Fomento: el teatro se multiplica

Miguel Ángel Amado González
13/3/2020

Pocos días nos separan de la clausura del Festival Olga Alonso, en Fomento, Sancti Spíritus. Interminable se hace el eco de quienes participaron en esa 31ra. edición. Agrupaciones de casi toda la Isla exhibieron sus más recientes puestas en escena ante los pobladores de un sitio emblemático —y pudiera también decirse mítico—, el cual ha sido testigo, año tras año, de esa misteriosa pasión que es hacer teatro.

 Teatro Garabato protagonizó la gala inaugural en el parque de la localidad.
Fotos: Manuel Enrique Lara/Escambray

 

La amplia mixtura de posibilidades artísticas fue el convite en calles, parques, centros educativos y otras zonas comunitarias. Varias fueron las agrupaciones que tuvieron su espacio en la muestra de la nueva escena amateur cubana, en la cual resaltó una fuerte representación de estudiantes universitarios. En la selección nacional destacaron Atrios Teatro, Juglar del Cisne, Teatro del Retorno, Alarcos Teatro, Titirimundo, Nómadas Teatro, Visados, Té-atro, Sueño de Crystal, Cenital Teatro, Paréntesis, Retazos, La Andariega, La CorniZa y Punto de Giro.

Si de evadir fronteras geopolíticas se tratase, el Olga Alonso (con el apoyo de la Asociación Internacional de Teatro Amateur, AITA) se ubicó este año entre los eventos que pretenden extender sus convocatorias más allá de límites aparentes. Quizás la vieja enseñanza de que el teatro no se divide sino que se multiplica es hoy una de las máximas sobre las que erigen sus distintas prácticas escénicas. De ahí que la recién concluida edición acogió artistas de Colombia, México, Italia, Portugal y Alemania.

En la página oficial de la AITA-Cuba pueden leerse las principales proyecciones de la joven embajada cultural: fomentar el arte dramático de todos los grupos teatrales del mundo dedicados, sin remuneración, a fines artísticos y culturales; promover mediante contactos y relaciones internacionales permanentes aquellas actividades comunes de sus miembros; coordinar las acciones de sus miembros en su propósito de enriquecer la experiencia humana y educar a través del teatro; facilitar intercambios internacionales entre todos los grupos pertenecientes al teatro amateur. Puede decirse que la AITA es cultivadora, en definitiva, de una meritoria labor para el desarrollo cultural de las naciones.

Prestigiaron esta fiesta del arte de las tablas personalidades como el señor Cheikh Okbaoui, director y presidente del Instituto Internacional de Teatro (ITI) de la UNESCO-Argelia; Frank Grünert, representante de la AITA-Alemania; así como Yojana Jautzin Pupuri Melchor Campos, funcionaria de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México. El señor Okbaoui, por ejemplo, abrió nuevas brechas para futuras colaboraciones culturales con su país, además de posibilitar que se estrecharan lazos con organizadores de otros festivales internacionales.

Volvió a ser palpable el resultado logrado gracias a la unidad entre el sistema nacional de Casas de Cultura y las diferentes organizaciones políticas y de masas de ese territorio espirituano; mas resultó incondicional la mano amiga de organizaciones mundiales como estas, en aras de reconocer la labor artística de quienes producen un arte sincero y alejado de fines lucrativos.

 Las ferias de artesanía y la exposición de títeres tuvieron buena acogida del público.
 

Del 4 al 8 de marzo el centro del país pudo gozar de unos de sus eventos más distintivos. Para los públicos de Fomento —y de Cuba toda— se hizo el Olga Alonso.