Ediciones El Fortín, donde los libros crean un discurso de papel

Yenli Lemus Domínguez
17/12/2018

Hacer libros que constituyen verdaderas obras de arte es ley de vida para Rolando Estévez Jordán, artista de la plástica, diseñador, poeta y fundador de Ediciones El Fortín. Sobre las esencias de este proyecto —que celebra cinco años de existencia en la ciudad de Matanzas—el creador expresó: “Siempre quise hacer libros arte, hasta el día de mi muerte. Cuando salí de Ediciones Vigía, institución que fundé y en la que permanecí 28 años, me pareció que no iba a cumplir este deseo. Pero inmediatamente surgió El Fortín, en 2013”.


Rolando Estévez Jordán, artista de la plástica, diseñador y poeta. Fotos: Cortesía de la autora
 

El Fortín tiene preceptos similares a Ediciones Vigía. Se trata de una editorial que trabaja el libro arte, pero con más libertades desde el punto de vista plástico. La  tirada varía de un ejemplar único a 50 volúmenes, en dependencia de la complejidad del libro.

“Me encanta trabajar con elementos reciclados. Es una labor humanísima la de reciclar. De esta manera encontramos sentido a la vida, no solo desde el ahorro, sino desde el uso de nuevos materiales. En mis libros hay tierra, borra de café y de té, arena, aserrín, platos viejos, etc. Utilizo todo lo que cae en mis manos, todo aquello que tenga una asociación directa con la literatura que estamos trabajando”, comentó Estévez Jordán.

Más de 80 títulos ha sacado a la luz El Fortín. Entre los autores publicados, casi siempre cubanos, se encuentran Antón Arrufat, Dulce María Loynaz y Digdora Alonso.

Las ediciones de Rolando Estévez Jordán, bilingües por lo general, tendrán un nuevo brillo a partir del año próximo. La reparación de la sede de la Editorial, en Medio 94, no le permitió producir muchas obras durante el 2018, por ello el artista pretende acelerar el ritmo de sus creaciones —al menos 30 producciones al mes— en el venidero año.


“Cuando abres uno de mis libros encuentras distintos tipos de papel, agradables al tacto y a la mirada.
Utilizo todo lo que sea susceptible a convertirse en arte”
 

Acerca del proceso creativo, el diseñador expresó: “Nunca abandonaré las potencialidades del papel craft; sus colores me gustan, me emocionan. Además empleo otros tipos de papel, pues mis libros crean un discurso de papel. Cuando abres uno de mis libros encuentras distintos tipos de papel, agradables al tacto y a la mirada. Utilizo todo lo que sea susceptible a convertirse en arte”.

Samuel, Hilda, Javier Alejandro, Laura e Ileana son nombres que junto a Rolando Estévez aseguran desde hace un lustro la vitalidad de El Fortín. En este espacio surgen textos artesanales; los papeles discursan con el infinito lenguaje de las artes plásticas, se transforman, se superan, comunican y, definitivamente, cautivan.