Un nuevo curso para la formación especializada en las artes


30/8/2019

Para el curso escolar 2019-2020 cerca de 2 000 estudiantes se incorporarán a las aulas habaneras de formación especializada en las artes, con una cifra significativa de nuevos ingresos de alrededor de 150 educandos, según se supo en conferencia de prensa.

Foto: CMBF
 

El acto de apertura del nuevo período lectivo en la enseñanza artística de la capital tendrá lugar el 20 de septiembre en la escuela Manuel Saumell, una de las joyas de la arquitectura capitalina, puntualizó Celia Rosa Alonso Navarro, especialista principal de Comunicación de la Dirección Provincial de Cultura de La Habana.

“Está garantizada la base material de estudios requerida, la cobertura docente se encuentra al ciento por ciento tanto en la enseñanza general como en la especializada y contamos con un claustro donde logramos insertar a egresados del ISA para garantizar la formación del más alto nivel”, detalló Eddy Varela Cruz, subdirector de enseñanza artística en La Habana.

En ese sentido, también se trabaja bajo un concepto de tutoría, acotó, para lograr desarrollar las habilidades pedagógicas en aquellos que hoy ya se graduaron.

Asimismo, en saludo al aniversario 500 de la Habana, la enseñanza artística estará vinculada a muchos de los momentos más importantes relacionados con la celebración que acontecerán de aquí a diciembre.

A propósito de la fecha, fue creada una brigada bajo el nombre de Arte por los 500, que será protagonista de un grupo de eventos, en el mes de noviembre principalmente, relacionados con la inserción de agrupaciones artísticas, estudiantes y profesores en las diferentes comunidades de toda la ciudad.

En la conferencia se insistió igualmente en la importancia de los jóvenes artistas en formación para las artes, lo cual constituye una prioridad, al ser rememoradas las palabras de Fidel: “La cultura es escudo y espada de la nación”.

Los retos del nuevo curso escolar giran alrededor de la necesidad de seguir perfeccionando el proceso de captación para la enseñanza artística, señaló Eddy Varela Cruz, “pues nosotros tenemos la tarea de formar a la demanda del mundo profesional, regida por un programa de desarrollo basado en cifras.

“Aunque el arte es un proceso creativo, hay que tener en cuenta una serie de cifras basadas en el respaldo económico, tanto de recursos técnicos como humanos, para garantizar una buena formación”, precisó.

Otro desafío consiste en continuar fortaleciendo los vínculos entre la vanguardia artística joven con la más consagrada y experimentada, la de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) y la Asociación Hermanos Saíz (AHS).

En este sentido, hay un grupo importante de miembros de estas organizaciones que forman parte de los claustros, pero se trabaja desde la captación para que se incorporen también a las escuelas mediante las agrupaciones profesionales o los espacios teóricos.

Foto: Cubadebate
 

Se ha diseñado un amplio circuito de eventos para el curso escolar 2019-2020, que comprende algunas acciones convenidas con la Sección de Música de la UNEAC, como, por ejemplo, la participación de nuestras agrupaciones en el Festival de Música Contemporánea.

Cuentan con el gran encargo estatal de gestionar los procesos de formación en la música y la danza subordinados al Centro Nacional de Escuelas de Arte, con el acompañamiento del Centro Nacional de Música de Concierto y de Música Popular.

Aun cuando no existen programas de estudios de la música popular, porque la formación es netamente clásica, hace varios años se encaminan acciones relacionadas con este objetivo: “para ello se trabaja con musicólogos y profesores que, desde sus roles en agrupaciones profesionales, ayudan a la tarea”.

La Habana posee un sistema de enseñanza artística de seis escuelas: la de nivel elemental de danza Alejo Carpentier y otras cuatro del mismo nivel en música, la Alejandro García Caturla, la Manuel Saumell, la Paulita Concepción y la Guillermo Tomás. Además, existen dos perfiles de nivel medio, uno en la última institución mencionada y otro en el Conservatorio Amadeo Roldán.

En el caso de la danza, destaca la escuela provincial Alejo Carpentier, que por sus características es una de las que más tributa a la formación en la capital.

La Dirección Provincial de Cultura ha hecho todos los esfuerzos para que los procesos inversionistas concluyan con la calidad requerida y la enseñanza artística de La Habana se alce como una de las principales fuentes del talento que hoy es aplaudido en nuestros teatros y demás eventos culturales.