Cimafunk no tiene análogos en la música y ese resultado va más allá de su estilo sui géneris, su histrionismo en el escenario, su original forma de vestir o la defensa en su música de las raíces afrocubanas y la fusión de sonoridades, en el sentido más amplio de la palabra.

No fue aleatorio que su popularidad rompiera las listas de éxito en tan poco tiempo y el ejemplo más fehaciente es la química e intimidad que logra con el público y que se respira en cada concierto. Incluso, es incuestionable la perdurabilidad de algunas de sus letras que hoy son un himno en su público más fiel y que corean hasta otros que desconocen su propuesta artística.

La revista Rolling Stone describió su música como “una electrizante combinación de funk y soul, puesta sobre la clave de cinco tiempos, o el latido de la música cubana, traída a Cuba desde África Occidental por personas esclavizadas”. Terapia, el álbum debut de Erick Iglesias Rodríguez, fue un primer acercamiento a la inédita propuesta de este joven músico, que ya había mostrado sus cualidades en las agrupaciones de artistas como Raúl Paz, David Torrens, Liuba María Hevia, Hoyo Colorao, Los Boys e Interactivo.

Este 8 de octubre, Cimafunk presentará su nuevo álbum El alimento, con ingredientes “super fuertes”, que incluye el talento de George Clinton, del grupo de hip hop afrocolombiano ChocQuibTown, de Chucho Valdés, del rapero y reggaetonero El Micha, de Los Papines, grupo de rumba cubano, del cantante de dancehall jamaicano Stylo G, y de las estrellas del hip hop estadounidense Lupe Fiasco y CeeLo Green.  

“Su popularidad trascendió a Cuba, Estados Unidos y Europa”. Foto: Tomada de El Universo

En este disco —producido por Jack Splash, ganador de múltiples premios Grammy— el músico cubano repite la fórmula de su notoriedad con una mezcla de sonidos y ritmos afrocubanos con otras sonoridades globales como el funk, el hip hop y el soul, dando como resultado una celebración progresiva de la música negra para entrelazar culturas.

Y es que la propia portada del fonograma adelanta parte de la peculiaridad de esta producción discográfica. También, el video clip Caramelo y el tema “Funk Aspirin”, junto a Funk George Clinton, lanzados hace pocas semanas, dan una idea de lo que se pretende con el álbum que no es más que calar en la preferencia de esos públicos que “gozan y bailan con una buena música”. 

“Este CD es precisamente eso, mi alimento, lo que me llenó de positividad y ganas de seguir construyendo y produciendo música en todo este año de pandemia. En el 2019 estaba cantando en todos los escenarios que había y por haber, incluso tocando todos los días, en ocasiones dos veces por jornada. Una locura de conciertos. La música llegándole a la gente, y de pronto se acabó todo. Lo que me mantuvo en ese tiempo con buena vibra y me hizo salir de toda esa situación fue El Alimento; por eso el disco tiene ese nombre”, comentó Erick Iglesias en entrevista a La Jiribilla

Además, confesó que es la primera vez que siente su voz sobre un sonido así, más actual y procesado. “Nunca antes había colaborado con gente a la que le descargo tanto. Este disco y su resultado es un nutriente que me salva; me puso la mente en la creatividad, en la música y en los sueños”.

Este fonograma tiene una sonoridad diferente y esos detalles distintos son también parte de cómo Cimafunk, desde las letras de las canciones, capta el entorno que lo rodea. “Todas las sensaciones y el escenario que uno tiene en la mente es nuevo a causa de la COVID-19. Por eso, me tomé la libertad de escribir lo que me saliera en el momento, de arriesgarme un poco más, escribir otro tipo de textos y colaborar con gente que nunca pensé hacerlo”.

“Es un experimento; uno muy orgánico. Mi hermano Jack Splash y yo dejamos que la música fuera hacia donde quería ir, y nosotros la seguimos. Las colaboraciones en el álbum surgieron de forma natural a través de la amistad, la admiración y la sinergia real”, aseguró el músico en unas palabras a la prensa.

Según Splash, el resultado del álbum de 13 temas es “intrépido”, y subraya que el enfoque que él y Cimafunk han dado a la música “rompe muchos límites musicales”.

“Nunca antes había colaborado con gente a la que le descargo tanto. Este disco y su resultado es un nutriente que me salva; me puso la mente en la creatividad, en la música y en los sueños”.

“Cimafunk y yo estamos profundamente dedicados al funk, pero también nos gusta mucho el afrobeat, el soul clásico, el hip hop, el dancehall y, por supuesto, todos los diferentes e increíbles estilos de la música tradicional cubana. Nuestro principal objetivo, al iniciar este proyecto, era mezclar todo lo que nos gustaba en una nueva versión futurista de lo que podría ser la música afrocubana. Sin reglas, sin límites… solo mucho amor, funk y diversión”, dijo Splash.

Erick Iglesias Rodríguez, vocalista, compositor y productor, se ha nutrido de la obra de los cubanos Benny Moré, Bola de Nieve y Juan Formell, y de los estadounidenses James Brown, George Clinton, Prince, Al Green y Bill Withers. Inició su carrera en solitario a finales del año 2016, bajo el nombre artístico de Cimafunk, una combinación de los vocablos cimarrón y funk, la música que le gusta.

Obtuvo el primer lugar en el concurso Primera Base del Festival Havana World Music 2018; el Gran Premio Cuerda Viva 2018 en la categoría Agrupación Novel y nominado en la categoría de Funk; nominado a los Premios Cubadisco 2018 en la categoría Mejor Álbum de Música Fusión y nominado a los Premios Lucas en las categorías de Mejor Video Fusión, Mejor Video Artista Novel y Video más Popular del Año con el video clip del tema “Me voy”, con el que inició la promoción de su primer fonograma Terapia.

Su popularidad trascendió a Cuba, Estados Unidos y Europa. Ojalá y esos públicos con esta nueva propuesta también se alimenten de funk y de buena música cubana.

1