La producción correrá a cargo del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográfico (Icaic), y conforma la agenda de actividades en homenaje al aniversario 145 de la caída en combate de El Mayor, uno de los políticos y estrategas militares más importantes en las luchas contra la colonización española en el siglo XIX, en la mayor de las Antillas.


 

Auspiciado por especialista de la Oficina del Historiador de la Ciudad de Camagüey (OHCC), “el filme sintetiza los capítulos más importantes de la vida de uno de los líderes más sensibles de este país, símbolo para quienes también asumen el gentilicio de agramontinos”, expresó José Rodríguez, director de la institución.

Iglesias, edificios e importantes locaciones como su casa natal, convertida hoy en museo, así como los principales espacios vinculados a la vida de Agramonte, servirán de escenario para la filmación en una ciudad con medio milenio de historia, y que resultó declarada por la Unesco en 2008, Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Otro de los temas cruciales que recoge la producción cinematográfica, resulta la historia de amor de Ignacio Agramonte y Amalia Simoni, las separaciones durante el noviazgo, la guerra y el exilio, que acercan a la vida más íntima del ser humano, abogado de profesión.

El programa tiene previsto para el 11 de mayo, día de la muerte del patriota, la inauguración de la maqueta que recrea su caída en combate en los campos de Jimaguayú, distante unos 40 kilómetros al sur de la principal urbe del territorio.

“Tras los estudios del área, pretendemos montar esta instalación, que pronto se convertirá en uno de los espacios más visitados de la provincia, pues se podrá conocer detalles de los hechos con recorridos por el lugar, acompañado de especialistas e investigadores”, comentó Rodríguez.

El líder de la Revolución cubana, Fidel Castro, expresó: “Logra hacer prevalecer sus criterios y arrastrar a sus compañeros a la lucha, y se consolida el levantamiento armado en Camagüey. Ese fue el primer servicio extraordinario prestado por Ignacio Agramonte a la lucha por la independencia”, evocó el funcionario.

Ignacio Agramonte y Loynaz se incorporó a las guerras de independencia contra el colonialismo español, el 11 de noviembre de 1868, y lideró las gestas libertarias en la región más extensa de Cuba, al mando de una respetable caballería.

El Héroe Nacional de Cuba, José Martí, se refirió al ilustre luchador independentista como un “diamante con alma de beso” para definir aquel joven que dejó las comodidades de su hogar y los beneficios de su profesión, para irse a los campos a combatir el dominio colonial.

Tomado de PL