La Jiribilla dedica este espacio a la celebración por el Centenario de José Lezama Lima. Cada semana sumaremos páginas relacionadas con su obra —poesía, ensayo, narrativa, periodismo…—, y desde luego, publicaremos textos suyos, algunos poco conocidos o inéditos. [+]

 

Centenario de José Lezama Lima
Contáctenos
Add. Favoritos
Página de inicio
Entrevista con Antonio Canet
Lezama brillaba como artista
Fabiola Mora y Víctor Fowler • La Habana
“Él era muy jovial con los demás, receptivo, no estaba en una torre de marfil, todo el que se acercaba aquí era recibido y conversaba con cualquiera; vino un estudiante de la Universidad y lo trató atentamente, después venía uno varias veces más. Era muy cubano al abrirle las puertas a cualquiera.”
Entrevista con Fayad Jamís
Los gestos de Lezama revelaban mucho su personalidad
Fabiola Mora y Víctor Fowler • La Habana
“Siempre estaba con una guayabera impecable, o en traje, era elegante, siempre salía a relucir la cubanía, en lo histórico y en lo cultural aún cuando se refería a algún tema extraño, siempre lo mezclaba con algo cubano, siempre lo comparaba con lo cubano...”
Entrevista con Cintio Vitier y Fina García Marruz
Esa amistad que duró 40 años no ha terminado
Fabiola Mora y Víctor Fowler • La Habana
“Lezama fue conmigo de una gentileza muy grande, siempre tuvo hacia la mujer una actitud muy caballerosa. Lo único que a él le molestaba era la vulgaridad, la deslealtad y la inconsecuencia en la conducta. Esas tres cosas lo irritaban mucho, y era entonces capaz de tener una frase cáustica; pero, por lo general, su trato con las personas que consideraba de su propia familia era en extremo gentil...”
Entrevista con Harold Gramatges
Hablar de Lezama Lima supone un reto
Fabiola Mora y Víctor Fowler • La Habana
“Lo siento como el más grande viajador ―no viajante, ni viajero―, sino viajador; es decir, el hombre con una imaginación capaz de recorrer todos los rincones del planeta desde el punto de vista físico objetivo, con todo lo que hay en cada uno de esos rincones y qué hay detrás de cada rincón, históricamente hablando; como ya mencioné, todo lo que supone historia, todo lo que supone filosofía, todo lo que supone imaginación, fabulación. Estoy seguro de que pocas personas sobre la Tierra han tenido una información total como la de Lezama”.
Entrevista con Roberto Friol
Lezama Lima: Una pupila enorme
Fabiola Mora y Víctor Fowler • La Habana
“La primera impresión que tengo de Lezama, cuando lo vi en el Lyceum, es una personalidad imponente que me dio miedo. Confieso que hubo una época en que le tuve miedo. Algunas personas me habían hablado de él. Cintio no, que lo quería mucho. Otras personas me habían hablado de Lezama diciendo que tenía un carácter huraño; pero al mismo tiempo que veía algo que no le gustaba, daba respuestas ríspidas; y a alguien a quien no veía claro, claro en el sentido intelectual, se le acercaba; trataba de quitárselo con educación, pero que la otra persona sintiera que no deseaba su cercanía”.
Lezama lúdico, un cubano querendón
Reynaldo González • La Habana
En la ensayística de José Lezama Lima sorprende un tono persuasivo, para indicar complejidades que atrapan a un lector de aguda receptividad, pero con el riesgo de perder a otros, como quien reconoce que habla para elegidos. Buena parte de esos textos los dedicó a explicar su poesía, y a ellos deberá regresar el estudioso desde cualquier ángulo que la aborde.
Trocadero 162, la mítica casa en que vivió la mayor parte de su vida el intelectual cubano José Lezama Lima, fue declarada Monumento Nacional este domingo, justo cuando se conmemora el centenario de su natalicio.
Una fiesta innombrable
Para paladear y conservar en el recuerdo
Roberto Méndez Martínez • La Habana
Una fiesta innombrable es el libro que nunca dio a la luz Lezama, más aún, el que nunca compuso. Presentarlo hoy a los lectores es un acto de temeridad, una pirueta al borde del imposible. Unos apuntes en un mediodía de ocio en Trocadero, desatan una empresa a la que toma varias décadas ganar forma definitiva, he ahí un ejemplo perfecto de lo hipertélico: aquello que va más allá de su finalidad.
Refundación de la imagen
Virginia Alberdi • La Habana
Treinta artistas de diversas promociones, en su casi totalidad formados en el sistema de enseñanza artística fomentado sobre la base de la política cultural de la Revolución, respondieron a una convocatoria singular: honrar a José Lezama Lima en el centenario de su nacimiento.

