Revista Guayza: crítica y debate desde la Casa de Iberoamérica

Kenia Méndez Mederos
10/2/2020

La Casa de Iberoamérica fue creada para el debate y el rescate de la memoria histórica cubana. Pensada en medio de la crisis económica de los años noventa por grandes como Armando Hart, entonces ministro de Cultura, y el notable científico cubano José Manuel Guarch del Monte, primer director del centro, la Casa tiene hoy logros notables. Entre ellos resaltan las seis ediciones del Premio Nacional de Investigación José Manuel Guarch, los resultados de los Congresos Iberoamericanos de Pensamiento y la revista de investigación y crítica sociales Guayza.

El nombre de la revista viene de los aborígenes. La guayza es una representación que hacían los aborígenes de su alma en vida. Sobre concha o hueso labraban una imagen que permitiera que los demás vieran cómo ellos se representaban. Esa representación permitía que los demás vieran el alma de la persona que la traía. 

Eduardo Ávila Rumayor. Foto: De la autora
 

De acuerdo con Eduardo Ávila Rumayor, director de Guayza, el hecho de ser una revista de investigación y crítica social da la posibilidad de abrirse al diapasón de las principales problemáticas que hoy enfrenta la sociedad cubana: “La única pauta que estamos poniendo es que la opinión de los autores tiene que resaltar, por encima de artículos que se dediquen a citar a otros. Yo creo que a la Cuba actual le hace falta mucho eso, le hace falta pensamiento fresco que nazca de esa visión de los autores reconocidos, pero que a la vez visualice el pensamiento que en Cuba se está construyendo ahora”.

La revista cuenta con una sola sección fija: Mortero, el resto es abierto. Esta sección permite la polémica en relación a temas específicos. Con un equipo editorial relevante que incluye a la editora Lourdes González y a autores como Iroel Sánchez, José Luis Serrano, Jesús Guanche y José Vega Suñol, Guayza se ha acercado a temas como el intelectual orgánico, la historia local, la diversidad e identidad cultural, la crítica literaria, entre otros.

“Para nosotros la revista es la manera de mostrarnos como somos, en qué pensamos y creemos, por eso tenemos artículos relativos a una gran variedad de temas para la cotidianidad cubana. Queremos que sirva de material orientador para un pensamiento que hoy en Cuba es muy necesario, un pensamiento crítico que refleje la manera en que Cuba se construye todos los días”, resaltó Ávila Rumayor.