El secuestro de Pepe Biondi en La Habana

Leonardo Depestre Catony
12/9/2018

El cómico argentino Pepe Biondi fue uno de los artistas de televisión más populares de Cuba en la década del 50. Desde finales de la década anterior había estado en La Habana participando en un programa radial y en un espectáculo de variedades, solo que entonces configuraba un dúo de cómicos conocido por Dick y Biondi. Dick se nombraba en realidad Bernardo Zalman Ver Dvorkin, y era un inmigrante ruso con el que Biondi trabajó por más de 20 años.


Foto: Internet
 

Después trabajaría en solitario, y seguramente son muchas las personas que aún recuerdan a Pepe Biondi en sus actuaciones para la televisión cubana, donde tenía un programa semanal por el canal CMQ, el de mayor teleaudiencia en el país, lo cual garantizaba al artista, que además era muy bueno en su género, una popularidad enorme.

Lo que es probable desconozcan muchos es que Biondi fue objeto de un secuestro en La Habana por un comando del Movimiento Revolucionario 26 de Julio el 4 de septiembre de 1958, fecha que el Movimiento de Resistencia Cívica había declarado “Día de Resistencia Absoluta” y la población debía retraerse de asistir a espectáculos públicos convocados por el régimen.

El 4 de septiembre era día de celebración para el presidente Fulgencio Batista, porque en igual fecha, pero de 1933, un movimiento entonces revolucionario del cual él formó parte y después se hizo cabecilla, lo llevó prontamente a trocar los grados de sargento taquígrafo por los de coronel y hombre fuerte de Cuba. Batista era presidente golpista desde el 10 de marzo de 1952, pero ni él ni sus seguidores dejaban de festejar la fecha que marcó su irrupción en el escenario político nacional.

A inicios de aquel 1958, el 23 de febrero, otro comando del 26 de Julio había secuestrado al as del volante y también argentino Juan Manuel Fangio. El suceso tuvo repercusión internacional y podía intentarse nuevamente un golpe de efecto similar. El propósito ahora era secuestrar al actor Enrique Santisteban y al cómico Pepe Biondi, porque tanto uno como el otro debían aparecer en la programación nocturna en vivo y la ausencia de ambos, aun cuando los personeros del gobierno inventaran alguna excusa, llamaría la atención de los televidentes y haría suponer que algo extraño sucedía en fecha tan marcada.

El secuestro de Enrique Santisteban se frustró porque el actor había salido ya de su casa cuando se personaron por él. Pero quedaba en pie el de Biondi, interceptado en la calle y conminado a subir a un auto cuando se dirigía con su valet (que llevaba la ropa para la actuación) hacia los estudios de televisión en el edificio FOCSA del Vedado. Por cierto, Biondi lo tomó al inicio como una broma, y solo al percatarse de la presencia de una pistola dijo humorísticamente: “Bueno, eso es más convincente”. Entonces se dejó conducir. Y colaboró. Al asistente se le dejó ir algunas cuadras más adelante, en tanto Biondi era llevado a la iglesia de El Cano, en Arroyo Arenas, cuyo sacerdote colaboraba con el Movimiento 26 de Julio.

Todo transcurrió sin contratiempos y al día siguiente Biondi fue entregado en la embajada argentina. La ausencia del cómico en el programa El show de Pepe Biondi se explicó “por una repentina indisposición del artista”. Biondi fue sometido a fuerte interrogatorio en la estación de policía, donde no obtuvieron de él ninguna pista para la identificación de los secuestradores. No obstante, se le advirtió severamente con estas palabras: “Continúe diciendo que estaba enfermo”. De ahí pues, que nada se supo en su momento y hoy la interesante historia está casi olvidada.

Nacido en Buenos Aires en 1909 e hijo de inmigrantes napolitanos humildes, José Biondi se inició como acróbata de circo e incursionó además como payaso, todo con escaso éxito. La suerte cambió al formar dúo con Dick. Incorporaron entonces nuevos números y se presentaron en los casinos, clubes y cabarés de América Latina y de España. El éxito fue grande.

Ya en solitario, en 1961 Biondi debutó en directo con un nuevo programa, Viendo a Biondi, que batió récords de teleaudiencia en su natal Argentina, donde murió el 4 de octubre de 1975.