Desde este lunes y durante una semana se estará realizando en la capital la 1ra. Jornada Cubana de Articulación Afrofeminista, evento que se desarrolla en torno a la celebración del Día de la Mujer Afrolatina, Afrocaribeña y de la Diáspora, el próximo 25 de julio.

Dentro del grupo de féminas que en representación de distintos grupos de activismo social la han organizado, se encuentra la Dra. Yulexis Almeida Junco, vicedecana de la Facultad de Filosofía, Historia y Sociología de la Universidad de La Habana, quien accedió a conversar con El Periódico Cubarte.

Dra. Yulexis Almeida Junco: “Entendimos que estaba creada la plataforma para hacer una Jornada de manera articulada”. Imagen: Tomada de El Periódico Cubarte

¿Por qué surge la idea de realizar esta Jornada?

“Primero, porque existe un Día de la Mujer Afrolatina, Afrocaribeña y de la Diáspora que se celebra a nivel internacional y Cuba también ha celebrado la fecha, pero de manera muy desarticulada. O sea, cada grupo de activismo realiza sus acciones, algunas instituciones hacen alusión a la fecha…

Este año, tomando como punto de partida que hay un reconocimiento en el país sobre la persistencia del racismo y de las problemáticas que todavía no han sido solucionadas, así como la existencia de un Programa Nacional contra el Racismo y la Discriminación Racial, entendimos que estaba creada la plataforma para hacer una Jornada de manera articulada.

Es por eso que las mujeres, dentro del activismo feminista, decidimos unirnos y hacer una Jornada donde todas estuviéramos integradas; donde todos los grupos aportaran a ella; donde visibilizáramos las principales problemáticas que enfrentamos las mujeres afrodescendientes en el país, a partir de investigaciones que se han realizado; a partir del trabajo de las activistas a nivel de las comunidades y, sobre todo, porque muchas veces cuando se habla de Cuba se cree que no existe un trabajo de activismo serio y sistemático.

Entonces es también una manera de demostrar que en el país se ha trabajado mucho desde el activismo y que podemos mostrar en una Jornada mucho de lo que se hace sobre este tema desde dichos grupos. Por tanto, nos parecía que la fecha era, digamos el pretexto, para organizarnos.

Además, la fecha es un punto de partida porque con la Jornada hemos creado la Articulación Afrofeminista que no intenta superar o englobar el trabajo que hacen los diferentes grupos. Lo que intenta es, precisamente, fortalecer ese trabajo, darle más visibilidad, unir nuestras capacidades, nuestros talentos, nuestros esfuerzos, nuestros saberes; aportar a lo que hace el país en esta lucha contra el racismo. Por eso esto es el comienzo de muchas otras cosas que vamos a hacer a partir de esta articulación”.

La Jornada fortalece esa vocación de justicia social de nuestro proyecto.

Viendo el programa de actividades que van a desarrollar durante la Jornada, pensaba si no corren el riesgo de que apunte a cierta auto segregación.

“No, para nada. El problema es que el racismo tiene múltiples formas de expresarse y afecta de diferentes formas a diferentes grupos.

En primer lugar, Cuba no es un país segregado y con las acciones que desarrollamos no vamos a segregar. Todo lo contrario. Lo que vamos es a luchar contra la injusticia; luchar para eliminar desventajas sociales que enfrentan determinados grupos por su color de la piel las cuales, además, son desigualdades históricas, pero se recrean en contextos de crisis y, si no se visibilizan, no se atienden.

“Vamos a trabajar para conectar con otros grupos de activismo en todo el país para poder hacer el año próximo una Jornada nacional”. Imagen: Tomada de Afroféminas

Por tanto, más que contribuir a una segregación, lo que se hace es fortalecer el carácter humanista del proyecto social cubano. Lo que se hace es fortalecer esa vocación de justicia social de nuestro proyecto porque en la medida en que no se atienden las maneras particulares en que determinados grupos son discriminados o enfrentan condiciones complejas, pues esos grupos estarán rezagados y estarán segregados, pero en el sentido de estar excluidos de muchos de los beneficios que la revolución ha creado para el pueblo en sentido general.

Entonces creo que de alguna manera hay que luchar también contra esa idea estereotipada que no responde a la realidad cubana actual, que tiene una población y condiciones sociales muy heterogéneas, dentro de las cuales las mujeres negras enfrentan situaciones muy complejas.

Y, cuando me refiero a mujeres negras, no estoy diciendo que todas están en esa situación de desventaja, pero como grupo social sí hay una representación significativa de mujeres que tienen desventajas sociales que hay que atender y muchas de estas desventajas tienen como base el color de la piel; su condición de mujeres negras”.

Como quiera que la han llamado 1ra. Jornada, supongo que tengan pensado convocarla nuevamente.

“Nuestro deseo es que esta sea la primera de muchas y que la siguiente podamos prepararla con mucho más tiempo, con mejores condiciones y una participación a lo largo del país.

Ahora estamos centradas, fundamentalmente, en los grupos de activismo que hay en La Habana, pero no queremos seguirle el juego al fatalismo geográfico y vamos a trabajar para conectar con otros grupos de activismo en todo el país para poder hacer el año próximo una Jornada nacional”.

Tomado de El Periódico Cubarte