Descendencia irlandesa en Cuba: legado y permanencia

Elaine Caballero Sabugueiro
29/4/2019

Para los cubanos, Irlanda es un país sin aparentes nexos en común: frío y distante del Caribe, inmenso en sus tradiciones que llegan como especies de flashazos de conocimiento a la isla caribeña.

La mayoría desconoce la fuerte descendencia irlandesa de importantes intelectuales como la familia OʼFarrill, Antonio Guiteras Holmes o Julio Antonio Mella, por solo citar algunos nombres. Por sus venas corrió sangre de la región conocida en la antigüedad como “la tierra del Éire”, vocablo del cual proviene el nombre actual de esa nación.

Interior del Hotel Palacio O’Farril, donde residía la familia cubana de origen irlandés.
Fotos: Cortesía de la autora

 

En siglos anteriores, los irlandeses poblaron Latinoamérica en busca de nuevas oportunidades. Como destino natural del continente llegaron a Cuba, expandieron sus horizontes, dieron a conocer su cultura, pero lo más trascedente fue el linaje familiar que dejaron.

Comenzaron una vida desde cero en la Mayor de las Antillas y escogieron no pocas provincias cubanas. Se asentaron en zonas de Pinar del Río (que hoy pertenecen a Artemisa), así como en La Habana, Matanzas, Cienfuegos, Camagüey, Santiago de Cuba y en algunos lugares de Villa Clara.

“No pasaron inadvertidos”, asegura el MSc. en Historia Dúnyer Pérez Roque, en conferencia realizada recientemente en el Centro para la Interpretación de las Relaciones Culturales Cuba-Europa, antiguo Palacio del Segundo Cabo, a propósito de la Celebración del Día de San Patricio (patrón de Irlanda) en La Habana.

“Muchos hicieron fortuna y llegaron a tener títulos de nobleza”, explica el investigador. “Las Actas Capitulares recogen información sobre la presencia de marinos ingleses y de otras nacionalidades del reino, desde el siglo XVI. Inferimos que, como Irlanda en ese tiempo formaba parte de Inglaterra, los marinos eran irlandeses”, expresó.

Familias O’Farril y O’Reilly: el comienzo de una nueva etapa

Los O’Farrill, de origen irlandés, alcanzaron fama y relevancia durante la época colonial. Dos de sus miembros, Rafael y José Ricardo O’Farrill, impulsaron el auge económico de Cuba en el mercado del azúcar, junto a otros hombres de posición. De igual forma estuvieron vinculados a la Real Sociedad Patriótica de La Habana y a la Junta de Fomento.

Alejandro O’Reilly, primer Conde de la familia O’Reilly.
 

Por su parte, los OReilly no se quedaron atrás como personas poderosas e influyentes en la capital. El patriarca de la familia, Alejandro, pasó a la historia como el primer Conde de OReilly, quien tuvo también una carrera meritoria como militar español. En La Habana dejó su impronta al ayudar a crear las milicias para la defensa de la ciudad.

Su legado crece al nacer su hijo, Pedro Pablo OReilly y de las Casas, quien contrae matrimonio con la hija del Capitán General Don Luis de las Casas. De ahí su segundo apellido. El principal aporte de esta figura fue como maestro de la Logia Masónica, precisa el historiador.

Ignacio Cervantes y Bonifacio Byrne se incluyen en la lista

Poco se conoce de las raíces irlandesas de Ignacio Cervantes, pero son tan verdaderas como sus obras y genialidad para el piano. Es uno de los autores que hicieron de lo popular, materia para el arte y la identidad cubana.

Ignacio Cervantes, prestigioso compositor, pianista y pedagogo cubano.
 

En cuanto a Byrne, “el poeta de la guerra”, su padre llega en el siglo XVII a Matanzas para establecerse de forma definitiva en la Atenas de Cuba.

Su obra más conocida es el poema “Mi bandera”, aunque también es autor de los textos “Excéntricas” (1893), “Efigie”, “Sonetos patrióticos” (1897), “Poemas” (1903) y “En medio del camino” (1914).

Bonifacio Byrne, destacado poeta cubano.
 

Mella y Guiteras: de ascendencia irlandesa

Del gran líder estudiantil Julio Antonio Mella se estudia su pensamiento y obra. Sin embargo, sus orígenes son pocos recordados. De madre con procedencia irlandesa, el joven Julio Antonio escribía en la revista Alma Mater, fundada por él, con el seudónimo de Lord Mc Partland “afianzando de esta forma sus raíces”, sentenció Dúnyer en su ponencia.

Julio Antonio Mella, líder estudiantil y fundador de la FEU.
 

Otro caso similar fue el político cubano Antonio Guiteras Holmes, nacido en Filadelfia, “en uno de los barrios de emigrantes irlandeses en Estados Unidos”, sentenció.

El joven Guiteras creció con las historias de su tío sobre la lucha en Irlanda. Para el adolescente significó un primer contacto con las ideas de libertad y democracia que podría en vigor con el paso de los años.

Antonio Guiteras Holmes, político cubano.
 

Hablar del legado del país europeo en Cuba se convierte en un deber. El hombre está hecho de memoria y tradiciones, por lo que recordar el pasado de varias personalidades de la historia insular, es tener presente la dimensión de la Isla como puente, camino y destino de las más heterogéneas culturas.