Representaciones de 20 países sumadas al talento cubano formaron el mosaico de atracciones.
Fotos: Heidi Calderón

 

Con los cielos encapotados del quinto mes y los colores vivos que imponen las telas de vestuario sacados al sol, comenzó la edición XXV de las Romerías de Mayo en Holguín, encomiadas por el público en otro aniversario de su existencia.

El tradicional desfile que marca la apertura de las actividades llegó hasta las más céntricas calles de la ciudad, otra vez se abarrotaron de sombrilla los corredores y las aceras donde el público reclama su espacio y disfruta de un variado espectáculo que en su transcurso lleva hasta el escenario móvil del parque Calixto García las presentaciones más diversas de creación nacional y foránea.

En esta ocasión la apertura arrojó sobre el escenario a participantes de todas las manifestaciones del arte, representaciones de 20 países sumadas al talento cubano formaron el mosaico de atracciones que como ya es habitual, tuvo dragones chinos, títeres y payasos.

Nuevamente Morón Teatro mostró sus formas a través de la interpretación de las populares estatuas vivientes y el teatro Guiñol de Holguín sacó sus personajes más pintorescos a la calle, compartieron espacio con los modelos de la compañía Recrearte y el Ballet Español de Holguín.

La música fue el lujo más esperado, esta vez con los populares Anni Garcés, Eduardo Sosa, D` Corazón y Polito Ibáñez; de otras latitudes destacaron Irina Gerus, de Ucrania y David Chapet, de Francia, con la banda de rock Bettle Next, mientras que el broche oro sonó a cargo de Orquesta Sinfónica de Holguín y el coro del Teatro Lírico Rodrigo Prats con una magistral interpretación del Himno de la Alegría.

Otra vez el Hacha de Holguín fue remontada cuesta arriba junto a la gigantesca bandera de la estrella solitaria por la escalinata de la Loma de la Cruz, punto más alto de esta ciudad, en el que se unen tradición y modernidad cada año.

Luego de concluido el desfile, otros colores tomaron parte protagónica en la escena romera, el espacio destrabando la trova, que conduce el cantautor Eduardo Sosa desde hace tres años, tuvo como invitado a Pancho Amat, que llenó la tarde de locuacidad, historias y buenas canciones.

Al finalizar la tarde, la conferencia “Romerías de Mayo: 25 años después”, impartida por Alexis Triana, Presidente de Honor de Comité Organizador y fundador del Festival Mundial de Juventudes Artísticas, abrió el Congreso Memoria Nuestra en el Museo Provincial La Periquera.

El momento fue propicio para reconocer el trabajo de esos que son imprescindibles, pues los organizadores del evento entregaron a Alexis Triana el Premio de Honor Memoria Nuestra, que se instituye en esta edición de las Romerías.

Este año el congreso de pensamiento Memoria Nuestra, conmemora el aniversario 150 del inicio de las Guerras de Independencia, los 80 años del natalicio de los hermanos Luis y Sergio Saíz y rinde tributo a Carlos Marx en su bicentenario.

 La música estuvo fue de lo más esperado, con Anni Garcés entre otros
 

El evento Babel, que reúne las mejores propuestas de las artes plásticas,  ha traído a las Romerías la exposición Paisaje Cotidiano, muestra del trabajo de un grupo de profesores de la Academía de Artes Plásticas San Alejandro.

La buena fotografía también se adueña de un espacio de confluencia generacional en el portal de la Biblioteca Provincial Alex Urquiola, donde Kaloian Santos Cabrera, ha colgado las telas de su propuesta Las locas de la Plaza de Mayo, que, desde su mirada, muestra la histórica lucha de las madres afectadas por la dictadura en Argentina.

La inauguración de evento Electro Romerías, que contó con la participación del cantautor Polito Ibáñez; sumada al inicio de una nueva edición de las Bloguerías de Mayo, que reúne a los más activos del ciberespacio; más la cálida irrupción de la Fiesta de los Abrazos, que congrega a jóvenes del mundo en una misma voluntad solidaria, son algunas de las propuestas de estos días.

Las calles de la ciudad de Holguín están en Romerías y muestran sus colores entre la lluvia y la humedad de la primavera en su apogeo de mayo, que no logra detener la vorágine de amigos que regresan para la fiesta y otros muchos que se estrenan y descubren los trotes de 25 años de vida.