Pensemos, al salvar la cultura, que estamos salvando la Patria


4/12/2018

La lectura en la Gaceta oficial del Decreto No 349/2018 hizo saltar de alegría mis neuronas por la consecución del reclamo de tantos años, en diferentes asambleas y congresos de la Uneac. Lectura que me hizo exclamar: ¡Ahora sí salvamos la Cultura Cubana, ahora sí salvamos a los hacedores verdaderos de la Cultura Cubana!


“Sí al Decreto 349 y, parafraseando al soñador impenitente: Ladran, Sancho, es señal de que cabalgamos”.
Foto: Granma

 

El Decreto 349 salvaguarda la brújula martiana y sus directrices, expuestas en el prólogo-poema-manifiesto de su libro Ismaelillo, dedicado a su hijo José Francisco Martí Zayas-Bazán: Tengo fe en el mejoramiento humano, en la vida futura, en la utilidad de la virtud… Los cubanos de buena voluntad, los agradecidos, la patria toda, reconocemos la necesaria emergencia de estos tiempos de cambios, y unidos, con mirada aguzada, escudriñadora, en un examen desde la sensibilidad y el compromiso, portadores de una prudencia humanista, debemos cambiar todo lo que debe ser cambiado.

Es la hora del orden, dice el Decreto 349, de la superación constante de funcionarios, artistas y escritores, preparación y aliento cognoscitivo de inspectores y especialistas que, impregnados de los fundamentos de nuestra Política Cultural, abogarán por la institucionalidad garante de aficionados y grupos portadores de lo más genuino de nuestras tradiciones, del arte callejero, del germen espontáneo y popular de manifestaciones artísticas autóctonas y transgresoras, porque, se infiere en el Decreto, nunca demeritaremos la creación artística que, como río fluyente, surge de la espiritualidad del pueblo.

Si nuestros aborígenes gritaban manicato e iban a luchar contra los colonizadores, dice el Decreto 349, ¿quiénes deben preocuparse?: los arribistas, los mediocres de alma, los autodenominados “artistas”, los que con el discurso de “la lucha” y “el bisne”, se adueñan de espacios públicos que “estupidizan” a destinatarios que, desgraciadamente, son nuestros niños, jóvenes, trabajadores…, a quienes se les desvirtúa sistemáticamente su capacidad de apreciación y buen gusto, al convertirlos en consumidores de productos artísticos banales, donde la vulgaridad, la improvisación de falsos “humoristas”, “payasos”, ”reguetoneros narcisistas”, la reproducción de Maikeles Jackson en centros turísticos, la prostitución de las artes plásticas con la venta de bodrios en plazas y mercados, el video sexista, obsceno, no hacen otra cosa que mostrar la Isla de la “carnavalización” y el deterioro moral.

Pensemos, al salvar la cultura, que estamos salvando la Patria. Cuando miramos con ojo escudriñador la Cuba de hoy, la cotidiana, ¿qué escuchamos? Ruido, mucho ruido, improperios, irrespeto a las normas de convivencia, guapería, violencia explícita, maltrato a los animales, desorden en los espacio públicos… La Cuba de hoy necesita del silencio de la introspección, la meditación sobre qué es necesario hacer o está mal hecho. La Cuba de hoy necesita delicadeza, oído presto a la buena poesía, la música, tacto, una ética que nos desbroce el camino hacia una sociedad sin mácula.

No, dice el Decreto 349, a la proliferación de la indisciplina social, la burocracia. No al rechazo y banalización de símbolos y valores patrios. No al intrusismo profesional. No a la contaminación sonora. No a los que actúan por intereses propios o foráneos. No a los que ofrecen arte facilista por prebendas económicas. El pueblo cubano, sagaz, y su proyecto ético cultural, no permitirán los intereses mezquinos de un grupo que pretende privatizar, desvirtuar, empobrecer el derecho inalienable a una vida cultural plena, sedimentada con la savia nutricia de lo mejor de la intelectualidad cubana.

Seremos piedra de tropiezo y algunos quedarán en el camino, pero permanecerán los que apostaron por la patria nueva, los rompedores de la inercia, los cumplidores de la ley, los garantes de la calidad, los que ofrecen al pueblo lo que enaltece y beneficia.

No dejaremos perder la brújula martiana: ¡Allá, en el bullicio y tropiezos del acomodo, nacerá por fin un pueblo de mucha tierra nueva, donde la cultura previa y vigilante no permita el imperio de la injusticia…!

Sí al Decreto 349 y, parafraseando al soñador impenitente: Ladran, Sancho, es señal de que cabalgamos.

 
 
Artículos Relacionados:
 
Nos quieren pasar gato por liebre o #PorqueHaceFaltaEl349
 
Tocando fondo. A propósito de nuestros Derechos Humanos
 
De la chatarra ideológica en al arte
 
Sobre la nueva cruzada contra el 349, o resumen de una estupidez 2.0
 
¿Quiénes y por qué están contra el Decreto 349?
 
​El 349, un Decreto en torno a la circulación del arte
 
Dossier sobre el Decreto 349
 
Decreto 349