Juan Formell es una especie de resumen de la música bailable cubana de los últimos 50 años; su éxito reside en la concepción de un concepto, sonido y estilo creado en una nueva era musical. La orquesta se apoyó, esencialmente en sus composiciones y  las de César Pedroso (Pupy). Las canciones resultaron verdaderas crónicas sociales de moda, especie de baladas bailables. Cambiaron muchas de las antiguas tradiciones charangueras. Los Van Van: Una verdadera escuela de la música cubana contemporánea.

INICIOS

Juan Formell (La Habana, 2 de agosto 1942), procede de una dinastía musical: Su padre Francisco Formell Madariaga, compositor, director de orquesta, instrumentista y orquestador.
 

Formell, el más pequeño, con la familia en el Cobre.
Fotos: Cortesía del autor
 

Cuando analizo mi vida observo que mi destino era ser músico y nada más que músico. Lo traje en la sangre, crecí viendo y escuchando la música de mi padre y de mi época: Benny Moré, Aragón, Chapottín, los jóvenes del feeling y las influencias que nunca faltan de otros países: Elvis Presley y Los Beatles. Todo mezclado, como decía Nicolás Guillén.

En una primera etapa, Juanito emprende el camino de la música callejera, con un grupito de son, toca en clubs nocturnos y “cabaretuchos” de la Playa de Marianao, la zona más musical de la ciudad.

A su vez, desarrolla sus conocimientos con una serie de profesores que le fueron conformando un oficio lo más completo posible. “Tuve valiosos maestros: Odilio Urfé, Orestes López, Félix Guerrero, Tony Taño, Rey Díaz Calvet, Rafael Somavilla, Roberto Valdés Arnau y, sobre todo, el apoyo del trombonista Generoso Jiménez.

“Generoso era trombonista y orquestador de la Banda Gigante de Benny Moré, también atendía la Banda de la Policía. Sabemos que las bandas son valiosas escuelas de música donde hay que aprender a tocar de todo”.

Poco a poco Formell trabaja en diversos formatos musicales: El combo de Gonzalo Rubalcaba en el Club Barbarán. La orquesta de jazz band del cabaret Caribe en el hotel Habana Libre, donde lo apoyan músicos como Juanito Márquez y Carlos Faxas.

REVÉ

Los hindúes dicen que todo llega cuando tiene que llegar y termina cuando tiene que terminar, y es por eso que Formell es contratado para la charanga de Elio Revé.

Llego a la Revé por pura casualidad, Revé me conoció en la orquesta del cabaret Caribe. Cuando terminó allí mi contrato, él me reclama para su charanga. En realidad, ese formato de charanga no era lo que me interesaba en aquellos tiempos. Me gustaba más el formato de los combos y las grandes bandas. Pero, uno nunca sabe en qué lugar va a parar. Total que me puse a experimentar, le fui cogiendo la vuelta a las charangas. Hicimos cambios muy atrevidos y la experiencia resultó un éxito de popularidad. Inventé el Changüí-Shake, una mezcla explosiva y novedosa. Eso fue la explosión de la Revé: 1967-1968.

 La experiencia duró unos dos años, lo suficiente como para que Formell se percatara que tenía gracia (Aché) para hacer música bailable masiva.  
 

 Portada del Libro Juan Formell y Los Van Van:
La Leyenda, de Rafael Lam
 

LOS VAN VAN

En 1969, cuando el hombre pone sus pies en la luna, Formell decide hacer su ansiada orquesta, con sus composiciones, orquestaciones y su propio concepto personal. Inventa el ritmo o la modalidad del songo.      

El songo fue un experimento, un diseño rítmico inventado y patentado por de Formell. Funde el son, lo yoruba, el pop español, el shake. Le aplica el bajo continuo y el estilo de tocar el piano César Pedroso, unido a los aportes de la percusión de Changuito.

El bajista Juan Carlos Formell (hijo de Juan Formell), me brinda un análisis de las ideas musicales de Los Van Van: El concepto de mi padre es bastante difícil de explicar, hay que buscarlo en esa cadencia uniforme, en la manera de hacer los coros, la sabrosura de los estribillos y montunos, hechos con mucha gracia y creatividad. Es un toque, un touché  muy especial, quizás relacionado con el estilo y el decir del movimiento feeling. También en la manera de hacer el “tumbao” entre el bajo y el piano, apoyando la melodía, al estilo de los conjuntos soneros como Chapottín. Muchas de las canciones no regresan a la introducción, aprovecha el desarrollo ritmático. La timba, aplica también esta manera de manejar lo ritmático. 

