El escritor cubano Rogelio Riverón ganó en 2020 el Premio Iberoamericano de Cuento Julio Cortázar por su relato “Polvo gris sobre los párpados”, una narración que muestra los rasgos de la prosa del intelectual cubano: la elegancia de narrar, la atmósfera que logra al convertir en un autor de renombre al personaje y asumir con habilidad el recurso hipertextual que deviene un justo equilibrio entre lo universal y lo local. Esos fueron los motivos por los que el jurado concedió el premio, y ahora el volumen es presentado en el marco de la Feria Internacional del Libro de La Habana.

“El concurso Julio Cortázar ha logrado mantener su vigencia durante casi 20 años, como una alternativa para que los narradores publiquen, especialmente los cubanos”.

Junto al cuento premiado, de la editorial Letras Cubanas, se incluye la primera mención otorgada a “El cartel bilingüe”, del cubano Félix Sánchez, “por el dominio narrativo de un texto que aborda con gracia e ingenio el complejo mundo de la política, bajo la forma de una parábola”, así como las menciones recibidas por “Un pájaro parado sobre un cable”, del uruguayo Horacio Cavallo; “Atravesar la noche”, de Rodolfo Luna Rodríguez, de México; “La gorda Toglietti”, de la argentina Marina Porcell; “El año del cerdo”, de Rubén Rodríguez, de Cuba, y “Manuscrito del herbolario”, del argentino Nelson Specchia.

Seguidamente se presentó Un pañuelo, de Karla Suárez, y otros cuentos, volumen que recoge las obras ganadoras del Premio en su edición de 2019. El cuento“Un pañuelo”,de Karla Suárez, fue premiado por unanimidad en ese certamen de literatura; un relato que aborda el encuentro entre un taxista y una pasajera, ambos cubanos y unidos por una serie de coincidencias en las que, al final, sorprenden el equívoco y los resultados de una interesante y compleja conversación. “La excelencia de la urdimbre narrativa y un singular tratamiento de un conflicto humano, al parecer insoluble que enfrenta a sus personajes”, citó el jurado en su acta.

La escritora argentina Basilia Papastamatíu, coordinadora general del Premio Iberoamericano de Cuento Julio Cortázar.

En la compilación de cuentos también se incluyen la primera mención de Federico Bianchini, de Argentina, y las menciones a Daniel Averanga, de Bolivia; Yunier Riquenes, de Cuba, y María Mata Ochoa, también de Argentina.  

Según Basilia Papastamatíu, coordinadora del Premio, “el concurso Julio Cortázar ha logrado mantener su vigencia durante casi 20 años, como una alternativa para que los narradores publiquen, especialmente los cubanos”.

Creado por iniciativa de la editora lituana Ugné Karvelis para estimular a los narradores de habla hispana, el Premio está auspiciado por el Instituto Cubano del Libro, la Casa de las Américas, la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba, el Ministerio de Cultura de Argentina y la Fundación ALIA.