Desde el jazz, un homenaje a Benny Moré

Karla Castillo Morét
24/1/2019

El centenario del natalicio de Benny Moré el próximo 24 de agosto sirvió como pretexto para que, durante el Festival Internacional Jazz Plaza 2019, se le rindieran dos homenajes como artista excepcional que fue, y es, dentro del salón de la fama de los músicos cubanos.

Foto: Radio Rebelde
 

Primero, como parte del XIV Coloquio Internacional de Jazz Leonardo Acosta in memoriam, fue realizada una conferencia, Maestros Centenarios en la historia musical cubana, en la que se rindió culto a los grandes Benny Moré y el Niño Rivera.

En dicha conferencia los investigadores Radamés Giro, Joaquín Borges Triana y José Reyes Fortún, acompañados por Alain Pérez y Maikel Elizarde rememoraron a los artistas, desde el contexto musical en que surgieron hasta las posibilidades creadoras y estéticas que brindaban, así como la vigencia de sus obras.

El segundo momento que sirvió como tributo fue cuando se reunió un grupo importante de músicos en la sala Covarrubias del Teatro Nacional. El título del concierto, Benny Moré un siglo después, el objetivo, homenajear a la gran figura que fuera el Bárbaro del Ritmo.

El guitarrista Héctor Quintana fue el protagonista de la noche y quien dirigió el desfile de invitados. Al comenzar contó que todos estaban a la expectativa del concierto, ya que habían sido muchas las semanas de trabajo; agradeció ser seleccionado para la tarea, nada fácil, de liderar el homenaje.

El guitarrista Héctor Quintana fue quien dirigió el desfile de invitados. Foto: Jorge Villa/Cubarte
 

La escenografía contó con una obra instalativa del artista Joaquín Ávila, titulada Benny vive, en la que el artista de la plástica funde elementos tanto del mundo del jazz, como de la rumba, del misticismo y el criollismo.

Los invitados, de una amplia gama de estilos, le dieron color al evento. Desde cantantes hasta instrumentistas, todos hallaron una vía para insertarse dentro del homenaje que se realizó con la interpretación de canciones de la autoría de Benny, pero también con otras escritas por los propios invitados, como la de Danay Suárez y el pianista Jesús Pupo, y el Blues con montuno, de Bobby Carcasés.

Los invitados exploraron las obras popularizadas por Benny Moré y tomaron los elementos de esas interpretaciones para fusionarlos con otros más contemporáneos, para darle así continuidad y frescura a su obra, como sucedió con el reconocido Cimafunk, que agregó unas pizcas de funk a los temas que cantó.

Formaron parte del concierto artistas de la talla de Alain Pérez, quien, según Héctor Quintana, no podía faltar con su forma de cantar ¡Oh vida! También participaron el percusionista Adel González, el bajista Yorgis Goiricelaya, el guitarrista norteamericano Mark Whitfield, los cantantes David Álvarez y Sixto Llorente, alias El Indio, y el laudista Barbarito Torres.

Durante el concierto, el público cantó, tarareó y hasta bailó, porque la música de Benny Moré mantiene su esencia muy cubana aun cuando se agregan elementos modernos, y porque, como explicara Héctor Quintana, el evento “fue el resultado de la unión de músicos que quieren hacer las cosas bien, y, sobre todo, resaltar lo mejor de la cultura cubana”.

 

Artículos Relacionados:
 
Polifonía musical en concierto inaugural del Jazz Plaza 2019
 
Jazz Plaza o lo que se sabe no se pregunta: Antecedentes e historia de un Festival
 
La industria musical cubana y el jazz
 
Joss Stone vibró en La Habana
 
África, Cuba y la música que nos salva
 
Pintura y jazz en La Habana
 
Preservation Hall Jazz Band: ¡siempre bienvenida a Cuba!
 
Cierra a todo tren el Jazz Plaza