Fátima Patterson: 50 años en el teatro


8/8/2019

La actriz, dramaturga y directora santiaguera Fátima Patterson Patterson, con casi 50 años en el teatro, y quien a estas alturas de su vida se licenció en julio en Artes Teatrales, en la Filial de Santiago de Cuba de la Universidad de las Artes (ISA), considera la actuación como el propio acto de respirar.

 
Actriz, dramaturga y directora santiaguera Fátima Patterson. Fotos: Miguel Rubiera
 

Ese título lo dedicó a su madre, mujer humilde que se ganó la vida en tiempos muy difíciles planchando y trabajando duro, expresó visiblemente emocionada la directora del grupo de teatro Estudio Macubá, con 28 años de fundado y un sólido prestigio en esa manifestación en el país.

 ¿Y por qué esperar tanto tiempo?, se preguntarán —dijo ella—, y es que en varias ocasiones intentó ingresar en la educación superior, bien en la carrera de Filología o en la de Estudios Socioculturales, pero contratiempos, compromisos de trabajo y situaciones personales le impidieron hacer realidad su sueño y ahora lo logró con el reconocimiento de Título de Oro.

Ella no concibe un artista que no estudie, ya que el conocimiento es vital para el éxito de la carrera.

Nacida en 1951 en la barriada de Los Hoyos, no se imagina haciendo otra cosa, lejos de los escenarios, ese mundo al que le ha dedicado prácticamente su vida entera.

Por eso en cada obra que pone sobre las tablas refleja a la mujer defensora de las tradiciones artísticas de la Isla y la influencia de las expresiones culturales de África en el panorama cubano, haciendo honor a sus ancestros.

Tiempo e intenso trabajo le ha dedicado a las nuevas generaciones, esfuerzo que ve premiado hoy en el éxito de muchos que formó, para su satisfacción.

La Sala Estudio Macubá, en la calle Santo Tomás y cercana al Tivolí, es su segunda casa, donde hay un equipo de actores, luminotécnicos, vestuaristas, escenógrafos y otros muy unidos, como una verdadera familia.

Cada uno ha aportado su granito de arena a reconocimientos como el Gran Premio del concurso de diseño escénico Rubén Vigó, en el 2018, auspiciado por la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, con la obra Caballas, montaje inspirado en la serie de pinturas “Sueño de caballas”, del escultor y pintor santiaguero Alberto Lescay.

 Nacida en 1951 en la barriada de Los Hoyos, Fátima Patterson no se imagina lejos de los escenarios,
ese mundo al que le ha dedicado prácticamente su vida entera.

 

A la habitual peña de su colectivo, espacio consolidado por muchos años, acuden teatristas, cantantes, grupos danzarios; se escuchan historias y se disfruta de la cultura y el arte.

Hay días dedicados a la música, al arte joven, a la diversidad sexual, al teatro, la danza y a la tercera edad; al tiempo que se proyectan hacia la comunidad en museos, escuelas y el barrio, trabajan con los niños y les imparten talleres de teatro.

La voz clara y precisa de Fátima Patterson se escucha en cuanta reunión, evento y congreso debate sobre cultura, y siempre se alza, sin titubeos ni rodeos, para denunciar la mediocridad y la chabacanería en la manera de hacer de algunos.

Son muchos en verdad los premios recibidos por Estudio Macubá en el orden colectivo, pero en lo individual también son numerosos para Fátima Patterson: Premio Nacional de Teatro 2017, Premio Maestro de Juventudes, otorgado por la Asociación Hermanos Saíz, la Distinción por la Cultura Nacional, el Premio Villanueva de la Crítica y el Premio Iberoamericano a las mujeres creadoras (estos dos últimos en el 2004), la Placa José María Heredia y la Distinción Raúl Gómez García.

Países como Colombia, Ecuador, Guyana, Brasil, Venezuela e Inglaterra han disfrutado del arte de esta agrupación santiaguera, dirigida desde su fundación por la apasionada dramaturga, quien aseguró que sus éxitos profesionales los debe al sistema cubano ya que ella, mujer, humilde y negra, jamás los hubiera alcanzado antes del triunfo del 1ro. de enero. Por eso Fátima defiende la Revolución desde la trinchera del arte.

 

ACN