Asociación Cubana de Artesanos Artistas, portavoz de tradiciones culturales

Félix Bolaños Leyva
25/2/2019

La Asociación Cubana de Artesanos Artistas (ACAA) realizó recientemente un Consejo Nacional Ampliado, con el objetivo de valorar la labor realizada en el período 2011‒2018 en lo referente a la vida interna y proyección cultural, para renovar o ratificar la dirección nacional, y trazar los planes de trabajo para la próxima etapa, correspondiente al quinquenio 2019‒2023.

El evento fue presidido por Víctor Gaute, jefe del Departamento Ideológico del Comité Central del Partido Comunista de Cuba; Alpidio Alonso, Ministro de Cultura; Norma Rodríguez Derivet, presidenta del Consejo Nacional de las Artes Plásticas; Arturo Valdés, director general del Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC), y Dámaso Crespo, presidente de la asociación.


Como parte del Consejo se renovó la dirección nacional y fue ratificado en su cargo de presidente
el compañero Dámaso Crespo, quien debe conducir los destinos de la asociación hasta el año 2023.
Fotos: Cortesía del autor
 

Fundada en 1981 y con algo más de 4.600 asociados, la ACAA es una organización de la sociedad civil cubana y del Ministerio de Cultura, cuya labor está encaminada a promover la obra de los artesanos artistas y conservar las tradiciones culturales que distinguen al pueblo cubano en el área de la creación popular. Sus manufacturas en manifestaciones como vidrio artístico, cerámica, bordado, platería, talla en madera, piel y metales, entre otras, son comercializadas por el FCBC,  y sobresalen por el alto nivel técnico‒artístico, con una gama de productos que, independientemente del valor funcional y decorativo, se valoran por su intención conceptual.

Durante la etapa transcurrida, los artesanos artistas participaron en exposiciones, talleres, conferencias y simposios en México, República Dominicana, Brasil, España, Canadá, Haití, Bahamas, Panamá, Uruguay, Perú, Rusia y EE.UU. En este último país fue significativa la presentación del proyecto Arte y Moda en el Festival Artes de Cuba, celebrado en el Kennedy Center, de Washington. En el ámbito nacional vale destacar su presencia en sucesos culturales como Arte en la Rampa, Feria Internacional de Artesanía, Festival Internacional de Cine Pobre, Romerías de Mayo y Feria Internacional del Libro, por solo mencionar los más reconocidos. Asimismo fue relevante su colaboración en la declaratoria de Trinidad como Ciudad Artesanal del Mundo, y en la ambientación artística del Cementerio Patrimonial Santa Ifigenia, en Santiago de Cuba.  

De igual modo la ACAA acoge disímiles proyectos socio-culturales diseminados por toda la geografía nacional, que funcionan como una alternativa para el desarrollo de las comunidades desde los valores culturales. Un proyecto de solidaridad e impacto social ha sido el Movimiento Artistas por la Vida, que ha desplegado acciones de ambientación artística y de donaciones en hospitales pediátricos, salas de oncología y en casas de niños sin amparo filial.


Durante la sesión los artesanos artistas firmaron el llamado “Manos fuera de Venezuela”.
 

En el cónclave, realizado durante dos días en el Hotel Villa Panamericana, de La Habana del Este, sesionaron tres comisiones que debatieron temas como: estatutos, reglamento general y código de ética; promoción, programación y superación, y artesanía, mercado y tratamiento tributario.

Entre los acuerdos tomados por las comisiones sobresalen: Elevar la exigencia de la calidad artesanal artística en el proceso de evaluación para el ingreso a la asociación; aprobar la comercialización en cualquiera de las manifestaciones, siempre que los asociados cumplan con los parámetros de calidad exigidos; trabajar en la recuperación de tradiciones ancestrales en todo el país; establecer programas de cursos en las escuelas de arte; realizar un evento nacional que aglutine lo mejor de la artesanía del patio; incrementar la divulgación del patrimonio artesanal en los medios de comunicación; estrechar la relación ACAA-FCBC como premisa al desarrollo continuo de ambas partes y el enfrentamiento a intentos enemigos de debilitar esta relación estratégica en la política cultural de la Revolución; ampliar los vínculos con la comunidad, y convertirse en un espacio de reflexión para el análisis, la investigación, la preservación de las artesanías y las artes visuales en general.

Como parte del Consejo se renovó la dirección nacional y fue ratificado en su cargo de presidente el compañero Dámaso Crespo, quien debe conducir los destinos de la asociación hasta el año 2023.

El ministro de Cultura, Alpidio Alonso, en sus palabras de clausura reconoció a la ACAA como una fuerza de trabajo altamente calificada, con un aporte sustancial al presupuesto del Estado y del propio ministerio. Sin renunciar a la calidad, señaló, debe proponerse incrementar la productividad y la capacidad de exportación de productos y de servicios; lograr una mayor presencia en el mercado nacional; trabajar por sustituir líneas de productos que el país importa, en ocasiones de menor calidad; al tiempo que abogó por la transparencia en las  operaciones comerciales entre la ACAA y el FCBC, que aniquile totalmente los riesgos de ilegalidad o delito.