La Edad de Oro es hoy más leída

Manuel Valdés Paz
15/2/2019

La trascendencia de La Edad de Oro, obra cumbre de la literatura infantil de José Martí, y la actualidad de sus enseñanzas, que han resistido el paso del tiempo, quedaron evidenciadas en el panel por el aniversario 130 de su publicación, efectuado en el Centro de Estudios Martianos (CEM), de la capital cubana.

Ejemplar de la revista La Edad de Oro, edición bilingüe, de José Martí, presentado en el
Centro de Estudios Martianos (CEM), como parte de las actividades de la XXVIII edición de la
Feria Internacional del Libro de La Habana (FILH). Fotos: Modesto Gutiérrez Cabo

 

El proyecto que nació como una revista infantil, dirigida a los niños de América, en julio de 1889, durante la estancia del Héroe Nacional en Nueva York para preparar la guerra necesaria, se ha convertido en uno de los libros más leídos por diferentes públicos y nacionalidades, y sigue siendo traducido y editado en otros idiomas y países.

En la apertura del panel, la doctora Ana Sánchez Collazo, directora del CEM, dijo que el tiempo que nos separa de la primera salida de la revista, en sus cuadernillos con portadas azules, resulta enorme comparado con el mundo de hoy, colmado de los efectos de las nuevas tecnologías de la informática.

“Por escribir para niños, precisó, Martí estaba muy pendiente de la carga de futuridad que debía tener La Edad de Oro, por lo que los asuntos tratados suelen proyectarse hacia la problemática del futuro, de ahí la permanente vigencia de sus textos.

“A la vez que cumplen las funciones de entretener y ofrecer información, abundó, tienen por función principal la formativa, afianzada en valores humanos perennes, que reafirman su universalidad, más allá de circunstancias de épocas o geografías y, por eso, hoy resultan también vigentes en traducciones a lenguas muy diversas”.

Sánchez Collazo afirmó que aunque se dedica especialmente a los niños, se inserta, polémicamente muchas veces, en la literatura más rica y renovadora de su época por la manera de enfrentar las temáticas que aborda y la utilización brillante, funcional y creativa del idioma, que lo sitúa a la vanguardia del llamado modernismo hispanoamericano.

Puntualizó que la revista se insertó en un ambicioso proyecto cultural que para América Latina sustentaba Martí, como vehículo de conocimiento dialéctico, reafirmación ética y disfrute estético por excelencia, el cual está aún por cumplirse, y por eso sus páginas permanecen como un desafío impostergable que debemos asumir.

La Dra. Ana Sánchez Collazo, directora del Centro de Estudios Martianos (CEM), interviene durante la
presentación de la revista La Edad de Oro, edición bilingüe, de José Martí, como parte de las actividades
de la XXVIII edición de la Feria Internacional del Libro de La Habana (FILH).

 

Ante esta realidad, alertó la directora del CEM, en cualquier acercamiento a La Edad de Oro, investigativo, propagador o de simple placer, no se debe olvidar que la gran carga creativa que Martí puso en ella demanda de sus lectores de hoy desterrar los procedimientos rutinarios, esquemáticos y burocráticos, y cualquier aproximación a ella demandará poner en juego la capacidad creativa para mantenerla viva.

El panel, que estuvo integrado por los investigadores Caridad Atencio Mendoza, Mayra Beatriz Martínez y David Leyva González, profundizó en aspectos específicos del contenido de cada uno de los cuatro números de la revista que logró publicar Martí y conforman un texto único, reconocido internacionalmente.

“Tres héroes”, “Dos milagros”, “Meñique”, “La historia del hombre contada por sus casas”, “Los dos príncipes”, “Nené traviesa”, “La exposición de París”, “El camarón encantado“, “Los zapaticos de rosa”, “La muñeca negra”, “Los dos ruiseñores” conforman, entre otros, páginas inolvidables a las que suelen volver niños, jóvenes y adultos.

Caridad Atencio afirmó que las narraciones de La Edad de Oro son piezas maestras que sobresalen por la calidad y claridad de lo que exponen, y por eso son bien recibidas por todos, los más pequeños, pero también los mayores.

Para David Leyva resulta significativa la manera precisa y clara con que Martí logra describir la obra de grandes maestros de la plástica como Miguel Ángel, Leonardo da Vinci, Rafael y Tiziano, lo cual contribuye a interpretar y apreciar mejor sus obras.

En tanto, Mayra Beatriz Martínez destacó cómo el Maestro hace un retrato exacto de la Exposición Universal de París, tan detallado y realista que parece fue visitada por el autor y no hecha por el catálogo de la feria.

La celebración del aniversario 130 de La Edad de Oro incluyó la presentación de la edición bilingüe, en inglés y español, de los cuatro números de la revista, así como de las obras Yo conocí a Martí, de Carmen Suárez León, y José Martí: la educación como formación humana, de María Caridad Pacheco.

El encuentro conmemorativo se desarrolló como parte del Coloquio Martiano, comprendido en el programa preparado por el CEM con motivo de la Feria Internacional del Libro, y que incluyó también el panel Bibliotecas comunitarias, nuevos desafíos y presentaciones de libros de temática martiana. (ACN)