Escuela de escritores

Mairyn Arteaga Díaz
24/9/2019

Terminó el V Encuentro Hispanoamericano de Escritores en Santa Clara y la experiencia, una vez más, ha mostrado lo provechoso de un certamen que reúne a exponentes de las letras en España y América Latina, incluida Cuba, y propicia el intercambio, el debate, la retroalimentación. Esta vez, en torno al panorama de la literatura infantil y juvenil. Pero hubo mucho más en los cuatro días que duró la cita.

Antes de comenzar el evento, Elizabeth Casanova Castillo, joven poetisa y miembro de su Comité Organizador, vaticinaba que este sería una especie de escuela. Venta de libros, donaciones a centros escolares y lectura de textos se contemplaban en el programa; y también paneles en torno a temas como la promoción de la literatura infantil frente a la hegemonía digital, la censura dentro de la literatura infantil y juvenil, y finalmente la vanguardia en la literatura infantil y juvenil de cara al mercado: los asistentes recibieron sendas clases magistrales que confirmaron lo augurado por Casanova Castillo.

Auspiciado por la Asociación Hermanos Saiz (AHS) villaclareña, el V Encuentro de Escritores aunó a nombres consagrados como los españoles Gonzalo Moure (Premio Cervantes Chico 2017) o Mónica Rodríguez (Premio Cervantes Chico 2018); la cubana Mildre Hernández (Premio Casa de las Américas 2015) y la lista proseguía con María Isabel Brenes, Irene Delgado, Luz Dary Hemelberg y Lorenza Estandía, procedentes de Costa Rica, Panamá, Colombia y México, respectivamente; mientras que por Cuba asistieron Yunier Riquenes, Eldys Baratute, Enrique Pérez Díaz, Elaine Vilar y los lugareños Leidy González Amador, Yandrey Lay, Déborah García, Yamil Díaz Gómez y Sergio García Zamora, por solo mencionar algunos. A Luis Cabrera Delgado, autor reconocido dentro de las letras infantiles, se le dedicó especialmente el foro.

Eldys Baratute, reconocido escritor para niños de la provincia de Guantánamo.
Fotos: Arelys María Echevarría Rodríguez

***

Estandía es una editora independiente del territorio azteca que se proyecta como agente literaria de autores coterráneos. Durante más de tres décadas estuvo vinculada al mundo editorial, el trabajo más largo, 14 años y medio en Grupo Norma, de gran reconocimiento internacional; y llegó a Santa Clara invitada, precisamente por Luis Cabrera Delgado. Las impresiones de su primera vez en Cuba han sido gratas, muchas de ellas gracias al Encuentro Hispanoamericano de Escritores.

Al frente Luis Cabrera Delgado, escritor de literatura infantil y juvenil, a quien se dedicó el evento.

Ha sido, dice Lorenza: “un intercambio fantástico porque no solamente nos ha permitido presentar las experiencias de nuestros países, sino que a través de las mesas de debates pudimos compartir las vivencias de España, Costa Rica, Panamá, Colombia, Cuba y de mi Patria; y esta manera de ver el entorno internacional ha sido una oportunidad de reflexión, de hacer preguntas y de disertar en torno a ellas, que abren nuevas interrogantes y nuevos horizontes; y también, ha sido la oportunidad magnífica de conocer a autores cubanos, a personas muy jóvenes que intentan abrirse camino dentro de la literatura”.

A Lorenza Estandía, editora independiente Mexicana, la cita le ha sido provechosa para descubrir nuevos autores.

Estoy sorprendida de ver toda esta pasión que percibo en la Isla por las letras, continúa Lorenza, “por la poesía… hay muchísimos muchachos jóvenes que buscan su desarrollo como poetas y este es un género que, por ejemplo, en mi tierra existe, hay efectivamente autores poetas, pero no está tan permeado el gusto y el disfrute por leer y escuchar poemas. Percibí, además, que en Santa Clara hay todo un despliegue artístico: en el mismo encuentro hubo literatura, pintura, música, narración oral, mesas de debate, cine. Ha sido muy versátil, muy dinámico”.

Para Idiel García, bardo y escritor de los dominios anfitriones ha sido, igualmente, el punto de reconocimiento de varios mundos, por así decirlo, donde los autores locales expanden sus posibilidades y ven qué hay más allá de sus fronteras, y donde los escritores foráneos pueden descubrir Cuba, Santa Clara, lo que en materia de escritura se hace aquí. Enriquecedor, si se quiere, es una buena palabra para definir el fenómeno.

Para Idiel García el V Encuentro Hispanoamericano de Escritores ha sido una oportunidad de intercambios.

***

Habla Gonzalo Moure a los presentes en la sede de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) de la ciudad capital de Villa Clara. El tema de hoy ha girado en torno a la censura en las letras infantiles y Gonzalo, el español que lleva bibliotecas a los niños sarahuíes, proyecta un argumento que engloba ese particular magistralmente: “la censura es un reconocimiento de la potencia de la literatura”.

Gonzalo Moure, escritor español para quien la literatura se erige como el gran invento de los hombres.

Y eso, alega él mismo, “nos tiene que convocar a investigar más, a construir más. La literatura es más profunda y más influyente que los medios digitales, aunque se crea lo contrario. Es revolucionaria,superadora, es el laboratorio del hombre y juega un papel decisivo en la mejora de las sociedades”. Sigue siendo, sentencia Gonzalo, “el invento más sorprendente del ser humano”.

Por la literatura se ha vestido Santa Clara en cuatro días de beneficios recíprocos, de miradas compartidas y de enseñanzas disponibles no solo para escritores sino para todo aquel que decidió parar su ruta y acercarse a beber del evento. Un encuentro también para los lectores, los que disfrutan a la escucha de quien lee.

Volverá septiembre y con él Santa Clara se pintará de letras, tal como ahora, y la escuela crecerá en prestigio y propondrá clases nuevas. Clases que también imparten vida.

Tomado de ACN