A principios de los años 60 la cantante italiana Lucía Altieri, aun sin haber recorrido las calles de La Habana, se enamoraba de esta ciudad. Según el etnólogo Miguel Barnet, es una artista plena que entregó a la Mayor de las Antillas su corazón generoso. “Ha sabido fusionar las aguas del Mediterráneo y del Caribe”, aseguró el intelectual cubano durante la presentación del disco La mulata callejera en el marco del San Remo Music Awards, un evento que pondera los vínculos culturales entre Cuba e Italia.

El álbum, producido por Laronte y licenciado bajo el sello de la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales (Egrem), es una recuperación de temas que grabó Altieri durante los años 1961 y 1962, sin hablar una sola palabra en español y conociendo muy poco de Cuba. En ese entonces ya se había familiarizado con ritmos cubanos como el mambo y el chachachá.

Lucía Altieri “ha sabido fusionar las aguas del Mediterráneo y del Caribe”, aseguró el intelectual cubano Miguel Barnet
durante la presentación del álbum.

Diez son los temas inéditos que integran el fonograma: “La mulata callejera”, “Pia y el pantalón”, “A Baselga Di Piné”, “Lo E La Mia Ombra”, “Grazie”, “Ay que calor!”, “Tango chachachá”, “Adios Pampa Mia”, “Tu si ′A Malincunia” y “Ultime Foglie”.

El CD en formato compacto se recreó meticulosamente utilizando la mejor tecnología en las cintas de producción originales. En la conferencia de prensa, Altieri agradeció a su hijo y al artista cubano Laronte por haber creado estas grabaciones y entregárselas a la Egrem para su producción.

“Cuando Laronte oyó las cintas originales quedó encantado y me prometió que haría lo imposible por culminar esa obra y presentarla como primicia al público de la Isla. Cuba es mi segunda casa porque me recibió desde mi primera llegada con los brazos abiertos, y para mí es un honor poder agradecerles con estos ritmos cubanos todo el amor y el respeto que me han regalado en estos largos años de carrera”, confiesa la artista en el catálogo del disco.

Precisamente, a decir de Barnet: “Lucía escogió ser una italiana habanada, catalogada por Fidel como una italocubana, y ha defendido con orgullo esa cubanía”.

“Cuba es mi segunda casa porque me recibió desde mi primera llegada con los brazos abiertos”.

Por su parte, la cineasta cubana Lizette Vila, invitada especial a la presentación, destacó que Lucía Altieri ha sido una fehaciente promotora de la música cubana en otras partes del mundo. “Lucía es medio hechicera. Tiene magia. Todo lo revierte. Es una gran amiga y una mujer de sororidad, de nosotras”.

Lucia Altieri Nasillo (Foggia, 13 de abril de 1938) es una cantante italiana que después de participar en un concurso para nuevas voces en 1959 fue notada por el maestro Gino Mescoli y obtuvo un contrato de grabación con Phonocolor.

En 1962 participó en el Gran Festival de Piedigrotta. El mismo año debutó en el Festival de San Remo 1962 con las canciones “Due cipressi” y “Lumicini rossi”, aunque no entró en la final. Más tarde participó en otros eventos musicales, ganando el Festival Internacional del Benelux en Malta. En 1966 representó a Italia en el Festival de lla Canzone Popolare, donde ganó el segundo lugar con la canción “Se podessi amare te”. En la segunda mitad de los años setenta realizó gran parte de su actividad en Cuba.

1