Lo conocí hace años y sé que para muchos resultó “fuera de serie”, “diferente”, “excéntrico”. Lo inusual, a veces, despierta desconcierto, y su proyección escénica era despampanante. Lo sigue siendo y está bien que así sea, porque tomar un micrófono y cantar o tocar extraordinariamente bien un instrumento no basta cuando tienes delante a un público que, además de disfrutar del talento del artista,  necesita ese intercambio con él.

Eric Jon sorprendió a no pocos, aunque al inicio se presentó con un repertorio básicamente de pop, y algunos hasta la fecha siguen creyendo que es lo único que puede hacer. Su voz puede pasearse por diferentes géneros y si al mismo tiempo se desborda en la escena, quienes lo escuchan lo agradecen aun más.

Eric Jon
Eric Jon. Foto: Internet
 

En su formación figura, y ha sido un gran logro en su vida, haber egresado del Conservatorio de Pop Jazz en Helsinki, capital de Finlandia. Fue una etapa difícil, porque la nieve, el frío, la oscuridad, le despertaban los deseos de regresar a Cuba, pero siguió los estudios y regresó con este aval que, sin dudas, le ha permitido crecerse y defender ahora temas de su autoría y otros antológicos del cancionero cubano, tomando como base el jazz.

Mucho antes de viajar a Finlandia, Eric cantaba boleros en Tropicana, Dos Gardenias y otros sitios, en los que compartió con Beatriz Márquez, Omara Portuondo, Ela Calvo, Fernando Álvarez y Bobby Carcasés. Precisamente en una de sus presentaciones, lo ve una periodista que le ofrece esta beca en Finlandia, que al principio, no creyó que fuera un proyecto real.

“A pesar de mis estudios y de lo que ahora hago, no me considero jazzista porque me interesa fusionar varios géneros y no limitarme solo a uno. Vivo en Cuba y eso también me aporta mucho desde la diversidad musical. De hecho, puedo adelantar que trabajo en un disco en el que me acomodaré en los estilos musicales de Bamboleo, Mónica Mesa, Luna Manzanares, Bobby Carcasés, Reynier Marino, Cristian y Rey, la Orquesta Aragón, Canela, Yoruba Andabo, Ernesto Blanco, entre otros…”.

Tiene varios motivos para estar feliz a estas alturas, con poco más de 15 años de trabajo. Formó su banda, integrada por el guitarrista Adrian Pucheux y la pianista Alba Shand, ambos directores musicales; Gehiram Torres en la batería, Gabriel Pérez en el bajo y en los coros, Elizabeth Borrego y Roberto Díaz. Además, ostenta el premio de la Akademia Music Awards, institución radicada en Los Ángeles, Estados Unidos por la versión del tema Te extraño, de la autoría de Armando Manzanero.

“Canté el tema en el Festival Pori Jazz, en Helsinki y allí me vieron representantes de la Akademia. La grabación, realizada en Cuba, tuvo a los productores y arreglistas Emilio Vega y Tony Carreras".

“No pude recibir el premio porque me fue negada la visa, pero estoy feliz del reconocimiento y de leer en el sitio web oficial de la institución, que me consideran poseedor de una cualidad vocal poco común. Eso es relevante no solo para mí, como artista, sino también para Cuba, que es mi país, donde vivo y trabajo”.

No son pocos los que piensan que no resides en Cuba…

- Sí, es cierto. Tal vez por mi vínculo inevitable con Finlandia, pero vivo aquí y me interesa que se me conozca aquí. Hacer la música que quiero hacer, bebiendo de las raíces cubanas, claro, y fusionándola con el jazz. Soy cubano y tengo muchos deseos de seguir echando hacia delante…Me siento contento de cuanto he evolucionado en mi carrera musical pero siento que puedo hacer mas…

Las colaboraciones, por ejemplo, son un tema pendiente para mí. Por eso estoy muy ansioso con ese disco del que te hablé, con otros artistas y estoy pensándome bien otro proyecto grande, del que no te comento más todavía…Falta un poco.