La fundación de la orquesta, no fue un camino de rosas, desafiaron muchos obstáculos, afortunadamente —hay que recordarlo, logran el apoyo administrativo del Director de Música del Consejo Nacional de Cultura, Julio Bidopia, una especie de padrino, defensor de Los Van Van.

Enfrentamos todo tipo de obstáculos administrativos para oficializar a Los Van Van –cuenta Bidopia-, conseguimos algunos instrumentos, el bajo eléctrico lo trajo Pacho Alonso de Panamá. Y, en la primera gira de Los Van Van, a la Feria de Osaka, Japón 1970, adquirieron otros instrumentos. Antes del estreno, le hicimos algunas grabaciones trasmitidas en el Pabellón Cuba, donde mucha gente pensaba que ese trataba de una orquesta de afuera.

Para comenzar debieron conseguir un nombre para la orquesta, existen muchas versiones que los relacionan con la zafra de Los 70 “Y de que van van”.

Pero Formell asegura que no necesariamente tuvo que ver con la zafra, “los músicos fueron haciendo proposiciones y salió el nombre de Los Van Van, surge espontáneamente y Pupy tuvo mucho que ver en esa idea del nombre. Otros grupos se llamaban: Los Dada, Los Barba”.

Los primeros ensayos fueron en un local de Monte y Egido, hubo una primera presentación como de ensayo en la Sociedad Típica Gallega, en la fiesta de 15 de la hermana del tumbador de Los Van Van: Raúl Cárdenas (El Yulo).

“Para la primera presentación —recordaba Formell— el 4 de diciembre de 1969, en La Rampa, necesitamos conseguir prestados algún bafle de sonidos”.

“Juanito llegó a mi casa –revela Raúl Pastora, director de Los Dada-, me dijo apresuradamente: “Tú no sabes quién soy, pero voy a estrenar una orquesta el 4 de diciembre y necesito algunos bafles de sonido”. Entonces le dije: “Entra y coge lo que quieras”, andando el tiempo él es quien me tenía que prestar muchos equipos en las futuras presentaciones de Los Dada”.

El 4 de diciembre, en una fecha significativa, organizaron una fiesta, frente a lo que es el Ministerio de Trabajo (23 y P), en la Rampa, El Vedado. Entonces aprovechan para hacer la presentación de la nueva orquesta de Los Van Van.
 

Van Van
Para la primera presentación fue el 4 de diciembre de 1969, en La Rampa
 

Después vendrían avatares, triunfos, fracasos, sustituciones de cantantes y músicos. Las voces tienen mucha participación en los éxitos de Los Van Van: Miguel Ángel Rasalp “Lele”, un suceso de popularidad (fallecido); José Luis Martínez, el falsete; Armandito Cuervo, el sonero (fallecido); Lázaro Morúa quien mezcló el songo con el gospel; Israel Sardiñas, un sonero moderno (fallecido); Angelito Bonne (Azúcar), Mario Valdés, “Mayito el flaco” (Fallecido), Pedrito Calvo, el ronco del sombrero grande que también fue un fenómeno de popularidad; Mario Rivera (Mayito el rumbero), Roberto Hernández (Robertón, el gigante de la timba); Arsel Rasalp (Lelito el callejero); Jenny Valdés, la chica de Los Van Van, Mandy Cantero y ahora Vanessa, hija de Juan Formell.

Los Van Van alcanzan el ansiado Grammy (1999)  con el título Llegó Van Van (Van Van is here). Los discos pasan de 30, sin contar las compilaciones o las obras dentro de otros discos. Un disco en vivo en Miami y un DVD en la Segunda Gira Nacional 2006, dirigido por Ian Padrón.

Algunos de los acontecimientos más resonantes de Los Van Van hay que nombrarlos: En 1989, cuando comenzaba en el Boom de la salsa cubana, Formell pidió un deseo muy grande, romper el bloqueo musical de los Estados Unidos, llegar hasta la meca de Nueva York y demostrar allí que Cuba es la Reina de la salsa, la timba y la música ritmática. Las visas fueron negadas por años.

“Sé que vamos a gustar y triunfar. No es fácil, Compay, no es fácil, pero Van Van tienen para rato y por eso sigue ahí, esperando el triunfo final”.

Siete años exactos pasaron de aquellas palabras para que se cumpliera el sueño. La gira de Los Van Van por los estados Unidos se concreta el 4 de diciembre de 1996 hasta febrero de 1997. Comenzaron por Puerto Rico y siguieron rumbo a Nueva York.

“Después de haber recorrido el mundo, ¡por fin estamos en la ciudad que nos faltaba!”, exclamó Mayito Rivera en el primer concierto en Nueva York. “La salsa viene de Cuba y la traigo yo”, dijo Formell en un estribillo.

