Ni la lluvia ni el sol pudieron evitar que el arte teatral saliera de las salas tradicionales para inundar las calles de la ciudad de Holguín, en medio de la XXV edición de las Romerías de Mayo. No es noticia que la ciudad se convierta en un gran escenario para acoger lo mejor del arte teatral de Cuba.Durante XVII ediciones, el teatro callejero ha sido protagonista del festival de juventudes artísticas, ya que este evento de carácter internacional da vida a la urbe.

Obra Génesis, del grupo de Teatro La Trinidad, de Sancti Spíritus. Fotos: Nelia Moreno
 

Desde su origen, las Romerías se dieron a la tarea de tomar las plazas y parques como espacios de creación, y ante el cierre del teatro durante los años de restauración, las artes escénicas se vieron obligadas a lanzarse a las calles a proponer este tipo de teatro de relaciones.

“El Teatro Callejero es lo que le da vida a la ciudad durante el día, porque el resto de los espacios ocurre puertas adentro; y Babel y Teatro Callejero están diseñados escalonadamente para que desde las 10 de la mañana hasta las ocho de la noche esté presente en la ciudad. Este año, con más de seis funciones diarias de grupos extranjeros y nacionales”, expresó Yasser Velázquez Fonseca, coordinador de la XVII edición del Evento Internacional de Teatro Callejero.

 Grupo Morón Teatro en el desfile inaugural
 

Este año sobresale la participación de los grupos cubanos Morón Teatro, Teatro de la Trinidad, Teatro de Luz, Etcétera, Teatro Tuyo, Teatro Danza Tiempos, Médula y Polichinela, y de Armando Morales, Premio Nacional de Teatro 2017, Omar Valiño y Pedro Franco, entre otros.

Asimismo, hay participantes de México y Argentina que significan en paneles teóricos sobre las maneras de hacer teatro y las visiones de cada uno de estos grupos. “Siempre es muy interesante ver el sistema de trabajo de otras latitudes; y ellos también toman de un evento como este, esa manera de trabajar donde confluyen todas las artes”, refirió Velázquez.

Teatro Callejero concluirá el día siete con la Guerrilla de teatreros de Granma, ahora con el nuevo nombre Teatro Danza Tiempo, que presenta un performance teatral donde mezcla la danza, el teatro, la poesía y la música en vivo.

La lluvia ha querido ser partícipe y ha hecho de las suyas; no obstante, ante tanta agua, la creatividad explota y siempre se buscan alternativas para no perder el programa, pues según Yasser Velázquez: “Lo primordial es que los grupos que vengan no pierdan su función. Si la lluvia no nos lo permite, hemos tomado opciones de irnos a los corredores. Hemos tenido, a veces, funciones casi paralelas, lo que hemos hecho es distribuirlas por los corredores y siempre hay público para el teatro callejero. Creo que aunque la lluvia nos golpee, nos imponemos”.

Holguín seguirá mostrando en sus espacios lo mejor del teatro que reconoce a su público en calles y plazas.

 

Tomado de Periódico La Luz