exposición colectiva en Homenaje a José LEzama lima: Cantidades hechizadas

Memoria de Lezama
Miguel Barnet • La Habana
Según cambian las circunstancias históricas, la obra lezamiana adquiere un vuelo y una claridad cada vez mayores. Se torna más sencilla, si por sencilla entendemos madura, como expresó Antonio Machado. Se ha impuesto así su profunda cubanía. Lezama sintió un amor raigal por este país y, en especial, por La Habana, por su atmósfera y sus recovecos. [+]
Centenario de José Lezama Lima
Palabras en la peregrinación a su sepultura
Virgilio López Lemus • La Habana
Lezama nos decía que a la especie humana solo le es dado dejar como memoria un trazado con la uña sobre una roca. Somos nubes que pasan sobre el mármol, aliento efímero, Nada iluminada. Pero pocas veces Cuba se ha elevado tanto en la figura de uno de sus hijos.

GALERÍA DE IMÁGENEs: peregrinación a la sepultura de José Lezama Lima

En Lezama lo que hay, y esa tal vez sea su lección más viva para hoy, es la enseñanza de que sin la cultura no se puede vivir plenamente el mundo, porque es un desarrollo creativo del lenguaje que nos permite ejercer, no solamente la reinterpretación de todo, sino la vivencia del mundo a través de una imagen creada por el lenguaje.
Conversación con el catedrático francés Alain Sicard
“Lezama ha mantenido en un nivel muy alto la cultura”
Lezama forma parte de un combate dentro de la Revolución cubana, a favor de un concepto muy abierto de la literatura. No fue tan fácil para el joven proceso que triunfó en 1959, digerir un monstruo como él. Es un gran escritor idealista, católico, pero con una visión histórica al mismo tiempo. Considero que Lezama ha hecho mucho bien a la cultura cubana. No sé si es el Ángel de la jiribilla, pero es el ángel que le ha impedido osificarse dentro del eslogan poético fácil. Lezama ha mantenido en un nivel muy alto la cultura, lo mismo que ocurre con Martí.
Orígenes: por primera vez en edición facsimilar digital
Medalla Conmemorativa Centenario de José Lezama Lima
“Ofrenda de la historia, la poesía, la patria y la justicia”
inaugurado Coloquio Internacional Centenario de José Lezama Lima
La era Lezama, en su primera secularidad
A partir de la poesía: La era de Lezama
Nuria Grégori • La Habana
Para develar una tarja
Ricardo Luis Hernández Otero • La Habana
 
 
Para Lezama, un acto de justicia poética en su primera secularidad
Yinett Polanco • La Habana
En la apertura de la Casa Museo José Lezama Lima
Fina García Marruz • La Habana
Celebramos con gusto la reapertura del hoy llamado Museo Lezama, que quiso con Orígenes, en tiempos en que estaba de moda la teoría de las generaciones, ser una revista multinacional, en que fuera la aspiración de todos poder continuar ser de la generación de José Martí. Albricias entonces, palabra que le gustaba mucho recordar en todas las navidades. Cuando la revista, por motivos de todos conocidos, encontró su fin, no aspiró a una continuación ilimitada, ni se amargó, dijo sencillamente: “creo que cumplimos”. [+]
 
 
Lezama antes de Lezama
Roberto Méndez Martínez • La Habana
En un autor como Lezama, la memoria de la infancia no es simplemente el relato de una anécdota ya superada. Continuamente el escritor vuelve sobre ella, en Paradiso, en sus ensayos, conferencias y poemas. Es el tiempo del aprendizaje, cuando se absorbe por todos los poros una tradición familiar, una mirada extrañada de la realidad, un modo de relacionarse con lo desconocido. [+]
 
 
Los jadeos acompasados de Lezama que tantas veces he oído imitar, no los escuché en la calle Trocadero 162. No estoy entre la multitud de poetas de todas las edades que, ahora, cuando él ya está muerto y no puede desmentirlo, presumen de haber sido sus amigos o asiduos asaltantes de su intimidad. Nunca lo vi en persona y solo sé cómo fue físicamente por sus fotografías. En los años en que comencé a escribir, él era una suerte de demonio a exorcizar cuyos poemas no tenían el glamour del conversacionalismo en boga. Los comisarios literarios de la época lo tachaban de elitista y hermético, dos pecados capitales en el que los jóvenes revolucionarios no debíamos incurrir si deseábamos ser reconocidos, publicados y considerados políticamente correctos. [+]
 
