Premio Iberoamericano de Cuento Julio Cortázar en su edición XVIII

Kenia Méndez Mederos
27/8/2019

Los resultados de la XVIII edición del Premio Iberoamericano de Cuento Julio Cortázar se dieron a conocer este lunes en el Centro Cultural Dulce María Loynaz.

Luis Morlote, Presidente de la Uneac y Javier Figueroa, Embajador de la República de Argentina en Cuba.
Fotos: Cortesía de la autora

 

Asistieron a la ceremonia de premiación Alpidio Alonso, Ministro de Cultura; Abel Prieto, Presidente del Programa Martiano; Miguel Barnet, Presidente de Honor de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac); Luis Morlote, Presidente de la Uneac; Javier Figueroa, Embajador de la República de Argentina en Cuba; así como Vicepresidentes del Instituto Cubano del Libro, escritores, editores e intelectuales.

Este premio fue creado por iniciativa de la prestigiosa intelectual lituana Ugné Karvelis (segunda esposa de Julio Cortázar) y tuvo como principales impulsores a Miguel Barnet —se ha desempeñado como su Presidente de Honor durante todos estos años— y a Abel Prieto. Es auspiciado por el Instituto Cubano del Libro, la Casa de las Américas y la Uneac; además ha contado con el apoyo del Ministerio de Cultura de la República Argentina y de la Fundación Alia. La coordinadora general del Premio, Basilia Papastamatiu, comentó que los motivos de Karvelis para convocar a este certamen desde Cuba tuvieron que ver con el entrañable cariño que Julio le profesaba a esta Isla.

Basilia Papastamatiu, coordinadora general del Premio.
 

El jurado, integrado por los notables escritores Roberto Ferro de Argentina y Julio Travieso y Alberto Marrero de Cuba, analizó las más de trescientas obras presentadas y decidió otorgar Menciones (sin orden jerárquico) a las obras: Hambre, de Daniel Averanga Montiel, de Bolivia; Los niños diferentes de Yunier Riquenes, de Cuba y Ilballo del mattone de María Marta Ochoa, de Argentina. También entregó una Primera Mención a la obra La fecha de Federico Bianchini, de Argentina, “por la lograda estructura de la trama y el hábil manejo de la voz narrativa”.

Finalmente, fue otorgado el Premio Iberoamericano de Cuento Julio Cortázar en su XVIII edición a Un pañuelo de Karla Suárez, de Cuba, “por la excelencia de la urdimbre narrativa y del singular tratamiento de un conflicto humano, al parecer insoluble, que enfrenta a sus personajes”.

Premiada junto al jurado y al Ministro de Cultura.
 

Para Karla este día representa mucho más que la emoción de una victoria: “Para mi ganar un premio que se llame Julio Cortázar es particularmente importante porque se trata de un escritor al que le he profesado una pasión absoluta, fue un autor que me enseñó a ver el mundo desde otro ángulo, a ver que la realidad podía ser otra cosa y eso me marcó”.

Miguel Barnet, quien estuvo a cargo de las palabras de clausura, comentó a los presentes sobre su regocijo por los 18 años del Premio: “hemos luchado mucho por él en todo este tiempo. Este premio es un homenaje a Julio sobre todas las cosas, a la maravillosa literatura argentina y a la literatura de ficción y también a la mujer excepcional que lo creó”.

Miguel Barnet.