Wilfredo Prieto: ¿atrapador de ideas?

Estrella Díaz
2/6/2020

Wilfredo Prieto está considerado un artista conceptual y, desde su particular mirada, nos propone Fake News, exposición que se inauguró el pasado 21 de marzo en la prestigiosa Galería Habana y que, lamentablemente, ha quedado algo trunca por la actual pandemia. Seguramente la directiva del Consejo Nacional de las Artes Plásticas acometerá alguna iniciativa para, concluida la actual situación, darle mayor visibilidad a todas las muestras que quedaron abiertas en el tercer mes de este año en que en la Isla comenzó el “cierre temporal” de las instituciones culturales. 

Prieto (Sancti Spíritus, 1978), quien es graduado del Instituto Superior de Arte en 2002, ha expuesto en varios países como, por ejemplo, Italia, Bélgica, Holanda, Brasil, México, Venezuela, España, Estados Unidos, Alemania, Reino Unido, Rusia, Argentina, Portugal y Francia.

“… estas imágenes y contenidos los traduzco como paisajes que se transforman en una pura abstracción”. 
Fotos: Cortesía del artista

 

En un reciente intercambio digital con el artista, quisimos conocer si con Fake News, ¿está proponiendo un acercamiento al entorno mediático actual desde la pintura?

“Sí. Son dos puntos. En este proyecto regreso a un medio muy tradicional, la pintura, y la exploro en varias aristas. Hoy en día, creo que no hay nada más rezagado que la pintura como medio de representación. Me refiero a su hermandad con el mercado, a un refrito de rehacerse con similares variaciones, pero sobre todo en esa perversión complaciente, donde la pintura se convierte en un objeto burgués, esteticista y, de alguna manera, un activo de valoración popular-cultural que más que a una innovación representa hoy, un tanto, la formación de la cultura basura.

“En este comentario crítico aportaría una inercia de continuarla desde la serialidad, como un ejercicio de rutina, robótico. Tomo su límite como un consenso de referencia. El material puro, tal cuál sale del tubo… Y se mezcla directamente como paleta servida en la misma superficie, que es la tela pura y cruda.

“El segundo punto es el contenido que se genera de las noticias que leo cada día del terreno virtual, a través de internet, de mi teléfono o… estas imágenes y contenidos los traduzco como paisajes que se transforman en una pura abstracción, y los titulares se travisten en títulos dando origen una nueva mirada, que no es nada más que una anulación de un concepto para crear otro”.

 

Inicialmente Fake News arrancó con doce piezas que se irían enriqueciendo día a día a partir de noticias generadas desde las redes y otros medios de comunicación masiva: esa suerte de curaduría temporal diaria ¿qué puede aportar a una muestra?, ¿anteriormente habías trabajado con esta singular “metodología’?

“Coincidentemente, hace unos años, en el 2012, preparé un proyecto para la Sala de Arte Público Siqueiros (SAPS) en Ciudad México, titulada Dejándole algo a la suerte, la cual tenía este mismo funcionamiento curatorial.

“La exposición se transformaba cada día. Obras completamente nuevas, una producción diferente para mí, y más bien fue un mecanismo que ponía en jaque mi propio trabajo creativo. Tenía que resolver las situaciones en un tiempo cronometrado. Fue una manera de acelerar los procesos creativos. Era más como sacar el pan del horno antes de tiempo… Y lo que intentaba es que en ese error era que se podía encontrar la frescura y la espontaneidad de la obra sin tanto recalentar. Era intentar el error como virtud.

“En Fake news son doce pinturas que hago cada mañana, y la idea era que en la galería se sustituyeran cada día, aunque dada la situaciónn de aislamiento en la cual nos encontramos debido a la pandemia, en lugar de montar-desmontar-montar la exhibición a diario en el espacio físico de la galería, lo hago mediante las redes sociales de Galería Habana. Básicamente, leo un gran número de medios nacionales e internacionales. Es mi ejercicio rutinario de cada día y al final aleatoriamente selecciono 12 que interpreto creando estas Fake news”.

 

Si traducimos Fake News, es obvio que significa Noticias Falsas: una realidad recurrente en el actual mercado de la información, ¿cuál es, entonces, la propuesta concreta que haces desde la abstracción?, ¿puede considerarse una revisitación a la Historia del Arte y un cuestionamiento a cánones pre-establecidos?

“El lenguaje del arte es un sistema que heredas, que te pertenece con un background histórico, en tu contemporaneidad es algo que lógicamente cuestionas y transformas, desde tu contexto y tu época, por lo que esta base es una práctica continua en el trabajo artístico.

“Particularmente este proyecto se sumerge como aliado a este efecto de la Caverna de Platón, cuando te muestra la realidad y tú la entiendes tal como la percibes desde tu ángulo de mira, por lo que ya el hecho de pasar este cambio de medio y género hace una bifurcación estrepitosa del sentido inicial, pero lo que las obras cuestionan no solo son los mecanismos culturales sino también las formas de percepción de nuestra realidad económica, política y social en el actual contexto internacional”.

¿Hasta qué punto Fake News es un pretexto para hablar de lo que sucede hoy en el mundo y, a su vez, convocar a un aislamiento ante lo que puede pasar por una verdad sin serlo?

