Un espectáculo de excelencia

Raquel Marrero Yanes
7/6/2018

El ajetreo en la sala Avellaneda del Teatro Nacional de Cuba (TNC) por estos días no es casual. Un centenar de personas ultima detalles de luces, sonidos y escenografía para el concierto único que dará el cantautor Tony Ávila, junto a su grupo.


Tony Ávila. Foto: La Jiribilla
 

La presentación anunciada para la noche del jueves 7 de junio está bajo la dirección de Enrique Carballea, quien en exclusiva a La Jiribilla explicó que la idea es del Proyecto Atrapa Sueños de Tony sinfónico, el cual consiste en llevar a ese formato su obra, tanto sus canciones como algunas de sus guarachas.

Precisó que el programa incluye 15 temas que resumen lo fundamental y más exitoso de la carrera de Ávila, y lo que acontecerá en el concierto quedará recogido en un disco (DVD), dirigido en las cámaras por Mildre Ruiz y el sonido por el ingeniero Alfonso Peña.

“Todo sucederá a través de un guión bien montado, que incluye a Tony y su grupo acompañado de la Sinfónica de Tony, formato integrado por miembros del Lyceum Mozartiano de La Habana, de Solistas de La Habana y otros instrumentistas maravillosos”, apuntó.

“Será una oportunidad para compartir el escenario con invitados de lujo, entre ellos, Beatriz Márquez, Alexander Abreu, Isaac Delgado, Lazarito Valdés y el oboísta cubano Frank Ernesto Fernández, así como Samuel y Juan Carlos Formell. Será un homenaje a los Van Van, porque a ellos y el reconocido intérprete, compositor y trovador cubano, además de la amistad los une la cubanía”, adelantó el reconocido director artístico, aunque reservó algunas sorpresas.


Enrique Carballea, director artístico. Foto: Adolfo Izquierdo
 

Algo importante y “bellísimo” —dijo— es el Coro Diminuto, bajo la dirección de la Maestra Carmen Rosa, con la canción “Tatagua”, de la autoría de Tony. Será la despedida de una generación de miembros de esa agrupación, que celebra 25 años de creada.

A Carballea lo acompañan Lino Lores e Irving Fontela, que están a cargo de la dirección musical, y los arreglos musicales son de este último y de Efraín Chibás “Pacho”, violinista y pianista, respectivamente, de la orquesta los Van Van.

“Hemos logrado algo fabuloso. Sin dudas —como lo augura Tony—  vamos  a lograr un espectáculo de excelencia”, apuntó Carballea, sin olvidar el agradecimiento a la disquera Egrem por el apoyo al Proyecto.

Allí también encontramos a Ernesto Rancaño —uno de los más afamados artistas de la plástica cubana contemporánea—, ajustando detalles de la escenografía conformada por obras que integran la exposición Sombras del ayer, que antes de dar inicio al concierto quedará expuesta al público, en el bello vestíbulo de la sala insignia del TNC.


Ernesto Rancaño, artista plástico
 

El juego que se establece entre el objeto físico incorporado y la sombra que se proyecta es el elemento clave de Sombras del ayer, pues el objeto que se utiliza funciona como recurso metonímico para representar el todo al cual se refiere, y la imagen conceptual es completada por la silueta de la sombra.

El público disfrutará de un escenario recreado por la obra del artista, la cual apela a la síntesis formal, con una escala que coloca al espectador al mismo nivel de la pieza y un montaje que lo obliga a recorrerla permitiéndole observar y observarse. “Es una obra que acompañará el diseño del DVD y propone espacios contemplativos, donde el ser humano constantemente se repiensa y se cuestiona en busca de su verdad”, explicó el artista.

“No es la primera vez que hago este trabajo, pero sí con Tony, con quien me da mucho gusto involucrar de alguna manera mi obra, en momentos en que canciones como las de su repertorio hacen tanta falta al ser humano”, aseguró Rancaño.

Supimos que ante las expectativas de un único concierto, las entradas están agotadas, pero Carballea, al igual que otros organizadores del concierto, consideran que “el público debió disfrutarlo al menos un fin de semana”, pero al no ser así, queda la posibilidad de “crear una factoría de esto para presentarlo en la capital y poder salir de gira nacional con el Proyecto completo o utilizando la sinfónica de cada lugar”.

Antonio Ávila Bacas, conocido como Tony Ávila (La Habana, 1970), es licenciado en Filosofía e Historia, y realizó sus primeros intentos profesionales dentro de la música con un cuarteto que llevaba por nombre Clave Cuarta (1996). Con una manera peculiar de hacer música, es considerado hoy una figura en ascenso en el escenario musical cubano.

En la actualidad dirige su propio grupo, con el que ha actuado en escenarios no solo de Cuba, sino de países como Inglaterra, Venezuela, Perú, Brasil, Ecuador, Estados Unidos… Ha compuesto música para el teatro, el cine (Irremediablemente juntos) y la televisión (Santa María del Porvenir).

Su obra, que incluye en su discografía los álbumes A primera vista, Tiene que haber de to’, Credenciales, En Tierra y Timbiriche, va de la canción a la guaracha, viajando por diversos géneros, mediante los cuales se acerca a diferentes temáticas sociales de Cuba y del mundo.