cuba José Martí, el Teatro Escambray y la Escuela Nacional de Teatro, y efectuó ventas al Centro Provincial de Libro de La Habana, el Ballet Nacional de Cuba y la Distribuidora Nacional del Libro, por citar algunos.

De enero a febrero el CNAE se abocó a la promoción de los principales eventos, estrenos, reposiciones y aniversarios institucionales. A raíz de la situación epidemiológica, se publicaron de marzo a octubre 179 materiales audiovisuales en el canal institucional de Youtube, y se desarrolló el trabajo de posicionamiento y divulgación de materiales en Twitter y Facebook, donde el Consejo tiene 18 espacios fijos destinados a la promoción.

Continuando el repaso por el panorama de la web, el portal Cubaescena realizó cambios en su estrategia a raíz de la contingencia sanitaria y creó un perfil en Instagram para seguir a las personalidades y agrupaciones del catálogo de las artes escénicas bajo el nombre de @artesescenicascuba3. Con una finalidad similar, abrió un canal en Telegram, lo cual refiere la intención del CNAE por ampliar su presencia en plataformas digitales e incrementar la difusión de contenidos, para lo cual cabría esperar estrategias de comunicación coherentes con las dinámicas de cada plataforma.

Siguiendo esta estrategia y en conmemoración al Día de la Cultura Cubana, se creó la revista digital Todaladanza, una publicación que rememora la historia, la teoría y la crítica de la danza. Por otra parte, los temas del quehacer escénico aparecieron recogidos en cuatro números del boletín Entretelones.

No obstante la aparición en espacios televisivos y sitios digitales —el Noticiero Cultural, el propio portal Cubaescena, entre otros—, se considera insuficiente la presencia de la crítica escénica en el abordaje mediático. Esta manifestación cultural realizó más de 1400 acciones en diversos espacios, desde la radio, la televisión y los medios nacionales, provinciales y territoriales.

La proyección internacional de las manifestaciones artísticas estuvo signada por las restricciones impuestas por la Covid-19, razón que marcó el predominio de interacciones vía online, con más de una veintena de acciones en distintas plataformas digitales. A pesar de ello, se efectuaron 17 ejercicios de intercambio cultural con la participación de casi un centenar de artistas cubanos en el exterior, y fueron concretados varios eventos con presencia foránea.

Ante las restricciones impuestas por la Covid-19 creció el protagonismo de las interacciones y eventos online.
 

También se realizaron labores de mantenimiento y reparación en varias instituciones, talleres y centros culturales, junto a otras inversiones desarrolladas en instalaciones como el teatro Bertolt Brecht, el cine-teatro Edad de Oro, el teatro Raquel Revuelta, la sede de La Colmenita, el cine Florida y el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso.

Durante este período el CNAE asumió los salarios de los artistas subvencionados y la protección salarial de los no subvencionados; se ejecutó el 97 por ciento del plan de gastos corrientes, se ubicaron más de 300 graduados de la enseñanza artística, y se analizó el impacto del proceso de ordenamiento financiero. A pesar de ello se incumplió el plan de ingresos en las unidades presupuestadas en más de 1800 millones de pesos ante el cierre de las instalaciones, lo que influyó en la afectación de las 5 empresas que atiende el Consejo y las 4 unidades presupuestadas con tratamiento especial, que tampoco cumplieron su plan.

En el contexto difícil y convulso, la institución cultural encargada de promover el desarrollo de las manifestaciones teatrales y danzarias en Cuba concluye el 2020 con una apuesta por el arte frente al reto de la pandemia.