“Mi trabajo siempre va en esa dirección, intento cuestionar todo como preguntas y respuestas, al final, la obra es un pretexto para crear un link entre tu experiencia, tus preocupaciones, y la realidad. Más que nada es nuestra manera de abrir los ojos y estar alerta no solo de lo poético y lo bello, sino también de entender y desentrañar nuestro entorno y los complejos mecanismos que nos acompañan en cada situación, es una manera de traducir tu vivencia y ceder tus criterios a otros”.

 

Creo que el Coronavirus ha detenido o retardado los postulados iniciales de Fake News, ¿es así?, ¿qué estrategias diseñarás para darle continuidad a la idea planteada inicialmente?

“La exposición nace del terreno virtual, sale de las noticias que llegan mediante la red desde diferentes medios de comunicación a mi teléfono. Esto muta al espacio físico de la pintura, a la muestra en un espacio concreto como el de Galería Habana… y de allí regresa a los medios de comunicaron nuevamente, como las redes sociales. La situación actual de esta pandemia que vivimos en todos estos días, ha hecho saltarnos la curaduría de la galería e ir, directamente, a estos medios. Toma, otra vez, un vuelco digital. Regresa como una serpiente que se muerde la cola a su punto de partida. Por lo que connota la obra con otra carga interpretativa”.

¿Consideras que tu arte puede servir de espacio de reflexión y, a la vez, de cuestionamiento ante posturas como, por ejemplo, las relaciones de poder?

“Claro, es un tópico que tomo muy a menudo a la reflexión, es un elemento muy presente en el mundo, por lo que no escapa de mi radio de acción. Pero no es el único, mi trabajo se mueve en todas las direcciones que me alimentan como individuo”.

El dramaturgo y teórico alemán Bertolt Brecht planteaba el distanciamiento y el extrañamiento como herramientas para romper la ilusión de realidad, ¿algo del espíritu brechtiano se asoma en tu obra?

“Me ha parecido muy importante reflejar la realidad desde ella misma, y ese efecto espejo es quien nos ayuda a entender lo que nos pasa desde la distancia, al mirarnos simplemente desde otra visual. Por lo que mi trabajo es un absoluto deudor de estos principios”.

 

En una ocasión el escritor uruguayo Eduardo Galeano dijo más o menosque las palabras estaban en el aire, solo había que atraparlas. Ajustando ese principio a tu obra, ¿te consideras, acaso, un “atrapadorde ideas?

“Definitivamente sí. Creo que lo más importante es vivir en tu tiempo, y saber encontrar y resolver las situaciones de tu momento con las herramientas apropiadas y precisas. Por lo que el artista se convierte en un arqueólogo que desempolva y trae a colación hechos y situaciones que todos miran continuamente, pero que no somos capaces de observar y reflexionar profundamente en torno a ello”.

En entrevistas anteriores has reconocido tu admiración por Marcel Duchamp, dadaísta francés que ejerció una fuerte influencia en la evolución del arte de vanguardia del siglo XX, ¿acaso el arte conceptual que cultivas tiene su base en Duchamp?

“Duchamp significó un giro de 180 grados al arte, con una visión adelantada de todas las estructuras del lenguaje, un salto como si se teletransportara hasta hoy. Dejó unas puertas abiertas muy vigentes, por lo que es lógico que toquemos y transitemos continuamente entre ellas”.

Has afirmado que intentas “distanciarte de tus raíces”, ¿cómo se interpreta esa aseveración?

“Bueno, es una pregunta de afirmación descontextualizada, y vista así es contraproducente. Pero para nada intento distanciarme de mis raíces. Todo lo contrario, cada vez quiero estar más cerca de ellas.

“La afirmación a la que debes referirte, supongo, que viene de un mecanismo de creación, en la cual cuando trabajo en una obra debo estar absolutamente en función de su concepto, mucho más allá de mis gustos, intereses, “raíces”, cultura, formación… Estos aditivos no pueden adornar la comunicación, más bien debo despojar cualquier elemento que edulcore el mensaje, para realmente lograr una autonomía en el mensaje y en cada caso lograr una eficiencia muy particular. Por la que como artista tengo que desdoblarme como un actor en función de la exactitud del contenido que quiero trasmitir”.

 

¿Para qué te sirvió graduarte, en 2002, del Instituto Superior de Arte (ISA), en la especialidad de pintura si has encaminado tus pasos creativos por otros senderos que no son, precisamente, la pintura?

“No me gradué de pintura. Realmente, hace más de veinte años que no pinto, hasta hoy en día con este proyecto. Me gradué como artista visual en general. Más bien lo que pasa es un problema formal académico de la institución que, aunque ya no te gradúas ni te configuras como pintor en el Instituto Superior de Arte, sino en un ámbito y una perspectiva más amplia y contemporánea, paradójicamente mantienen los nombres de las antiguas cátedras, y en la titulación aún se sostienen con los precarios conceptos. Es una institución muy de avanzada, pero con una titulación aún en papeles muy anticuada”.

Es muy arriesgado hablar hoy de planes debido a la pandemia que enfrentamos, pero, ¿tienes algunos planes para el futuro inmediato?

“Todos los planes, no paro ni pararé de trabajar. Por el contrario, en estas situaciones las ideas llueven y no puedo aguantarme: las anoto, las trabajo, lo que depende de una producción física con más personas pues queda aparcado hasta nuevo aviso para su ejecución. Las crisis son los momentos de la historia que más creatividad han generado. Y los planes con otras instituciones se reintentarán.”