Nuevamente llega la Fiesta del Tambor a la capital cubana. Del 6 al 11 de marzo, la XVII edición de la cita estará dedicada a Brasil y recordará en sus sesiones a grandes de la percusión como Tata Güines, Chano Pozo y Miguel Angá; y a importantes personalidades que dejaron su huella en la rumba como Mercedita Valdés y el promotor cultural Guillermo Amores.


Cartel Fiesta del Tambor 2018
 

Según trascendió en conferencia de prensa, el evento tendrá como sedes principales la Casa de la Música de Plaza (31 y 2, Vedado), el Salón Rosado de la Tropical y el Teatro Mella. En estos espacios se desarrollarán, además de conciertos y clases magistrales, tres concursos dedicados al baile de casino, de la rumba, y a la percusión. En este último apartado se incluyen instrumentos de cinco modalidades, entre ellos la batería, las tumbadoras, los tambores batá y el bongó.

Para la gala de apertura el organizador del Festival, Giraldo Piloto, anunció la presentación de los músicos Samuel Formell, Rodney Barreto, Carlos Millares y los estadounidenses Jim Riley y Antonio Sánchez —entre otros— en un espectáculo que dio a conocer como la “Noche Sabiam-Cubaplus-Kosa Music”, a realizarse el 6 de marzo en el Teatro Mella. Agregó que al día siguiente ese mismo escenario unirá figuras de la música sudamericana y cubana —como Manis Siegel, Joao Donato, Fabiana Cozzo y su grupo, Roberto Fonseca y Temperamento, la Jazz Band de Joaquín Betancourt— en una Noche de Brasil; mientras que el día 8 tendrá lugar una gala especial dedicada a la mujer y a Mercedita Valdés.

Otras presentaciones relevantes serán la competencia final de casino y rumba el 9 de marzo —con los aspirantes a premios— y la gran final el día 10, con la participación de Tata Güines Jr., Adonis y Adonis Jr., Edgar y Dayron, Vizcaíno Jr., Kono, y Alain Pérez, entre otros.

El Festival Internacional Fiesta del Tambor “Guillermo Barreto in memoriam” es presidido desde su fundación por el músico Giraldo Piloto Barreto y desde entonces rinde homenaje póstumo a Guillermo Barreto, uno de los percusionistas más importantes de América. Su realización, todos los años, figura como un espacio para la socialización de experiencias y el aprendizaje, además de la demostración del alto nivel de interpretación de los músicos asistentes. Sin lugar a duda, un verdadero espectáculo para todo el que participe, una auténtica fiesta de cubanía.