Para Ismael González González (Manelo), este 14 de diciembre tuvo una connotación diferente. Además de celebrar el día del trabajador de la Cultura y su cumpleaños 68, recibió la distinción Pensar es Servir, máxima reconocimiento que otorga el Centro de Estudios Martianos (CEM).
 

Ismael González (Manelo) al recibir la distinción del Centro de Estudios Martianos. Foto: Juan Carlos Borjas
 

“Honor y compromiso” fueron las palabras de agradecimiento de Manelo en exclusiva para la revista La Jiribilla. “Merecer la distinción obliga a meditar y reflexionar. Ella apunta a mi mayor vocación, a mi mayor convicción y quizás a parte importante de lo que he podido hacer gracias a las tareas de la Revolución”.

Manelo con modestia y sencillez refiere que “esta distinción implica una mayor voluntad de seguir adelante, de hacer más, de poder construir un elemento activo en esta batalla que tenemos por delante cubanas y cubanos.”

Pensar es servir —dice—, pero “recordaremos que hacer es la mejor manera de decir, por tanto sostener la coherencia entre pensamiento, palabra y acto es también cumplir con Martí”.

Con sinceras y cálidas palabras la doctora Carmen Suárez, investigador del CEM, destacó la valiosa labor de Manelo en la promoción del pensamiento de nuestro Apóstol y su fructífera e inolvidable labor como director de la institución y su sensibilidad martiana.

Además de elogiar su trayectoria, rememoró momentos importantes de su vida y de su más permanente labor, que van desde su paso por la Federación Estudiantil Universitaria, la Organización Continental Latinoamericana y Caribeña de Estudiante, el Instituto Cubano de Radio y Televisión, hasta los últimos años en el Ministerio de Cultura y en la coordinación de la Alianza Bolivariana para las Américas.

En el acto participaron Alpidio Alonso Grau, vicejefe del Departamento de Propaganda y Cultura del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, y Héctor Hernández Pardo, subdirector general de la Oficina del Programa Martiano,  junto a otros dirigentes, funcionarios, intelectuales, familiares y amigos. La doctora Ana Sánchez Collazo, directora del CEM entregó a Ismael González González una rosa blanca, símbolo de la institución, que se otorga a estudiosos de la obra martiana y personalidades destacadas de nuestra cultura.