Tiranía de la tradición, exposición fotográfica virtual de Aneli Pupo

Erian Peña Pupo
8/5/2020

Tiranía de la tradición, exposición fotográfica de la artista visual holguinera Aneli Pupo, fue inaugurada desde la página en Facebook de las Romerías de Mayo y en los perfiles de las redes sociales de la Asociación Hermanos Saíz (AHS), como parte del Festival Mundial de las Juventudes Artísticas, edición esta, ante la propagación de la Covid 19, desde las plataformas digitales.

Fotos: Cortesía de la artista
 

Con un aproximado de diez piezas que fueron reveladas desde una galería virtual diseñada en 3D, la artista propone la censura a la violencia doméstica, particularmente “enfocada en la maternidad como el precepto antiguo que ha encasillado a la mujer en el papel de mamá-pareja-guardiana”, con obras como “Sin voz ni voto”, “Leña del árbol caído”, “Felizmente casada”, “No molestar”, “Pudor”, “Ritual de iniciación” y otras que le merecieron a la joven fotógrafa residente en Guantánamo premios en el Salón Artes Plásticas de Camagüey, en enero.

“No es un secreto que las artes visuales, dentro de los eventos multidisciplinarios, alcanzan relativamente poca visibilidad; se vuelve todo un reto llegar al público desde una galería durante el gigante artístico que representan las Romerías de Mayo. Desde un punto de vista positivo, su exposición mediante las redes sociales implica el acceso a más cantidad de espectadores y un eficaz y constante intercambio entre los artistas y el público”, comenta Aneli.

 

Tiranía de la tradición cuestiona, desde la fotografía en blanco y negro, los estándares provenientes de una sociedad marcada por la inequidad de género, tomando perspectivas modificadas para desarrollar escenas presentes en la vida cotidiana, asegura la artista. Varias etapas de la vida de una mujer son expuestas en esta serie fotográfica, condicionadas en todas las esferas sociales y culturales, específicamente en zonas alegóricas, que dejan entrever a la maternidad como un círculo eficaz, insensible y favorito; conteniendo, además, a las féminas en nóminas inequitativas y constantes que reducen su albedrío, añadió esta joven y premiada creadora.

Esta exposición puede ser vista, además, desde el sitio web de la AHS, en la dirección www.ahs.cu, y a través de los canales de YouTube, la página de Facebook y los perfiles en Instagram y Twitter de la autora. “En estos momentos de crisis creo que el arte juega un papel primordial en el cumplimiento de una cuarentena necesaria pero tediosa para la mayoría. Es una forma eficaz de lidiar con el confinamiento tanto para los creadores como para el público”.

 

Los cuerpos de Aneli Pupo ―cuerpos femeninos que insisten en “el desentrañamiento de una identidad”― han recorrido, e insisten aún en hacerlo, diferentes ruedos antes de adentrarse en los caminos de la Isla: la fragilidad corporal (la silueta humana, el dolor, los objetos del dolor) en antagonismo con la fortaleza del carácter femenino, en series como Manual de la artista; el hecho plástico y la aptitud femenina (un acto, además, de liberación imprescindible como ser social) en Matriarcado y Perestroika; el cuerpo como receptáculo de la siquis (la ansiedad, la depresión, la agresividad, las dudas, los miedos) en Insight y Plegaria; lo efímero de la existencia humana en Monocromos de un ocaso y Estampas de la memoria; “la figura que constantemente se acopla y se renueva” en Evoluciones; las marcas del embarazo, los cambios físicos evidentes en el cuerpo femenino que niegan los cánones de belleza, en InPerfectas

 

“Soy una madre de familia que descubrió una forma de expresión a través de la fotografía. Pasó de ser un entretenimiento a una filosofía de vida y me ha permitido enfrentar la cotidianidad asumiendo un papel activo en la difusión de mensajes educativos que convocan siempre a la reflexión sobre los temas que más llaman mi atención”, añade Aneli, miembro de la AHS y cuya obra fotográfica cuenta con diez exposiciones personales, 21 colectivas, premios en salones provinciales y nacionales, y becas de creación; además colabora con el Consejo Provincial de las Artes Plásticas de Guantánamo y la Editorial El Mar y la Montaña, entre otros sitios.