La ciudad de Holguín, vista de un extremo a otro desde su emblemática Loma de la Cruz, puede definirse como un núcleo de avanzada cultural, donde la restauración de sus centros recreativos confiere un espacio renovador para los amantes del arte en las diversas manifestaciones.

Sin grandes inversiones, pero sí con los ojos puestos en lo que mejor pudiera aprovecharse por parte de la población, la etapa estival brindó opciones recreativas para todas las edades, incluidas las del carnaval infantil, la celebración del Día de Los Niños y las fiestas populares entre el 17 y el 20 de agosto en la capital provincial.

Las Noches Holguineras, distintivo espacio cultural-recreativo surgido hace más de tres años, volvieron este verano a convertirse en el centro de mayores atracciones de la oriental ciudad con un renovado diseño que cada vez cuenta con más seguidores.

Las sedes bailables contaron también con la presencia de Paulito FG y los muchachos de Sonando en Cuba. Foto: icrt.cu

Este escenario, que tiene como centro los alrededores del estadio de béisbol Calixto García, resultó nuevamente un punto referencial para el encuentro entre familias, incluidos los más chicos de casa porque en su interior cuenta también con instalaciones propias para el disfrute de niños y adolescentes.

El área toda fue y es como una carpa gigante, donde se acondicionan las tarimas para las actuaciones de los grupos y orquestas musicales, y se puede disfrutar también de una gastronomía de excelencia y de diversas opciones comerciales, con una amplia participación de entidades estatales y de trabajadores por cuenta propia.

Así lucen las noches holguineras y así fueron todos los fines de semana de viernes a domingo durante los dos meses del programa de verano, cuando los propios trabajadores de la cultura en el caso que les ocupa arman sus espacios recreativos, como el resto de los organismos que tienen sus áreas reservadas para entregarle a la población lo mejor de sí en cada edición.

Fue este un espacio invariable y de una alta aceptación popular, tanto por los holguineros como por quienes visitan la ciudad cubana de los parques, a partir de las variadas ofertas que prestan integralmente sus instalaciones.

En esta ocasión, el popular cantante Cándido Fabré estuvo entre las figuras de la música cubana que como en otras jornadas volvió a Holguín para regalarle al público sus contagiosos estribillos dentro de las actividades del verano y propiamente durante el desarrollo de los carnavales.

Las sedes bailables contaron también con la presencia, entre otras, de las orquestas Original de Manzanillo y Maravilla de Florida, las cuales entregaron al público holguinero junto a Pupi y los que son son, Will Campa,  Paulito FG y los muchachos de Sonando en Cuba, lo más atractivo de su reportorio musical.

Holguín agregó a su programación especial del verano la actuación del elenco de CIRCUBA 2017, una especie de regalo como un hecho de notable impacto que agradó a todos, pues desde hacía casi una década que esta compañía no actuaba en el oriental territorio.

Los escenarios de presentación fueron, además del teatro Eddy Suñol y el Ateneo Deportivo Fernando de Dios, de la capital provincial, los municipios de Urbano Noris y Gibara, donde la magia, equilibrismo, malabares y acrobacias se combinaron en coloridos espectáculos y de amplio disfrute popular

La programación recreativa impactó también en centros de diferentes instalaciones dedicadas a eventos de mayores concentraciones como fue, entre otros, el complejo cultural Bariay, sitio de estrenos y de conciertos con capacidad para unos dos mil espectadores.

Junto a este gigante, como muchos lo definen, se abrieron también las principales sedes culturales de la ciudad, incluidas el teatro Eddy Suñol, dedicado especialmente para conciertos y encuentros de reconocimientos a figuras destacadas de las diferentes esferas de la sociedad.

La programación y festividades se extendieron también hacia zonas costeras de la provincia, como fue la celebración en la comunidad de Caletones, en Gibara, de la quinta edición del Festival Nacional de Música Electrónica Estereo G, con sede permanente en este asentamiento marino y que se reafirmara como uno de los más importantes megaeventos de su tipo en Cuba, auspiciado por la Asociación Hermanos Saíz. Faustino Fonseca, director provincial de cultura, fue más allá de las actuaciones propias de grupos y de orquestas, o de la presentación de libros y de giras artísticas por los diferentes municipios, y se refirió a la apertura y remodelación de instalaciones que aseguran la vitalidad de este sector.

El verano fue amplio en temáticas recreativas, aseguró, pero a la vez dejó los espacios abiertos para continuar ensayando nuevas obras como parte de la extensión cultural en áreas urbanas y asentamientos rurales, incluidas intrincadas zonas del Plan Turquino, donde también el verano 2017 dejó sus huellas de distracción y disfrute popular.

Loma arriba, como también hacia otras áreas de los consejos populares, marcharon los integrantes de la Brigada José Martí y promotores culturales, llevando a las familias el contenido de sus proyectos recreativos y de sano esparcimiento como parte del mejoramiento de las condiciones de vida en las comunidades

Así anduvo Holguín en esta edición estival y desde ahora sus directivos al frente de los programas recreativos, tienen como puntos de mira aquellas áreas que requieren de mayores atenciones para asegurar la continuidad de los proyectos de desarrollo de la cultura en beneficio de la población.