Bajo el lema Leer es crecer, la edición número 27 de la Feria Internacional del libro, tendrá espacio del 1ro al 11 de Febrero en la ciudad de La Habana, y como su principal recinto, la Fortaleza de San Carlos de La Cabaña.

La Fiesta del Libro, como suele llamarse cada año al acontecimiento más trascendente del movimiento editorial cubano, presenta una nueva imagen diseñada por José Manuel Alum Misas y está dedicada al Dr. Eusebio Leal Spengler y a la República Democrática Popular China. Con más detalles para La Jiribilla, el Vicepresidente del Instituto Cubano del Libro, Edel Morales.

¿Cuáles son las principales novedades de la edición número 27 de la Feria Internacional del libro de la Habana?

Las ediciones precedentes han permitido asentar una práctica, que ha resultado favorable para el público, por tanto, muchas de las opciones que la Feria ha propuesto se mantienen con algunas renovaciones; por ejemplo, el amplio espacio de actividades para niños que ofrece el Pabellón Infantil, tanto en la sala de presentaciones como en las restantes. Este año se va a mantener en el área K, un lugar agradable frente al Cañonazo para toda la familia, grupo para el que se trabaja mucho, pues este es un momento importante de formación del lector.

Hay encuentros profesionales habituales en la Feria, entre editores, libreros y bibliotecarios, que aportan mucho a la continuidad de la creación, a la relación de negocios con otros países, que repercute en lo que los lectores reciban en próximas ediciones.

Hay encuentros de Ciencias Sociales con los historiadores en los cuales se estará abordando fechas importantes para la historia Patria, como son los 150 años del Inicios de la Guerras de Independencia, los 90 años del natalicio del Che o los aniversarios 290 de la Universidad de La Habana, que tiene una relación importante con la zona histórica, porque en el área del Centro histórico está el Colegio de San Gerónimo, que fue el germen inicial de lo que es hoy la Universidad de La Habana.

Asociado a ello está el encuentro de jóvenes escritores de América Latina y el Caribe, para el cual ya hay cerca de 100 autores extranjeros jóvenes confirmados, latinoamericanos fundamentalmente, pero también de países europeos y asiáticos que va a intercambiar en este espacio que incluye tanto el Centro Cultural Dulce María Loynaz como el Pabellón Cuba y La Casa de la Poesía en La Habana Vieja; uno de los espacios de diálogos más intensos en la última década.

Hay una línea de autores que estarán presentes en la Feria, que tiene mucho que ver con el pensamiento crítico, con la manera que se cuestiona el mundo contemporáneo, las corrientes de desarrollo actuales, autores que con cierta frecuencia están con nosotros como el brasileño Frei Betto, el venezolano Luis Brito García, el español Pascual Serrano y el europeo Michel Collon, uno de los más agudos investigadores de los procesos de intervención norteamericana en el mundo contemporáneo.

Las dos dedicatorias importantes de la Feria, abordan una gran capacidad de atracción; Eusebio Leal, está cumpliendo justamente 50 años de ser nombrado Historiador de la Cuidad y 75 años de vida; lo que genera una motivación alrededor de su trabajo como protector del patrimonio y de la riqueza para la propia cuidad en el camino hacia los 500 años de La Habana. China como país invitado es todo un mundo a descubrir y viene con muchas propuestas, hay más de 200 participantes chinos confirmados con grandes temáticas a abordar y hasta con excelencias artísticas como la Ópera de Beijin.

¿Qué singularidad propiciará esta Feria para su inauguración?

China trae una propuesta artística muy fuerte, la gala del país invitado de honor será en el Gran Teatro de La Habana los días 2 y 3; al mismo tiempo también está la gala homenaje a Eusebio Leal en el Teatro Martí realizada por artistas cubanos, por lo que serán dos momentos significativos dentro de las propuestas artísticas, además de conciertos de trovadores, exposiciones y muestras de cine que van a estar enriquecidas por la presencia china.


Vicepresidente del Instituto Cubano del Libro, Edel Morales.
Foto de la autora
 

¿Cuáles serán los premiados en esta ocasión?

El habitual espacio de premiaciones que ocurre en la Feria del Libro será desde el día 2, jornada en la que se entregará el Premio Nacional de Literatura a Luis Álvarez, el Premio Nacional de Ciencias Sociales a Sergio Guerra, el Premio de Edición a Rosario Esteva y el de Diseño del Libro a Pepe Menéndez.

Luego continuará la entrega de premios a la creación más viva a partir de obras como el premio Guillén y Carpentier, los premio Pensar a Contracorriente, los siempre concurridos premios Calendarios de la Asociación Hermanos Saíz, los premios Al lector, que se otorgan a los libros más leídos en el año y el premio Nacional de Historia. Además, de los que otorga el Centro Onelio Jorge Cardoso, los premios Dinosaurio y los premios que entrega el Sistema de Casas de Cultura.

¿Cómo está concebido el espacio digital dentro de esta Feria del Libro de La Habana 2018?

Este es un espacio a destacar. Ha sido tradicional en la Feria desde principios del siglo XXI el campo digital; y aunque siempre se han hecho acciones, este año hemos llamado a este proyecto Cuba Digital, que sobre soportes digitales va a presentar un amplio espectro de opciones: lecturas y recreación para niños, jóvenes y adultos. Lo que permitirá interactuar en el espacio, hasta descargar libros y aplicaciones móviles para facilitar la lectura; lo que dará muestra del nivel de trabajo que hoy tiene la sociedad cubana en los campos de la información.

¿Qué publicaciones chinas se destacan?

Hay autores chinos importantes que ya han sido publicados aquí, por ejemplo, un libro que ha sido bastante demandado se titula Teléfono móvil, el autor de este texto estará aquí nuevamente y será, sin dudas, una oportunidad para dialogar con él. Las actividades de intercambio con autores y editores chinos serán muy significativas en esta edición.