El arte de doblar madera

Thalía Fuentes Puebla
3/10/2018

El Instituto Superior de Diseño acogió durante la semana pasada el primer taller de intercambio de experiencias entre Cuba y Suecia. Ya los artesanos en la Isla cuentan con una nueva técnica de creación artística, así que ¡a doblar la madera!


El taller se realizó en el Instituto Superior de Diseño. Fotos: Ariel Cecilio Lemus
 

La técnica, pese a la complejidad que conlleva a primera instancia, fue aprendida con resultados satisfactorios para los 30 participantes; una experiencia singular para la transferencia tecnológica y de conocimientos, dirigida a diseñadores y artesanos cubanos que trabajan el mueble de madera.

Raíces del proyecto

La idea de realizar este taller formó parte de los objetivos expresados en la Carta de Intención firmada en octubre de 2017, durante la Semana de la Cultura Sueca en Cuba, entre el Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC) y la Universidad de Linköping de este país.

El objetivo inicial era contribuir a la creación de nuevas capacidades en los artesanos cubanos y difundir espacios de interacción que estimulen el acto creativo a nivel de comunidad, con impacto en el desarrollo local y en la economía del país, pues doblar la madera disminuye de manera considerable los gastos de materiales.

Durante FIART 2017 el profesor Ulf Brunne, director de Estudios de Malmstens, Universidad Sueca de Linköpings, impartió varias conferencias e intercambió con diseñadores, artesanos y directivos de instituciones como la Universidad de las Artes (ISA), el Instituto Superior de Diseño (ISDI) y del FCBC, para coordinar un grupo de proyectos, que ya se encuentran en marcha entre esta casa de altos estudios y varias entidades cubanas.

En sus marcas, listos, a doblar…

En el taller se conformaron varios equipos de acuerdo con los intereses del ISDI, el ISA y el Fondo Cubano de Bienes Culturales, en donde participaron jóvenes profesores que están en la fase de adiestramiento, graduados de restauración y los artesanos que trabajan con el FCBC.

Los profesores suecos enseñaron tres técnicas fundamentales para doblar la madera: mediante calor; la laminación y las ranuras, siempre partiendo de las condiciones que existen en Cuba y de los instrumentos que se poseen. Por ejemplo, al no existir un vaporizador se sustituye por una olla de presión.


Los artesanos le dan forma a la madera doblada
 

“El taller consiste en la técnica del doblado de la madera, tanto laminada como en bruto. El proceso se realiza poniendo la madera enchapada una sobre otra y utilizando el vapor, además de otras técnicas que tienen los profesores suecos. Doblar la madera propicia que haya un ahorro considerable de este material”, comentó Eduardo Calderón Ley, del grupo de Creación Artística de Artesanías Calderón de Matanzas.

Por su parte, Javier León, profesor del taller de restauración de muebles del ISA, habló de lo interesante e instructivo que resultó el curso porque les dio la capacidad de aprender el doblado por los diferentes métodos que existen.

“Nos ha facilitado un conocimiento de alto nivel profesional para que en un futuro podamos hacer mejores trabajos con mucha más calidad. El profesorado ha sido de excelencia”, enfatizó León.

En cuanto a la forma de doblar, explicó: “Primero se hace un molde con el diseño que uno quiere lograr y se sacan las medidas, las proporciones y la resistencia. Cuando se tiene la idea de cómo se quiere la pieza y donde son sus puntos estratégicos de fuerza y debilidades se comienzan a hacer los moldes. Es un trabajo que tiene que ser muy rápido porque si es al vapor; se necesita fuerza y precisión”.

Según el profesor sueco Ulf Brunne, con talleres como estos se transmiten conocimientos, no solo hacia Cuba, porque es un intercambio en ambos sentidos. “La madera en este país es mucho más húmeda, hay que ponerla a secar durante algún tiempo para lograr doblarla y fue un reto trabajarla”.

También habló del regocijo que sentía por el ambiente de trabajo que se creó en el taller y del interés que tenían más allá de que los participantes aprendan las técnicas; que las puedan expandir a los demás artistas, que quieran o necesite realizar este trabajo.

Métodos para doblar la madera

El primer método de doblado enseñado fue mediante la cámara de vapor; aunque en Cuba se mostró la técnica de una forma original: se realizó con una olla de vapor o como se le conoce popularmente “olla reina”.


Cámara de vapor casera, con un tubo y olla de presión
 

La cámara de vapor puede ser una caja de madera construida para sostener la madera que se doblará, o una pieza de PVC o cualquier otro tipo de tubo. La caja debe tener un agujero por el cual pueda ingresar el vapor y un agujero de salida para que la presión del vapor no haga que la caja explote.

Primeramente, se enciende la fuente de calor y se coloca la madera dentro de la cámara. Por lo general, la madera debe calentarse una hora por cada 2,5 cm (1 pulgada) de grosor. Después de haber transcurrido un tiempo apropiado, retira la madera de la cámara y coloca en un molde previamente confeccionado. Luego, se dobla con mucho cuidado, pensando en las características del tipo de madera y teniendo cuidado de no romperla.

Otro de los métodos es mediante la laminación. En un inicio se corta la primera lámina de madera asegurando de que sea un poco más larga que la medida final que necesitas. Después se cortan las piezas en un borde de grano recto, y con pegamento se unen todas las láminas, y se van doblando a la misma vez.

Se debe colocar la madera en el molde lo más pronto posible, antes de que el pegamento se seque, cubrirlo con otra pieza de madera con pegamento y después repite este proceso hasta lograr el grosor deseado. Cuando el pegamento esté seco, se cortan los extremos hasta la medida deseada.


El último método se realiza mediante ranuras
 

El último método se realiza mediante ranuras. Se cortan muestras que midan 2/3 del grosor de la madera. Las ranuras deben ubicarse dentro de la curvatura que tratas de formar, sin llegar a ser muy profundas y asegurando un espacio uniforme entre ellas. Luego se comprime los extremos de la madera para juntar los espacios creados por las incisiones y posteriormente se cubre la parte exterior de la madera con un enchapado o una lámina. Esto no solo fijará el doblado, también ocultará los cortes que se realizaron durante el proceso.

Todos los artistas que participaron en el taller presentarán las obras terminadas en La Feria FIHAV 2018, en donde también participarán los profesores suecos.