Sábado del Libro con Ediciones Matanzas


12/8/2019

La literatura matancera llegó al espacio Sábado del Libro, este 10 de agosto, con cinco títulos de referencia para quienes buscan un boleto directo hacia otra realidad, gracias al poder de la palabra escrita y el éxtasis que provoca el hecho de leer.

La ciencia de los instantes, del escritor Víctor Fowler; Archivos traspapelados, de Mirta Yáñez; La luz y el universo, del poeta Jorge Ángel Hernández; La cuerda al aire, de la cantautora Marta Valdés y La ciudad ilustrada, de Urbano Martínez, acercaron al lector habanero a las propuestas de Ediciones Matanzas, sello editorial con más de 40 años de existencia.

La Luz y el universo de Jorge Ángel Hernández

Fotos: De la autora
 

Con un argumento narrativo entre lo autobiográfico y lo ficcional, La luz y el universo nos cuenta ásperas historias que no son ajenas a nuestros oídos, dígase un padre que abandona a su familia, el regreso de una madre con sus tres hijos al campo y el paralizante miedo humano, entre otras cuestiones. La voz del poeta resulta personal, íntima y conmovedora, como si universalizara su historia y tratara de aliviar dolores ajenos.

Al respecto, el editor y también poeta Derbys H. Domínguez Fragela, quien presentó la obra, comentó: “La vida con la que el autor dota a sus personajes (…) acentúa las marcas familiares que los iguala, separa o distancia entre ellos, al punto que el efecto narrativo de la interdependencia, hace que sintamos cómo el aire que respira cada personaje empiece donde se extingue o desaparece el aire que respira el resto de la familia”.

Sirvan estas vivencias como reflejo para quienes se encuentren en situaciones similares o aún no hayan podido exorcizarse los demonios que llevan dentro. El autor ofrece, a través de sus páginas, la posibilidad de mirarse en un espejo común.

De acuerdo con Domínguez Fragela, Jorge Ángel Hernández “logra un grado de credibilidad en lo que cuenta, como si estuviera dando testimonio o liberándose de un peso mayor que lo obliga a narrar con premura, amenazado por algo muy parecido a la fugacidad del tiempo”.

Matanzas durante la Ocupación Militar Norteamericana

En cuanto a La ciudad ilustrada, Premio Fundación de la Ciudad de Matanzas (2017) en la categoría de ensayo, el texto remonta al lector a los años de la Ocupación Militar Norteamericana, de 1899 a 1902.

Cubierta del libro La ciudad ilustrada, Premio Fundación de la Ciudad de Matanzas (2017).
 

La utilidad del libro —más allá de ofrecer cuantiosos detalles sobre la vida cultural de aquel período en Matanzas, con lo cual nos aproxima a la identidad del matancero— reside en que enseña a mirarnos con ojos propios.

Bastan simples palabras para valorar esta publicación, que testimonia los latidos de una ciudad que recibió, desde tempranas épocas, el sobrenombre de La Atenas de Cuba por ser puente y camino para la cultura.

Urbano Martínez impulsa a pensar también en el pasado histórico, donde se encuentra el secreto de quiénes somos y la estirpe que nos define ante el mundo; pero sobre todo La ciudad ilustrada significa un homenaje al hecho de tener, en la Mayor de las Antillas, una urbe como Matanzas y lo que representa sentirse un hijo de sus puentes y sus ríos.

Marta Valdés en la literatura

Por su parte, La cuerda al aire tiene mucho de melodía dentro, al igual de Marta Valdés. Se trata de un ejemplar íntimo, confesional, “escrito con el tono de sus canciones”, precisa el poeta y ensayista Alfredo Zaldívar.

Una vez en sus páginas, es posible viajar en el tiempo y remontarnos a los primeros años de formación en la música, de la reconocida compositora e intérprete cubana.

Después llega una Marta Valdés más madura, quien nos acerca a talentos de la guitarra cubana como Rosendo Ruiz, el villaclareño Leo García, el dúo matancero Lien y Rey, así como Sergio Vitier y César Portillo de la Luz, entre otros.

Casi al finalizar el libro, la autora de canciones como “Palabras”, “Tú dominas” o “Si vuelves” asegura que al octavo día de la creación, Dios se dio cuenta de que al mundo le faltaba Matanzas. Con un lenguaje directo y coloquial, da cuenta de lo mucho que es querida en la antigua villa de San Carlos y San Severino, ya sea desde la música o su experiencia personal al caminar por sus calles.

Mirta Yáñez y Víctor Fowler

Desde el propio título, La ciencia de los instantes advierte la importancia del tiempo. En esta ocasión Fowler cuestiona los fundamentos de su realidad circundante, “mientras reconoce y desentraña la ciudad con esa cortesía de no contar lo que no puede ser descrito”, expresa en la nota de contracubierta, Leymen Pérez.

La ciencia de los instantes, poemario de Víctor Fowler.
 

El escritor habla desde la honestidad y con matices sobrios; sin máscaras sociales ni miedo al qué dirán, nos brinda una puerta de acceso a sus pensamientos de corte filosófico, que sirven para tomarle el pulso a su madurez intelectual.

De igual forma, Archivos traspapelados atrapa desde las primeras líneas con un estilo inconfundible, típico de la Premio Nacional de Literatura (2018). Yáñez apela a la memoria y pone en manos del lector una selección de artículos, ensayos y crónicas que tienen como elemento en común, un sinfín de enseñanzas para crecer desde el pensamiento.

El texto recoge ensayos, artículos y crónicas de la Premio Nacional de Literatura 2018.