La tercera edición del Encuentro de Escritores Orientales regresó a Santiago de Cuba del 10 al 12 de diciembre, organizado por el Comité Provincial de la UNEAC de la provincia y la editorial Caserón.

Rodolfo Tamayo, poeta y coordinador de Caserón declaró que la primera edición se le dedicó al cenáculo, como movimiento literario; el segundo al escritor Jorge Luis Hernández, y este se le dedica al centenario de Versos precursores, de José Manuel Poveda, único libro que publicara en vida y que lo situó como uno de los escritores de referencia en el panorama literario cubano.


Runier Riquenes en la sede del proyecto Claustrofobias. Foto: La Jiribilla

 

Tamayo precisó que por estos días se desarrollaron paneles que dialogaron del mercado editorial, la influencia y poder de la tecnología y lo que se publica desde el oriente de Cuba. Señaló que el objetivo fundamental del encuentro es nuclear a los escritores del Oriente, esa fuerza con la que se cuenta en la región del país, y que brinda una mirada más a ese mosaico que es Cuba, que somos los cubanos.

En el encuentro participaron escritores de Camagüey, Granma, y Santiago de Cuba. La editorial Oriente, Ediciones Santiago, Ediciones Caserón, Ventana Sur, Orto y Ediciones Claustrofobias ofrecieron un panorama de las fortalezas y posibles alianzas.

En la primera jornada se le rindió un homenaje al escritor Eduard Encina, recientemente fallecido. Se leyeron textos dedicados a él y se comentaron las próximas ediciones que aparecerán en la Feria Internacional del Libro de La Habana 2018: Estructura del silencio, Ediciones La Luz, y El silencio de los peces, Editorial Oriente.

Entre los escritores invitados estuvieron: Jorge Labañino Legrá, Reynaldo García Blanco, Delis Gamboa, León Estrada, Ángel Larramendi, Yoandra Santana y Edgardo Hinginio, entre otros.