Cables de la AP, UPI, EFE y AFP informaban: “Los Van Van han logrado por primera vez permiso del gobierno de USA para realizar una gira por el país y su líder Juan Formell, asegura que siempre regresará a Cuba porque es lo que la da su inspiración”.

En una entrevista aparecida en Newsweek, Formell afirma que no se quedará en EE.UU., “me gusta vivir en Cuba, no tendría ningún motivo vivir en Nueva York. La importancia de mi trabajo ha sido narrar lo que hay a mi alrededor en mi propio país. Si dejo ese ambiente natural estaría en el vacío”.

“Al fin llegaron los cubanos”, “Los Van Van sacan chispas a los escenarios newyorkinos”, “Los Van Van atraen a miles de fanáticos en la Costa Oeste”, “Llegaron, tocaron y se ganaron los corazones”. Así decían los cintillos de los más reconocidos periódicos.

El “gurú” de la salsa, Tito Puente reconoció: “Cuando los músicos cubanos comiencen a llegar a los Estados Unidos, tendremos que volver a la escuelita”. Después de este estruendoso acontecimiento Los Van Van emprendieron una Gira Mundial que llegó hasta la Tierra Santa.

PREMIOS DE LOS VAN VAN

1976- Reconocimiento de Barquisimeto.

1988- Placa de la ciudad de Quito, Ecuador.

1989 Premio de la Popularidad OPINA.

1990- Diploma del Primer Festival de Son

1994- Trofeo del Festival de Orquestas de Salsa en el carnaval de Barranquilla, Colombia.

1994- Disco de Oro, 25 años de Juan Formell.

1994- Tres discos de Platino, Lo último en vivo.

1995- Tres discos de Platino, Ay Dios, ampárame.

1997- Premio Especial de variedades sin Competencia de la Asociación de Cronistas de Espectáculos de Nueva York.

En 1997 Los Van Van, con Juan Formell a la cabeza como Presidente del Comité Organizador, imponen el record Guinness de El son más largo del mundo, en La Tropical, el imperio de la salsa, cinco días (cien horas), con miles de músico y cientos de agrupaciones.

Los Van Van de Juan Formell fueron premiados en Francia a la Mejor Producción Musical Latina del año que otorga la Sociedad de Autores de Francia (SACE); igualmente alcanzaron el Premio al Mejor Video en Inglaterra, por el Clip con el título “Me mantengo”, del disco La Maquinaria,

2000 Premio Grammy con el disco Van Van is here

Un DVD de Ian Padrón dedicado a Los Van Van, compitió en el 31 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano.

Los Van Van fueron seleccionados para el Premio WOMEX 2013, la entrega será en la feria de octubre, en el atractivo puerto de Cardiff, país de Gales en el Reino Unido.

El producto está constituido por dos materiales audiovisuales, el documental Havana-Formell y el DVD del Concierto de Los Van Van en la ciudad de Enghien les Bains.

El documental Van Van 45 es una coproducción Abdala S.A. y el centro de las Artes de Francia. En ella intervino Juan Formell en vida. La dirección del documental fue dirigida por el francés Dominique Roland.

El proyecto comenzó a gestarse desde febrero del 2013, en el gran momento de Juan Formell, cuando el mundo le preparaba al gran músico cubano una serie de homenajes, en noviembre del 2013 en Las Vegas, donde le ofrecieron el gran Premio Gammy de Excelencia Musical y en Cardiff 2013 recibió en Premio Womex Award.

Foto Última foto de Juan Formell junto a José Luis Cortés, a la derecha la compañera de Formell, al centro David Torrens. Pie: Última foto de Juan Formell junto a José Luis Cortés, a la derecha la compañera de Formell y al centro David Torrens. Foto del autor.

Los Van Van ya tienen 47 años de trayectoria, cientos de horas de vuelo, tocaron en cañaverales, albergues cañeros, teatros, carnavales, fiestas. Se presentaron en los mejores escenarios del mundo, en las giras mundiales. Dieron alegría y vida a millones de bailadores. Toda una proeza musical.

Juan Formell falleció el 1 de mayo del 2014, deja una obra musical, pasa a la historia de la música bailable de Cuba.           

”El tren se va” (Letra de Mario Rivera, música de Juan Formell)

Cuando se hable de salsa

Tú recordarás mi nombre

Porque en mi interior se esconde

La magia de hacer bailar

Repetirás al cantar

Mil cosas que yo haya dicho

Y me pedirás permiso

Porque yo soy el Van Van.