Defender la identidad y la cultura nacional

Rafael Lam / Foto: Tomada de Radio Rebelde
2/4/2019

El presidente Miguel Díaz Canel hizo un llamado a “defender la identidad y la cultura nacional”; para alcanzar esas necesidades siempre tendremos que volver al sabio Fernando Ortiz, que habló con mucho acierto de la cubanidad. Ortiz sabía que la cubanidad no está solamente en las individualidades, en la relevancia de sus personalidades, “sino también en todas las sedimentaciones, en las cumbres, en las laderas, en los valles, en las sabanas y hasta en las ciénagas”.

Todo es Cuba y con ello hay que contar. La conga, la rumba, el son (músicas de fuerza africana), se gestaron de esa manera y hoy son nuestros patrimonios nacionales.

Crear un diseño de aplicación de la identidad y la cultura nacional tiene que ser una voluntad nacional de todos, un trabajo mancomunado, un esfuerzo coherente. Para ello hay que poner en función a todos los talentos de Cuba, en todos los medios de difusión que se encuentran afortunadamente en manos del estado.

Pero, eso no basta, hay que crear un diseño de aplicación de la cultura nacional cubana en todos los medios, en la escuela, en la radio, la televisión, en la prensa, en los teatros, los espectáculos y los centros nocturnos.

En la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) existen artistas, técnicos, periodistas, investigadores, productores; todo un ejército de creadores, la mayoría de ellos subutilizados, no aprovechados. Hay muchos grupos de estudio, pero, en concreto, faltan resultados.

Las grandes revoluciones se hacen con los jóvenes, apoyados por la experiencia. Hay que crear nuevas maneras de aplicar la cubanía, la identidad nacional. Los mensajes para que sean efectivos en las nuevas generaciones, deben hacerlos los mismos jóvenes. Como decía José Martí, no se puede poner un esqueleto viejo en cuerpo de joven.

Para convencer hay que buscar nuevos lenguajes, nuevos códigos, efectivos, inteligentes y despiertos, como me dijo una vez Leo Brouwer. Convencer es un arte y hasta una magia.

En los medios de difusión masiva, deben estar los artistas más capaces, los más ingeniosos, en los videos clips son los jóvenes los que llevan la voz cantante. Así debe ser en otros medios de la radio y la televisión. Hay que hacer ya, una revolución en los medios, mañana será tarde. Como se decía hace años: “Los mejores van a Argelia”, relacionado con un  Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes.

Termino con el propio Fernando Ortiz, para seguir por los caminos de la identidad y la cultura nacional: “Es a vosotros, jóvenes estudiantes cubanos, de cubanidad y cultura a quienes corresponderá agotar la investigación, la experiencia, el juicio y hasta la práctica. No desmayéis en su estudio. En ello os va la vida”.

1