Claras señales para salvaguardar el patrimonio de los museos en las fortificaciones

Bárbara Vasallo Vasallo, Yenli Lemus Domínguez
17/6/2019

La Conformación de la Red de Museos en Fortificaciones de la República de Cuba, que tuvo lugar durante el III Taller de Fortificación y Museología que sesionó en la ciudad de Matanzas y La Habana desde el día 11 hasta el 13 recientes, consolidó los vínculos en función de salvaguardar el patrimonio que se atesora en los museos.

La arquitectura militar resume todos los componentes (historia, cultura y monumentos) para ser considerada como un patrimonio de alto valor en las ciudades históricas de la región del Caribe, expuso Blanes Martín, Presidenta de Honor de la Red.

Tamara Blanes Martín, vicepresidenta del Comité Científico Internacional de Fortificaciones y Patrimonio Militar (ICOFORT) y miembro del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMS), en Cuba, resaltó la fortaleza que constituye la creación de esta red, que expresa la voluntad de hacer en defensa del patrimonio cubano.

En estos días de junio se dieron cita especialistas de varias provincias cubanas, los que intercambiaron también con expertos de México sobre la importancia de socializar, entre las fortalezas y hacia la población, el conocimiento de los fondos y las colecciones que atesoran y su uso en la práctica museológica. Es este precisamente uno de los objetivos de la red, el que favorecerá la labor de conservar y salvaguardar el patrimonio resguardado en los museos.

Fotos: Yenli Lemus
 

El otrora Castillo de San Severino, actual Museo Nacional de la Ruta del Esclavo, vestigio fundacional de la ciudad de San Carlos y San Severino de Matanzas, fue sede del encuentro, y para festejar su décimo aniversario exhibe una renovada sala de los Orishas y una señalética actualizada para propiciar la interpretación del patrimonioy el aprovechamiento del antes subutilizado espacio de cuerpo de guardia para inaugurar exposiciones relacionadas con el devenir del inmueble.

La sala, totalmente remozada, exhibe los tapices con información, en español e inglés, sobre las deidades, sus colores representativos, frutas con las cuales se les brinda tributo, leyendas y elementos relacionados con el proceso de sincretismo religioso —explicó Isabel Hernández Campos, directora de la institución—. Nuevos trajes distinguen a las obras talladas para representar a Elegguá-Echu, Oggún, Ochosi, Obatalá, Babalú Ayé, Aggayú Solá, Changó, Ibbeyi, Oyá, Yemayá, Oshún y Orula, y legitimar al Museo de la Ruta del Esclavo como templo reflejo de la multiculturalidad del Caribe desde la presencia del continente sin frío.

 

La edición de este III Taller ha sido fructífera y novedosa para cohesionar esfuerzos y socializar el patrimonio que albergan las fortalezas del país —afirmó Georgina Sarmiento Martínez, coordinadora de la red recientemente fundada— y se crearon ya los vínculos para fusionar ideas e investigaciones y seguir trabajando en función de la conservación de nuestras fortalezas.

De las sesiones de trabajo derivaron acuerdos importantes como el de realizar un catálogo de tipos de armas de artillería que sirva de información para la red de museos en Cuba, actualizar los inventarios de las fortificaciones en el país desde las coloniales hasta las actuales.

 

Los acuerdos constituirán el punto de partida para el trabajo de la Red de Museos en Fortificaciones de la República de Cuba constituida el miércoles último, en la ciudad de La Habana, comentó María Antonia Abreu, jefa del departamento del Sistema de Documentación del Museo Palacio de Junco. Bielka Cantillo González, directora del Centro Provincial de Patrimonio Cultural en Matanzas, comentó que el Taller propició visibilizar las buenas prácticas de trabajo en el Museo de la Ruta del Esclavo, a diez años de su fundación por la Organización para la Educación, la Ciencia y la Cultura, de las Naciones Unidas (UNESCO).

Corresponderá al Castillo de Nuestra Señora de los Ángeles de Jagua, en la provincia de Cienfuegos, acoger el próximo Taller “Fortificación y Museología”, en el año 2021, pero desde ya son claras las señales para continuar por el camino de preservar y promover los valores incalculables que se atesoran detrás de los longevos muros. (ACN)