soldado de las ideas

Después de Fidel

La capacidad de Fidel para la oratoria y el liderazgo fueron indiscutibles. Sus palabras y su determinación como máximo impulsor de la construcción del socialismo en Cuba no solo influyeron a sus contemporáneos, sino también han constituido ejemplo para las generaciones de cubanos que le han seguido. Varios de sus discursos a lo largo de los años demuestran su habilidad tanto para desafiar a los adversarios de la Revolución, como para proponer a los jóvenes retos que continúen su labor constructiva, de manera que la evolución constante de la obra niegue la destrucción de los logros alcanzados.