Sábado y domingo fueron los días en que la calle Galiano se vistió de fiesta como parte del Festival San Remo. Decenas de proyectos confluyeron en la avenida, y, aunque diversos, todos tuvieron el propósito de privilegiar la oferta nacional.

“La feria visibiliza el producto nuestro, hace que se potencie y que las personas aprendan a amar lo suyo. Ello contribuye a apreciar la calidad de un fruto hecho a mano, en donde cada pieza resulta única. Es un trabajo que se hace con el corazón”, explicó Yara Vaillant, directora del proyecto Armonía.

“Danza con todo constituye una tienda online de artículos especializados y utilitarios para el deporte y la danza”.

Para Sandra Rivero Reyes la muestra de Galiano ha sido una oportunidad para exhibir sus ofertas y servicios, los cuales unen el arte danzario y el deporte. “Danza con todo constituye una tienda online de artículos especializados y utilitarios para el deporte y la danza. Básicamente está sustentado en una línea textil y terapéutica”,refirió la líder del emprendimiento.

“Fomentamos la cultura, el bioequilibrio y el orgullo de ser bailarín. Los artículos que se comercializan pueden ser tanto funcionales como complementarios, asociados a ambas temáticas. Siempre pienso en la innovación a partir de las necesidades físicas de los clientes”, dijo Rivero.

Por su parte, proyectos como Al Stilo de Yake pusieron a flor de piel la sensibilidad del público capitalino. Aunque su labor en la feria fue diversa, Yaquelín Hernández comentó algunos de los quehaceres. “Dentro de los servicios de peluquería vamos dos o tres veces al año a los hospitales oncológicos. A los médicos y las enfermeras le ofrecemos servicio gratuito. A las madres muchas veces las llevamos a la peluquería y les ofrecemos arreglos sin ningún costo. A las quinceañeras les tratamos de hacer pelucas naturales y se las entregamos también en el oncológico”, expresó quien hace esta labor por más de 15 años.

“La venta de juguetes didácticos y originales, la exhibición de productos para el cuidado de la piel y la defensa de la cultura afrocubana fueron otras de las ofertas”.

Estas no resultaron las únicas propuestas de la feria en Galiano. Hubo emprendimientos muy bien intencionados con el fin de educar sobre una cultura alimenticia saludable, a partir de la confección de jugos totalmente naturales. La venta de juguetes didácticos y originales, la exhibición de productos para el cuidado de la piel y la defensa de la cultura afrocubana fueron otras de las ofertas.

“Más allá de conocer la práctica de la cultura afro, los propios cubanos tienen demandas de tales servicios”.

“Nosotros empezamos a comercializar productos enfocados en la estética afro. Tenemos diversidad de opciones, desde aceites, cremas para peinar, accesorios para combinar con la cultura afro, y otros”, expuso Betsi Báez, trabajadora del proyecto Beyond Roots. “En la actualidad somos una MYPIME y un proyecto de desarrollo local que agrupa a 25 trabajadores. Más allá de conocer la práctica de la cultura afro, los propios cubanos tienen demandas de tales servicios”, argumentó.

“La feria deviene oportunidad para crear alianzas, no únicamente un espacio para vender”, manifestó Sandra Rivero.

“La pandemia tuvo cosas negativas, pero fue un momento en el que se desató la creatividad de las personas”

“Este espacio resultó muy propicio para muchos. La pandemia tuvo cosas negativas, pero fue un momento en el que se desató la creatividad de las personas. Demostró que puertas adentro hay una serie de recursos que se pueden aprovechar y rehacer. Significó el valor de lo cubano”, concluyó Yara Vaillant.