 
Múltiples testimonios de admiración y amistad hacia el autor de Paradiso, recogen las páginas de este álbum de modesta factura que hoy atesora la Biblioteca Nacional José Martí como uno de los más atractivos documentos de su colección Lezama Lima. Con portada del pintor Lozano –uno de los artistas estrechamente vinculados al grupo de la revista Orígenes–, el Libro de amigos contiene mensajes, versos, dibujos e incluso recortes de publicaciones periódicas. La Jiribilla, en su edición semanal, publicará los textos de las cartas, dedicatorias, facsimilares, ilustraciones… de la compilación digital del Libro de amigos que como parte del agasajo lezamiano Ediciones Cubarte está preparando en formato multimedia. [+]


• DIBUJO DE MARIANO, 1966

• Palabras de reynaldo González

• carta de Reinaldo arenas

• DIBUJO DE antonia eiriz, 1966

• “De los discípulos” de antón arrufat

• mensaje de belkis  cuza malé, 1970

• Dibujo de antonia eiriz II, 1966

• agustín pí, (junio, 1965)

ESTRATOS, DE Octavio Smith (1965)

• Dibujo de Darío Mora (Agosto, 1970)

Pro Lezama los verdes, de mario Martínez Sobrino

 

Virgilio Piñera en el Libro de amigos de Lezama:

• poema: El telegrama (marzo de 1969)

• poema a Maria Luisa (marzo de 1972)

 

• Eliseo diego, (junio, 1965)

• Bella garcía Marruz (1965)

• JOSEFINA, ELISEO ALBERTO Y CONSTANTE DE DIEGO (1965)
 

Lichi diego:

Una calle de La Habana Vieja (1967)

La araña, la lechuza y el tiempo

Autógrafo     

 

 

• nota de Félix pita Rodríguez (septiembre de 1965)

• mensaje y dibujo de juan blanco (1965)

 

• “A Lezama” de Roberto Friol

Mariano (octubre de 1967)

 

• “Oriki para José Lezama Lima, de miguel barnet (junio de 1970)

 

• “José Lezama Lima” de José ángel valente

dibujo de antonio saura (1969)

 

• “Apunte de Praga: Calle Jan Neruda, de Ángel Augier (marzo de 1967)

 

• mensaje de José antonio portuondo (agosto 11, de 1965)

 
 
Lezama: Sus viejos amigos, los que siempre lo admiramos mantendremos siempre en nuestra fila. Ud es u verdadero maestro de poesía, de poetas a quien todos debemos muchas cosas, mucho misterio y humildad. Un abrazo de su amigo...
Fayad. La Habana, enero de 1966 [+]
 
 
Hace ahora cincuenta años apareció Dador. Considerado por algunos críticos como “un solo gran poema” es, sin lugar a duda, un libro de plenitud de la creación poética de José Lezama Lima, iniciada en 1939 con “Muerte de Narciso”. Una década después de la aparición de Dador el Instituto Cubano del Libro publicó Poesía Completa (Editorial Letras Cubanas, La Habana, 1970), tomo en el cual Dador precede un grupo de poemas dispersos escritos después de 1960. El autor de Aventuras sigilosas no publicaría en vida otro poemario. El póstumo Fragmentos a su imán (Editorial Letras Cubanas, La Habana, 1977) recoge sus últimos trabajos en la poesía. [+]
 
Lezama persona
Roberto Fernández Retamar • La Habana
En 1965 escribí el poema “Lezama persona” en el que traté de evocarlo a partir de detalles más bien cotidianos. Aludo allí, por ejemplo, a ocasiones en que salimos a cenar juntos. No obstante ser un hombre pobre, cuando cobraba acostumbraba convidar a sus amistades más cercanas a comer en algún restorán habanero. Con mi esposa y conmigo, como después se verá que lo recuerda en sus cartas, fue más de una vez a sitios donde vendían comidas chinas, en general bastante humildes y baratas, pero que él magnificaba y veía feéricamente. Sin embargo, lo curioso en Lezama es que supo vivir de modo feérico y tener, a un mismo tiempo, los pies afincados en la tierra. [+]
 
 
Deípara, paridora de Dios. Suave / la giba del engañado para ser / tuvo que aislar el trigo del ave, / el ave de la flor, no ser del querer. / El molino, Deípara, sea el que acabe / la malacrianza del ser que es el romper. / Retuércese la sombra, nadie alabe / la fealdad, giba o millón de su poder. / Oye: tú no quieres crear sin ser medida. / Inmóvil, dormida y despertada, oíste / espiga y sistro, el ángel que sonaba, / la nieve en el bosque extendida. / Eternidad en el costado sentiste pues dormías la estrella que gritaba. [+]

ESCUCHAR SONETOS A LA VIRGEN EN LA VOZ DE LEZAMA